¿Funciona el Actimel para aumentar las defensas?

¿Funciona el Actimel para aumentar las defensas?

Carol Álvarez

Son muchos los productos que las empresas introducen en el mercado como super alimentos imprescindibles para tener una buena salud. Desde su lanzamiento, Actimel se presentó como necesario para fortalecer nuestras defensas; incluso los médicos lo mandaban a los niños en épocas de refriado y gripe.

¿Es cierto que debemos desayunar Actimel para que nuestros sistema inmunológico esté preparado frente a cualquier alerta? ¿Qué es L Casei Inmunitas? ¡Te lo contamos todo!

¿Qué es Actimel?

Aunque en este caso hablemos del producto de Danone, este artículo es válido para cualquier «Actimel» de marca blanca. Según el envase, estamos ante un producto lácteo compuesto por leche pasteurizada y azúcar (8’3%) en mayor cantidad. Es una bebida de yogur “con vitamina B6 y D para apoyar el funcionamiento normal del sistema inmunológico. También contiene cultivos de L. casei”. Sin duda, es mucho más preocupante que un yogur por su alto contenido en azúcar y glucosa, aunque está pensado estratégicamente para que los niños lo devoren sin hacer ascos. Además, incluyen unas bacterias llamadas L-Casei Inmunitas, que elevan el precio de este lácteo.

Al leer eso, se puede perdonar que no te des cuenta de que las vitaminas se han agregado como parte de los ingredientes, en lugar de ser una parte natural del producto. También podrías pensar que los cultivos de L. casei participaron en el refuerzo de la inmunidad. Pero eso no es lo que realmente dice. Dice que el impulso proviene de las vitaminas agregadas. No se hacen afirmaciones sobre estos cultivos de L. casei.

Actimel contiene termófilos de Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus, que son cultivos de yogur estándar que se encuentran en muchos productos como el yogur natural . Estos no se enumeran en los ingredientes, ya que son parte del proceso de elaboración del yogur. También tiene una cepa específica llamada Lactobacillus paracasei ssp. paracasei CNCM I-1518, que se describe en la lista de ingredientes como “L. casei Danone”.

Los ingredientes también incluyen concentrado mineral de leche, que es rico en calcio, lo que ayuda a explicar por qué el producto incluye el calcio en el panel de nutrición: se ha agregado a la mezcla. En cuanto a las calorías, por unidad (100 gramos) nos aporta entre 34 y 84 calorías, dependiendo de la versión que adquiramos.

Variedades

Existen diferentes tipos de Actimel, dependiendo del sabor y de los micronutrientes añadidos.

Natural

El Actimel natural está compuesto por: «leche desnatada rehidratada, leche semidesnatada, azúcar (7,3%), glucosa (0,6%), sólidos lácteos, fermentos lácticos (fermentos de yogur y Lactobacillus casei), vitaminas (D y B9) y sales minerales (hierro y zinc)».

En cuanto a sus valores nutricionales, por cada 100 gramos aporta:

  • Energía: 73 calorías
  • Grasas: 1.6 g
    • de las cuales Saturadas: 1.1 g
  • Hidratos de carbono: 10.8 g
    • de las cuales Azúcares: 10.8 g
  • Proteínas: 3 g
  • Sal: 0.10 g

Sabor a fresa

Sus ingredientes son «leche desnatada rehidratada, leche parcialmente desnatada pasteurizada, azúcar, pulpa de fresa (2,1%), sólidos lácteos, glucosa, aromas naturales, fermentos lácticos (fermentos de yogur y Lactobacillus casei), colorante (antocianinas) y vitaminas (D y B6)».

Por cada 100 gramos de Actimel de fresa encontramos los siguientes valores nutricionales:

  • Energía: 71 calorías
  • Grasas: 1.5 g
    • de las cuales Saturadas: 1 g
  • Hidratos de carbono: 10.7 g
    • de las cuales Azúcares: 10.5 g
  • Proteínas: 2.9 g
  • Sal: 0.10 g

Multifrutas

El Actimel con sabor a multifrutas no difiere demasiado en los ingredientes. Está compuesto por «leche desnatada rehidratada, leche semidesnatada pasteurizada, azúcar, zumos de frutas (2,1%) (piña, melocotón, naranja y fresa), glucosa, sólidos lácteos, aroma natural, fermentos lácticos (fermentos de yogur y Lactobacillus casei), vitaminas (D y B9) y sales minerales (hierro y zinc)».

