¿Puedo tomar suplementos en dieta baja en FODMAP?

Si tenemos que llevar una dieta baja en FODMAP es probable que creamos que no podemos tomar proteína en polvo para mejorar nuestro rendimiento en los entrenamientos y potenciar los resultados. Pero estamos muy equivocados, sí que podemos, pero siempre teniendo en cuenta los ingredientes, que sean bajo en FOSMAP y evitando aquellos ingredientes altos en FODMAP. Todo esto lo vamos a descubrir a continuación.

Aquellas personas que tienen que llevar una dieta baja en FODMAP tienen muchas dudas con el tipo de alimentos que sí pueden ingerir y cuáles no. Los suplementos alimenticios como las proteínas en polvo deben ser aprobadas por nuestro médico. Aun así, vamos a dar un listado con las mejores opciones indicando aquellas que tienen ingredientes bajos en FOPMAP, y también diremos qué ingredientes debemos descartar.

Desde ya decimos que es muy importante leer las etiquetas, sobre todo si estamos inmersos en una dieta baja en FODMAP. Con esta pequeña guía sabremos localizar los ingredientes de los que debemos huir.

Ventajas de los suplementos en el intestino

El síndrome del colon irritable incluye síntomas como dolor abdominal, gases, hinchazón, diarrea, falta de apetito e incluso estreñimiento. Es por esto que la dieta se debe adaptar a cada situación y por eso hay muchos suplementos que no hacen nada bien en nuestro organismo y otros que sí.

Cada caso es diferente, por eso siempre recomendamos consultar las dudas con un especialista en nutrición y que conozca nuestro caso lo mejor posible. Algunos estudios científicos demuestran que el suplemento de vitamina D no es nada recomendable para dietas bajas en FODMAP porque no alivia los síntomas del síndrome de colon irritable.

Sin embargo, hay suplementos y proteínas que sí pueden ayudar como la soja. Cuando decimos ayudar, nos referimos a mejorar las condiciones y a reducir los síntomas como el dolor, la inflamación abdominal, a regular el tránsito, etc.

¿La proteína en polvo es baja en FODMAP?

En este apartado hay que prestar atención, ya que diremos qué ingredientes hay que tener en cuenta para que podamos continuar con una dieta baja en FODMAP. Cada persona reacciona a los FODMAP de forma diferente, es por esto, que cada uno sabe qué le afecta más y qué le afecta menos.

Las proteínas en polvo pueden ser bajas en FODMAP, siempre y cuando no contengan los siguientes ingredientes: inulina, edulcorantes como maltitol, sorbitol, manitol, fructosa, jarabe de agave, etc., y harina de coco.

Todos estos ingredientes hacen que la proteína en polvo no sea apta para dietas bajas en FODMAP, por eso hay que leer las etiquetas detenidamente. Últimamente hay muchas proteínas en polvo que están certificadas como bajas en FODMAP.

En líneas generales se recomienda mezclar la proteína con agua y no con leche. Aparte, si buscamos proteínas en polvo derivadas de la leche, deben tener lactasa, que es la enzima que rompe la lactosa, por lo que sería apta para nosotros.

La lactasa solo debe aparecer en proteínas de suero de leche, proteína de suero hidrolizada y el concentrado de proteína de suero de leche, que todas de por sí son bajas en FODMAP si la presencia de lactosa es inferior a 1 gramos o contiene lactasa.

Si se trata de «aislado de proteína de suero de leche», sí es bajo en FODMAP y se puede consumir casi sin problemas, pero siempre revisando los ingredientes que no haya ninguno que nos perjudique.

Otra proteína en polvo muy buena es la de guisante, que esta sí que sí es baja en FODMAP desde el inicio y nos va asentar mejor que otras como las de suero de leche y similares. Eso sí, también hay que mirar los ingredientes si no está certificada como baja en FODMAP.

Las proteínas veganas suelen ser las mejores opciones, de hecho, en el siguiente apartado vamos a poner las que consideramos mejores para una dieta apta para el síndrome de colon irritable.

Suplemento y proteína en polvo

Mejores suplementos

Las dietas bajas en FODMAPS admiten ciertos suplementos y a continuación vamos a indicar cuales son los mejores. Cabe decir que esto es un texto orientativo, solo un médico que conozca nuestro caso puede recetarnos suplementos concretos, o si queremos probar uno en concreto, podemos consultarle.

Probióticos

Los probióticos son una serie de levaduras y bacterias que actúan de forma beneficiosa en nuestra microbiota intestinal, tengamos el Síndrome del Colon Irritable o no. Los probióticos son importantes y necesarios en nuestro día a adía, aunque lo cierto es que no suelen ayudar mucho, o no a todo el mundo, en los brotes cuando sufrimos alguna enfermedad inflamatoria de los intestinos.

Aun así, dado sus buenos resultados en personas sanas y en pacientes de colon irritable, suelen ser de los suplementos más buscados y solicitados. De entre todas las opciones, debemos buscar aquellos suplementos de probióticos que contengan Bifidobacterium infantis 35624, ya que son las que mejores resultados dan.

Fibra soluble (prebióticos)

La fibra soluble ayuda a nuestro sistema digestivo reteniendo el agua y consiguiendo que nuestras heces sean más blandas, de esta forma regulamos el tránsito, evitamos el estreñimiento, no agravamos los dolores abdominales y reducimos la inflamación.

Existe una gran variedad en el mercado, pero siempre debemos buscar aquellos suplementos que contengan Psyllium. Esta fibra soluble es muy eficaz y suele dar buenos resultados en pacientes con colon irritable, además es de origen vegetal, porque proviene de la cascara de una plata llamada Plantago ovata y también favorece a las bacterias buenas de nuestra microbiota intestinal.

Enzimas para la digestión

Las enzimas digestivas en caso de pacientes con colon irritable es de esos suplementos necesarios que pueden mejorar los síntomas en casos de brotes fuertes de la enfermedad. Volvemos a repetir, que solo un médico especializado y que conozca nuestro caso podría recetarnos este tipo de suplementos.

De las mejores opciones son las enzimas de lactasa, como hemos explicado en el apartado de la proteína en polvo; la enzima Alfa-galactosidasa que consigue reducir los efectos adversos de quienes tienen intolerancia a los galactanos (alubias, garbanzos y productos de soja, coles de Bruselas, nueces y repollo); y la Xilosa isomerasa que es bastante buena para quienes tiene intolerancia a la fructosa.

Capsulas de aceite de menta

La menta se ha demostrado en diversos estudios que ayuda a evitar las flatulencias, gases y espasmos del sistema digestivo. Es recomendable consumir el aceite de menta en capsulas, ya que ingerirlo de forma directa puede causar hasta vómitos, ardor de estómago y énfasis en los síntomas de colon irritable.

Solo un médico especialista nos indicará la cantidad a consumir cada día o solo durante los brotes. En las investigaciones se demostró su ayuda en los brotes, llegando incluso a reducir los dolores abdominales, la distención abdominal, los gases e incluso a aliviar el estreñimiento.

¡Sé el primero en comentar!