Levanta la mano si salir a tomar yogurt helado es tu plan favorito o un snack saludable después del ejercicio hace unos años. Más barato que las bebidas y más saludable que el helado (¿verdad?). ¿Qué más podrías querer? Teniendo en cuenta que el número de franquicias de este producto ha aumentado en un 18% en los últimos cinco años, la obsesión no se ha desacelerado.

Sin embargo, teniendo en cuenta que la mayoría de las personas cubren su gigantesca taza como si fuera un pastel, debes preguntarte: ¿el yogurt helado es realmente tan saludable?

Una porción de media taza de yogurt tiene aproximadamente 110 calorías, 3 gramos de grasa y 17 gramos de carbohidratos (por supuesto, según la marca y el sabor). Se puede decir que tiene aproximadamente 25 calorías menos que el helado, y solo un tercio de la grasa y la grasa saturada.

Entonces, aunque el yogurt puede ser saludable, al final no siempre es mucho mejor que una tarrina de Ben & Jerry’s.

¿Cuál es la diferencia entre el yogurt helado y el helado?

Tanto el yogurt como el helado son productos con base de leche, por lo que tienden a contener aproximadamente la misma cantidad de proteínas y azúcar (antes de considerar los sabores y otros complementos).

Sin embargo, el helado se hace típicamente con crema o grasa de leche, lo que contribuye a un mayor contenido de grasa y grasa saturada. El yogurt helado, por otro lado, está hecho de leche fermentada con cultivos de yogurt, por lo que tiene casi tanta grasa como un vaso estándar de leche baja en grasa. La desventaja: al igual que con muchos productos bajos en grasa, las marcas suelen agregar azúcar extra al yogurt para compensar su sabor menos cremoso.

Esto es lo que obtendrás en tu media porción de media taza de yogurt helado de vainilla:

  • Calorías: 114
  • Proteínas: 2’88 g
  • Grasas: 4’03 g
    • Grasas saturadas: 2’46 g
  • Carbohidratos: 17’4 g
  • Fibra: 0 g
  • Azúcar: 17’3 g
  • Calcio: 103 mg
  • Hierro: 0’216 mg
  • Sodio: 62’6 mg.

Y en una media taza de helado de vainilla:

  • Calorías: 137
  • Proteínas: 2’31 g
  • Grasas: 7’26 g
    • Grasas saturadas: 4’48 g
  • Carbohidratos: 15’6 g
  • Fibra: 0’46 g
  • Azúcar: 14 g
  • Calcio: 84’5 mg
  • Hierro: 0’059 mg
  • Sodio: 52’8 mg.

Además de las calorías y las grasas, hay otra diferencia entre el yogurt y el helado que probablemente te estés preguntando: los probióticos.

El yogurt helado comienza como el yogurt refrigerado, al agregar dos cultivos vivos esenciales, Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus thermophilis, a la leche. La mayoría de los cultivos de bacterias vivas sobreviven a la congelación, sin embargo, los diferentes métodos de producción y los ingredientes añadidos significan que todos los productos de yogurt no son iguales.

Aún así, si la salud intestinal es la máxima prioridad, probablemente sea mejor optar por un yogur regular con bajo contenido de azúcar.

¿Qué factores pueden hacer que el yogurt no sea tan saludable?

Quizás el mayor problema con el yogurt helado es que la mayoría de las personas vierten todo tipo de ingredientes sin nutrientes.

Los clientes pueden añadir ingredientes azucarados como salsas de caramelo, dulce de leche y chocolate a un yogurt griego sin grasa saludable, volcando la balanza a un territorio poco saludable. Y, francamente, muchos consumidores de yogurt no optan por el yogurt griego normal.

La gente olvida que las diferentes variedades tienen distintos perfiles nutricionales. Optar por las galletas y la crema nos hará obtener muchos azúcares añadidos, además de otros ingredientes que también afectan el factor de salud de tu taza.

¿Qué puedes hacer para que sea saludable?

Por supuesto, todavía puedes darte el gusto con un yogurt helado ácido.

Si te encuentras en una tienda autoservicio, primero, opta por la variedad con menos grasa y azúcar. Por lo general, el yogur natural original será tu mejor opción. Afortunadamente, incluso el yogurt helado simple tiene un sabor a vainilla semidulce, por lo que no sentirás que se te estás perdiendo algo.

Sin embargo, si tienen griego simple y sin grasa, ve a por eso. El perfil nutricional es aún mejor, con aproximadamente 0 gramos de grasa, 14 gramos de azúcar y 6 gramos de proteína, lo que ayuda a retrasar nuestra absorción de azúcar.

Una vez que hayas seleccionado una base sólida de yogurt, no permitas que el tamaño de la cuchara o tazón te engañe para que lo llenes demasiado. A partir de ahí, cubre con frutas frescas y frutos secos simples (no confitados) para aumentar los nutrientes y las proteínas.