En cuanto a sus valores nutricionales, encontramos que aporta:

  • Energía: 79 calorías
  • Grasas: 1.5 g
    • de las cuales Saturadas: 1 g
  • Hidratos de carbono: 12.7 g
    • de las cuales Azúcares: 12.5 g
  • Proteínas: 2.9 g
  • Sal: 0.10 g

sabores de actimel

Con granada y arándanos

Está compuesto por «leche desnatada rehidratada, leche semidesnatada, azúcar, zumo de granada (1%) y pulpa de arándanos (1%) a partir de concentrados, glucosa, sólidos lácteos, aroma natural [extracto de maca (0,1%)] y aroma natural a granada, concentrado de zanahoria negra, fermentos lácticos (fermentos de yogur y Lactobacillus casei), vitaminas (D y B9) y sales minerales (hierro y zinc)».

Este Actimel de granada es uno de los que menos calorías aporta, junto con el sabor a fresa. Concretamente contiene:

  • Energía: 71 calorías
  • Grasas: 1.5 g
    • de las cuales Saturadas: 1 g
  • Hidratos de carbono: 10.7 g
    • de las cuales Azúcares: 10.5 g
  • Proteínas: 2.9 g
  • Sal: 0.10 g

Sabor a plátano

El Actimel de plátano está compuesto por «leche desnatada rehidratada, leche, nata, azúcar, pulpa de plátano (2%), glucosa, sólidos lácteos, aroma natural, fermentos lácticos (fermentos de yogur y Lactobacillus casei) y vitaminas (D y B6)».

  • Energía: 72 calorías
  • Grasas: 1.5 g
    • de las cuales Saturadas: 1 g
  • Hidratos de carbono: 10.7 g
    • de las cuales Azúcares: 10.5 g
  • Proteínas: 2.9 g
  • Sal: 0.10 g

Desnatado

Sin duda, el Actimel desnatado es el más bajo en calorías. Sus ingredientes son «leche desnatada rehidratada, leche desnatada, fresa (2,1%), glucosa, estabilizantes (almidón modificado de tapioca, pectina), fibras solubles (oligofructosa), aromas, edulcorantes (acesulfamo-K y sucralosa), fermentos lácticos (fermentos de yogur y Lactobacillus casei), vitaminas (D y B9) y sales minerales (hierro y zinc)».

En cuanto a sus valores nutricionales, por cada 100 gramos aporta:

  • Energía: 34 calorías
  • Grasas: 0.4 g
    • de las cuales Saturadas: 0.2 g
  • Hidratos de carbono: 4 g
    • de las cuales Azúcares: 3.8 g
  • Proteínas: 2.9 g
  • Sal: 0.10 g

Esta variedad contiene tan pocas calorías por la presencia de la leche desnatada y los edulcorantes. Esta es la única versión sin azúcares añadidos.

Naranja con vitamina C

Los ingredientes son «leche desnatada rehidratada, leche semidesnatada pasteurizada, azúcar, zumos de naranja (1,7%), mandarina (0,25%) y lima (0,15%), glucosa, sólidos lácteos, fermentos lácticos (fermentos de yogur y Lactobacillus casei), vitaminas (C, D y B6), sal mineral (zinc) y aroma natural».

En cuanto al aporte nutricional:

  • Energía: 75 calorías
  • Grasas: 1.4 g
    • de las cuales Saturadas: 1 g
  • Hidratos de carbono: 12.1 g
    • de las cuales Azúcares: 12 g
  • Proteínas: 2.8 g
  • Sal: 0.10 g

L-Casei Inmunitas: el aumento de defensas

Aunque erróneamente, en los anuncios siempre nos lo presentaban como 3 superhéroes, L-Casei Inmunitas es un pack. Estas bacterias se hallan de forma natural en la saliva y el intestino y son necesarias en la digestión y en la producción de amilasas (enzima de la saliva que digieren los azúcares).

