El nabo, un aliado en la cocina

El nabo, un aliado en la cocina

Sofía Pacheco

Seguro que más de una vez nos hemos preguntado si comer nabo es bueno o malo, y lo cierto es que es una hortaliza llena de propiedades importantes, sobre todo en lo que respecta al proceso digestivo, a la pérdida de peso y a la hidratación del organismo. Es cierto que no se trata de la hortaliza más rica en nutrientes, pero es importante conocerla a fondo y aprender a introducirla en la dieta diaria o semanal.

La hortaliza protagonista de este texto da mucho de qué hablar sobre todo con los dobles sentidos, pero no estamos aquí para hacer bromas, estamos para informar sobre una hortaliza muy versátil y que puede dar cierto juego en la cocina. Aunque en los últimos tiempos su consumo ha descendido significativamente y se ha sustituido por las patatas.

Vamos a conocer los valores nutricionales del nabo, y después vamos a saber qué cantidad se recomienda al día y algunas ideas para introducirlo en nuestros platos más allá de ensaladas o guisos puntuales. Después conoceremos sus principales beneficios y algunas de sus contraindicaciones, pero tranquillos el nabo no es toxico y se puede degustar tranquilamente, pero conviene saber quién no debería.

Valores nutricionales del nabo

El nabo no es especialmente nutritivo, pero es unos valores equilibrados por cada 100 gramos de productos. Por ejemplo, el 90% de un nabo es solo agua, no tiene nada de grasa, apenas tiene 0.9 gramos de proteínas, 100 gramos de nabo son 28 kilocalorías, poco más de 6 gramos de carbohidratos, no hay colesterol y tienen casi 4 gramos de azúcar.

Aparte de esos valores nutricionales, por cada 100 gramos también hay vitaminas y minerales importantes, aunque no muchos. Por ejemplo, tenemos 21 mg de vitamina C y 25 mg de ácido fólico, es decir vitamina B9. Con respecto a los minerales, aquí si hay algo más de variedad porque tenemos calcio, magnesio, fósforo, sodio y potasio. Son minerales muy importantes para el organismo y que se necesitan a diario.

Ha quedado demostrado que no es muy nutritivo, pero eso no quita que debamos añadirlo a nuestra dieta diaria o semanal para crear una alimentación más variada rica en verduras, hortalizas, frutas, legumbres, semillas, lácteos, huevos, carnes frescas, etc.

Varios nabos recien recogidos del campo

¿Cuánto nabo se puede comer al día?

Los que seguís la web sabéis que cuando un alimento tiene muchas vitaminas y minerales, o altas dosis de una vitamina en concreto, no recomendamos consumir mucha cantidad en un día, pero en esta ocasión el panorama cambia.

El nabo es muy flojo nutricionalmente hablando, por lo que los expertos recomiendan hasta 3 nabos al día. No nos podemos obsesionar, simplemente se trata de añadirlo a nuestra dieta y si no sabemos cómo, a continuación, vamos a dar algunas ideas.

Entre las ideas y recetas con nabo que recomendamos está el añadirlo en rodajas o rallado a una ensalada, comerlo gratinado, como relleno en una lasaña de verduras, crema de nabo y calabacín, arroz con pollo y nabo, tortilla de patas con cebolla y nabos, albóndigas de setas, roquefort y nabos, puré de patatas con nabos, etc.

Además, del nabo se puede aprovechar todo, desde las hojas, hasta el tallo y el tubérculo. Es más, las hojas son más nutritivas que el nabo en sí. Al poder aprovechar todo, aumentan las opciones y recetas.

Propiedades y beneficios de comer un nabo al día

Esta hortaliza es muy refrescante y no es el único beneficio para nuestro organismo, sino que está llena y vamos a indicar los principales. Sus propiedades y beneficios vienen dados por sus vitaminas y minerales que es lo que consigue que nuestro organismo pueda trabajar con normalidad.

Un déficit de vitaminas y minerales da lugar a multitud de problemas graves, más allá incluso de la conocida anemia, por eso es importante tener una dieta bien completa y variada.

Favorece el sistema digestivo

El aliado para las frituras, así de claro. Una ensalada de nabo mientras comemos fritos como, por ejemplo, croquetas, filetes empanados, rollito de primavera, aros de cebolla, etc. y la digestión será tan liviana como si hubiéramos comido solo ensalada.

Lucha contra el estreñimiento, y eso es gracias a su alto contenido en agua y su fibra. Si tenemos procesos de estreñimiento, podemos comernos una sopa de nabo o una ensalada. Solo cosas muy livianas, pero ricas en esta hortaliza, para dejarla actuar y que haya su función.

Propiedades expectorantes

Si estamos resfriados o tenemos el pecho congestionado, una sopita de nabo nos ayudará mucho y eso se debe a que esta hortaliza tiene propiedades que consiguen despejar la mucosidad acumulada. Además, la vitamina C es esencial para los procesos febriles y catarros.

No decimos que sea un remedio 100% efectivo, decimos que en nuestro caso podría ayudarnos a despejar la nariz en casos de catarros leves. Si sentimos que nuestra congestión es grave y nos falta el aire, debemos acudir rápido al médico para ponerle solución lo antes posible.

Reduce las posibilidades de sufrir cáncer

El nabo contiene glucosinatos y podrían inhibir la proliferación de células cancerígenas. No lo tomemos al pie de la letra, ya que el cáncer es una enfermedad muy grave, pero sí está demostrado que tener una dieta saludable y un buen estilo de vida, reduce el riesgo de padecer cáncer.

En lo que respecta al nabo, se trata de una hortaliza muy buena para prevenir esta enfermedad, pero eso debe ir acompañado de una dieta equilibrada, deporte, dejar fuera el tabaco y el alcohol, no comer ultraprocesados, etc.

Perfecto para combatir la retención de líquidos

La retención de líquidos es bastante común en hombres y mujeres, sobre todo en mujeres en la edad adulta. El efecto diurético no lo vamos a conseguir en un día, pero sí comiendo al menos un nabo cada varios días.

Con esto se potencia la función de los riñones, se eliminan toxinas y restos aumentando la diuresis de forma natural. Es decir, el número de veces que vamos al baño a orinar. Pero esto también es un efecto adverso que veremos a continuación, y es que el nabo no lo puede comer cualquier persona.

Principales contraindicaciones de comer nabo

Esta hortaliza también tiene efectos perjudiciales para la salud y hace solo unas líneas hemos dado algunas pistas. El nabo es beneficios, sí, por supuesto, pero también tiene un lado negativo y no está indicado para cualquiera.

Por ejemplo, su acción diurética podría forzar a los riñones y provocar más daños en pacientes con problemas renales. Es más, comer nabo puede provocar cálculos renales de oxalato de calcio si se abusa de esta hortaliza.

Otra contraindicación de esta hortaliza es que podría influir en la absorción de yodo por parte de la glándula tiroides. Esto es bastante grave, por eso no se recomienda que las personas con hipotiroidismo coman nabos, sobre todo si están crudos.