Llevar a cabo una dieta equilibrada y unos hábitos de vida saludables, es imprescindible para una buena salud. Algunos alimentos pueden equilibrar tus niveles de colesterol, haciendo que tu organismo se mantenga en buenas condiciones.

La importancia de cuidar los niveles de colesterol

Las personas que tienen el colesterol alto, tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares. Por ello, conviene realizarse revisiones médicas de forma periódica. Es posible que una persona no se dé cuenta de que su colesterol no está dentro de los niveles recomendados, al no presentar ninguna sintomatología. Por ello, es preciso llevar un control que nos permita saber cómo está funcionando nuestro cuerpo. Se trata de una enfermedad que debe ser tomada muy enserio ya que puede resultar una verdadera amenaza en el futuro de quien lo padece.

alimentos buenos para el colesterol

Alimentos para equilibrar los niveles de colesterol

La dieta para reducir el colesterol en sangre, debe ser rica en fibra, ácidos grasos insaturados y antioxidantes.

Aceite de oliva virgen extra: rico en grasas monoinsaturadas, aumenta el colesterol bueno y reduce el malo.

Aguacate: contiene grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, y favorecen a una buena salud cardiovascular.

Frutos secos: como las nueces, especialmente nueces de Brasil, los pistachos y las almendras. Recuerda que sean al natural, sin sal.

Legumbres: alimento imprescindible muy rico en fibra, que disminuye la absorción de colesterol. Las lentejas son muy recomendables en este sentido.

Pescado blanco, merluza, bacalao, lenguado…; y pescado azul, atún, salmón, sardina…

Cereales integrales, especialmente la avena.

Verdura: la ración de verduras diaria no puede faltar en ningún caso. Forma parte de una alimentación correcta y es básica para gozar de una buena salud y mantener el colesterol a raya; como también es el caso de la fruta.

Carne: preferiblemente de pollo, pavo y conejo.

Huevo: preferiblemente la clara.

 

hábitos saludables

Otras recomendaciones

  • Llevar a cabo un estilo de vida saludable
  • Hacer ejercicio físico a diario
  • No fumar
  • Tener unos buenos hábitos alimentarios

Pero, sobre todo, ser muy conscientes de la importancia de mantenernos activos; reducir o eliminar el consumo de alcohol; controlar nuestro peso por salud, antes que por estética. Nuestro cuerpo nos acompañará toda la vida, cuidar de él es una garantía de bienestar y salud.