Las espinacas están teniendo su momento de gloria en la alimentación saludable. Cada vez son más las personas que la consumen en batidos, ensaladas o guisos, ya que aporta numerosos beneficios a la salud y tiene un sabor especial. Muchos quieren saber si es mejor tomarlas crudas o cocinadas. ¿Es cierto que se pueden perder nutrientes en la cocina?

¿Cómo deberíamos comer las espinacas?

Es normal que pienses que su versión cruda es mejor para evitar que se pierdan las propiedades beneficiosas. Pero en este caso no es tan radical. Es cierto que las espinacas crudas tienen más vitaminas y aportan una gran cantidad de betacarotenos (Vitamina A) y Vitamina C. Este tipo de micronutriente solo lo podemos conservar intacto si las tomamos en crudo, como en ensaladas o burritos.

En cambio, si las cocinamos pierden cierto valor de vitaminas, pero obtenemos una mayor fuente de minerales. Por ejemplo, cuando las cocemos, absorbemos mejor el calcio y el hierro.

La gran diferencia está en priorizar si quieres potenciar sus minerales o vitaminas, ya que el resto de contenido nutricional se queda prácticamente intacto. Las espinacas son conocidas por aportar una gran dosis de fibra, ser bajas en calorías y tener un buen aporte de agua.

Si las cocinas, aprovecha el agua

Para comerlas en crudo, tan solo tienes que añadirlas a las ensaladas, como acompañamiento a un plato o en batidas. Te aseguro que su sabor en crudo es espectacular (personalmente, me gusta más que cocinadas), y te hace sentir mucho más saciado. Prueba una ensalada de espinacas, peras y pollo desmenuzado…¡buenísimo!

En cambio, si decides cocerlas, apuesta por reutilizar el agua como una bebida, sopa o guiso. El agua de la cocción de las espinacas absorbe parte de los nutrientes, por lo que es un desperdicio tirar el caldo. Además, debes tener en cuenta que esta verdura pierde casi el 90% de su agua cuando se cocina, por eso se quedan tan reducidas en volumen.

Existen numerosas recetas con espinacas, por si te aburres del típico guiso con garbanzos. Te recomiendo hacer tortitas con ella, porque además de estas riquísimas, dejan un color verde bastante llamativo.