Cuando pensamos en la vitamina C, lo primero que se nos viene a la cabeza son las naranjas. Se han ganado durante años la leyenda de que son las más ricas en este micronutriente y que nos protegen de los resfriados. No es falso, pero no es ni de lejos una de las frutas con mayor cantidad en vitamina C. A continuación vas a descubrir cuáles son las que realmente no deberían faltar en nuestra dieta (sin desmerecer a las naranjas y los limones).

¿Por qué es importante la vitamina C en nuestro organismo?

La vitamina C es una vitamina hidrosoluble (se disuelve en el agua), vital para el correcto funcionamiento de muchos procesos fisiológicos. Por ejemplo, es necesaria para curar heridas, formar tejido cicatricial, absorber el hierro, mantener los huesos, producir piel… Su contenido en antioxidantes también combate a los radicales libres que provocan el envejecimiento de las células. Como curiosidad, te gustaría saber que la cantidad que nuestro cuerpo no absorbe se expulsa mediante la orina.

Eso sí, tenemos que desmentir un gran mito extendido durante años: la vitamina C no disminuye el riesgo de caer resfriados. Son varios estudios los que aseguran que tomar suplementos o alimentos ricos en este nutriente no nos hace inmunes, pero sí es cierto que se pueden tener síntomas más livianos si la tenemos presente en nuestro día a día.

Es un nutriente totalmente esencial, que nuestro cuerpo no puede ni producir ni guardar. Así que para evitar tener un déficit, debemos establecer una ingesta diaria de 90 mg.

Frutas con mayor aporte de vitamina C

Guayaba

La guayaba es una fruta tropical típica de México, América Central y el norte de Sudamérica, por lo que en España tenemos menos posibilidades de encontrarla con normalidad en el supermercado. Es la fruta con mayor contenido en vitamina C. En tan solo una porción de 100 gramos nos encontramos 228 mg de esta vitamina aproximadamente.

Kiwis

Los kiwis son beneficiosos para la salud en muchos aspectos, hay quien los come para tener una correcta función gastrointestinal, por ejemplo. Por cada 100 gramos nos aporta 93 mg de vitamina C, por lo que en una taza de kiwis puede albergar unos 164 mg de esta vitamina. Esta sí es una buena opción para el día a día, y además disponible durante todo el año.

Uvas

A pesar de ser bien pequeñas y tener un alto porcentaje en azúcar, en 100 gramos obtendremos unos 90 mg de ácido ascórbico. Quién nos iba a decir que en Nochevieja íbamos a ir sobrados de vitamina C, ¿eh?

Papaya

Esta fruta tropical la encontramos en Republica Dominicana, Cuba, Venezuela, Paraguay y, por suerte, en las Islas Canarias. Además de ser sabrosa, fresca y tener un buen aporte de fibra y antioxidantes, por cada 100 gramos de papaya obtenemos 62 mg de vitamina C.

Caqui

El caqui tiene diferentes clases, aunque su temporada principal ocupa el otoño-invierno. En 100 gramos encontramos unos 60 mg de este micronutriente, por lo que también es una genial opción para conseguir nuestro aporte diario.

Fresas

¿A quién no le gusta las fresas? Tanto niños como mayores disfrutan de su ingesta en los meses más calurosos del año. Una sola fresa (grande) puede llegar a contener 11 mg, y en una porción de 100 g nos encontramos unos 59 mg de vitamina C. Si nos las tomamos en un batido junto a otras de estas frutas, la ingesta de vitamina C diaria está asegurada.