¿Y los yogures convencionales no contienen estas bacterias? Pues no, contienen otra llamada Lactobacillus Bulgaricus, que también es beneficiosa para nuestra flora intestinal. Algunos beneficios potenciales para la salud de Lactobacillus bulgaricus son mejorar el resfriado común, diarrea causada por antibióticos, rinitis alérgica, cólicos o caries dental.

La desventaja es que esta bacteria apenas llega al intestino, puesto que no es tan resistente a los jugos gástricos. Además, lactobacillus bulgaricus causa algo de hinchazón y gases intestinales a medida que introduce nuevas bacterias en el intestino. Por lo general, esto es solo temporal. En cambio, las L-Casei Inmunitas, sí es resistente a los jugos gástricos y gran parte de ellas llegan intactas al intestino. Es por eso que dicen que ayudan a reforzar las defensas.

Lo cierto es que todo depende de nuestro intestino y de si funciona bien o está demasiado sucio. Las bondades de los alimentos dependerá de nosotros mismos, por lo que aunque el Actimel tenga vitaminas mágicas, no las notaríamos. Además, es un error administrar en un periodo prolongado las bacterias que nuestro propio cuerpo crea. Esto provocará que se relaje la creación natural, y de hecho existen estudios que no aconsejan ingerirlos durante más de 15 días seguidos.

L. casei se encuentra de forma natural en el intestino. Algunos alimentos fermentados también contienen L. casei. Estos incluyen algunos yogures, leche fermentada similar al yogur y ciertos productos, como el Actimel. Los suplementos dietéticos que contienen L. casei y otros probióticos se pueden encontrar en tiendas naturistas o dondequiera que se vendan suplementos dietéticos.

bote de actimel

¿Cuántos Actimel se pueden tomar al día?

La OCU realizó una investigación sobre el mito de considerarlo un superalimento. Según la organización, desde estrictamente un punto de vista nutricional, necesitaríamos tomar 3 botes de Actimel para que fuera equitativo a un vaso de leche. Así que la broma empieza a salir algo cara.

Danone asegura en sus anuncios que es necesario desayunar bien para que nuestras defensas puedan afrontar el día con fuerzas, pero la Autoridad Europea en Seguridad Alimentaria no ha encontrado propiedades milagrosas en el Actimel. Es por eso que Danone solo puede publicitarse con etiquetas genéricas y haciendo ciertos cambios. Antes focalizaba mucho la atención en L Casei, pero ahora la deriva a la vitamina B6, que es la que realmente ayuda a tener un buen funcionamiento del sistema inmunitario.

En cuanto a si es necesario tomarlo en nuestra dieta, lo cierto es que no, No existen los súper alimentos. Hay alimentos que ayudan mejor a nuestro organismo, pero ninguno es mágico. El Actimel no es, en absoluto, mejor que un yogur tradicional; de hecho contiene mucho más azúcar. Lo único que nos hace tener unas defensas fuertes es tener una alimentación saludable y variada; además de acompañarla de actividad física. Este producto de Danone no lo necesitas para tener más energía, estas menos cansado, aliviar el estrés o dormir mejor; lleva hábitos de vida saludable y huye de productos «milagrosos».

Sin embargo, la marca recomienda que se consuma durante 15 días. Es decir, que recomiendan tomar Actimel de manera continuada para poder notar los beneficios. Sin embargo, su precio podría volvernos reticentes a la hora de consumirlo durante medio mes.

¿Se puede tomar en el embarazo?

Existen productos que en condiciones normales, pueden ser consumidos sin precauciones especiales. Sin embargo, las mujeres embarazadas deben analizarlo tofo exhaustivamente, incluido el Actimel.

