Los pepinillos son un alimento muy infravalorado y que la mayoría toma como snack cuando va de barbacoa. En realidad, durante siglos se han usado como remedios naturales para reabastecer electrolitos, mejorar los cólicos y para mantenernos frescos cuando salimos de viaje. Es curioso que este alimento tenga tantísima historia. Por ejemplo, el emperador Julio César le dio pepinillos a sus tropas para darles “fuerza física y espiritual”, Colón los trajo de América, Aristóteles habló de sus poderes curativos y Napoleón Bonaparte también se los recomendó a su ejército.

Ahora, los deportistas se han enterado de que los pepinillos son como golosinas verdes y crujientes que pueden mejorar el rendimiento. Te descubrimos 5 razones por las que debe convertirse en tu nuevo alimento favorito.

Son una buena fuente de electrolitos e hidratación

Este snack salado no solamente te hará disfrutar de su sabor, sino que también es una buena opción para reabastecerte de electrolitos sin depender de suplementos. Si eres un deportista que suda mucho, el jugo de pepinillos está cargado de sodio y podrá recuperarte de un entrenamiento intenso de más de 90 minutos. Además, su sabor salado te puede animar a beber más, por lo que te costará menos mantenerte hidratado después de un largo entrenamiento. Seguro que en alguna ocasión has sentido un fuerte dolor de cabeza al beber agua justo después de entrenar, así que de esta manera puedes evitarlo.

El jugo de pepinillos es un remedio efectivo para los calambres

La ciencia no lo tiene muy claro en este caso, aunque se ha demostrado que el zumo de pepinillos en algunos estudios detiene la aparición de calambres musculares. Hubo un estudio en el que los investigadores sugirieron que no son los electrolitos los que alivian los calambres, sino el sabor del vinagre, que puede causar un reflejo que impacta los músculos.

Puede darse el caso de que no seas un fanático de los pepinillos, por lo que la mayoría de los alimentos salados también pueden proporcionarte el mismo efecto del vinagre en tu sistema nervioso.

Los encurtidos aportan vitaminas y minerales esenciales

Los pepinillos también son una gran fuente de vitamina C, vitamina A, magnesio, potasio y zinc, así que se convierte en una gran opción para obtener nutrientes de manera natural, en lugar de consumir suplementos. El magnesio y el potasio son electrolitos que combaten los calambres durante el entrenamiento, que aparecen cuando los deportistas pierden sodio. Y tanto el zinc como la vitamina C refuerzan tu sistema inmunológico, que te preparará para la temporada de resfriados y gripe.

Ayudan a evitar la fatiga del paladar de los snacks demasiado dulces

Si eres amante del sabor dulce, quizá no desees eliminar esa sensación de empalago en el paladar; pero hay quienes no soportan la idea de aguantar el dulzor de los geles energético o barritas. Sobre todo cuando estás realizando una carrera o un entrenamiento largo. Para quitarte ese regusto puede tomar algún pepinillo que equilibre los sabores de tu paladar. Aunque también podría ser una señal de que tu cuerpo realmente necesita sodio en lugar de azúcares simples para seguir rindiendo correctamente.

Algunos tipos ayudan a mejorar la salud intestinal

En el caso de los pepinillos fermentados, contienen una gran fuente de probióticos que pueden mejorar la salud intestinal y ofrecer otros beneficios, como mejorar las evacuaciones y tener menos problemas de diarrea o estreñimiento. La microbiota intestinal tiene gran vinculo con el sistema inmunológico y la salud mental, así que deberías prestar atención a la ingesta de probióticos.

Debes tener en cuenta que no obtendremos los mismos beneficios de los encurtidos de los supermercados que de los caseros, ya que generalmente se conserva en vinagre y no por fermentación.