Este tipo de alimentos se componen de seres vivos, sobre todo del tipo de las levaduras y bacterias que conviven en nuestro organismo Mejora nuestra flora bacteriana intestinal y se limitan la presencia de bacterias infecciosas. Además, la adición de vitaminas, puede resultar beneficiosa, pero solo en personas con deficiencias vitamínicas. En las mujeres embarazadas esta es una condición habitual. Actimel puede ser beneficioso, pero no particularmente por el embarazo sino en toda circunstancia. En el caso del feto, su efecto es directamente proporcional a la condición de la madre gestante. No obstante, no es un producto que deba tomarse como un suplemento nutricional.

Actimel no está contraindicado. Sin embargo, las regulaciones dietéticas son diferentes en cada persona. Las mujeres gestantes deben establecer dietas efectivas, ya que se puede ser intolerante a la lactosa. Asimismo, las embarazadas con problemas intestinales también deberían evitarlo para no expulsar microorganismos nocivos a través de los procesos digestivos convencionales.

¿Es apto para diabéticos?

La diabetes es una enfermedad crónica compleja y la elección de alimentos y hábitos alimenticios son claves para el buen control del azúcar en sangre. Debemos ser capaces de aportar una amplia variedad de alimentos como parte de una alimentación saludable. En este caso, el Actimel podría estar saboteando cualquier rutina de hábitos saludables. Se recomienda consultar con un médico de cabecera o dietista sobre cualquier duda al respecto.

En concreto, una botellita de Actimel tiene 11,5 gramos de azúcar, el equivalente a casi 3 terrones. Por ahora no existe Actimel sin azúcar para diabéticos. De hecho, la lactosa también podría tener un papel fundamental en el control de la insulina de los diabéticos. Por lo tanto, este producto lácteo no se recomienda en personas con esta enfermedad.

¿Su consumo evita la creación de defensas?

Existe la leyenda de que el consumo prolongado de este producto puede ser perjudicial para la salud. Más allá de lo comentado anteriormente, no existen otros riesgos. Ni siquiera puede hacer que el cuerpo se olvide de fabricar sus propias defensas, a pesar de tomarlo todos los días.

Este rumor es falso y no tiene fundamento científico. Una investigación realizada por un equipo de científicos de Danone desveló que el consumo diario de L.casei no tiene ningún perjuicio para la salud. No se sabe cuál era la intención de crear y difundir este bulo, aunque deja en evidencia una de los principales reclamos de Actimel.

Su publicidad se basa en asegurar que este lácteo bebible es capaz de aumentar nuestras defensar, aunque aseguran que no anula su autocreación. Es decir, el organismo no llegará a dejar de producirlas, pese a tomar Actimel diariamente. Como vimos anteriormente, este producto no es mágico y es imposible que favorezca más que cualquier otro lácteo al sistema inmune. Lo recomendable es no consumirlo como una medicación frente a resfriados o catarros. Es más saludable optar por las alternativas que proponemos a continuación.

Por otra parte es totalmente falso que por consumir Actimel nos vayamos a volver adictos porque no contiene ninguna sustancia adictiva. Una bacteria probiótica no sabe a nada, y por lo tanto no puede causar ningún placer como puede provocar el chocolate o los productos azucarados. Existen alimentos adictivos por el placer que causan en nuestro cerebro y fundamentalmente son hidratos de carbono y grasas. Sin embargo, este se puede considerar un lácteo más.

Contraindicaciones

Actimel no tiene muchos riesgos, aunque se recomienda tener en cuenta algunos efectos secundarios.

Aumento de peso

Aunque el Actimel es un producto con pocas calorías, tomarlo sin consciencia puede hacernos engordar. Además de que beber mucho Actimel es malo (porque no es imprescindible), estas calorías pueden pasar desapercibidas y generar un superávit calórico sin darnos cuenta.

Como hemos visto anteriormente, cada bote ronda las 75 calorías. Si tomamos dos al día, estamos consumiendo 150 calorías diarias, que a lo largo de la semana se convierten en 1.050 calorías. Teniendo opciones mejores y menos calóricas, es posible que prefiramos reducir el consumo de este producto.

Diarrea

Siempre se ha comentado que los fermentos naturales que contiene el Actimel evitan la proliferación de bacterias patógenas en el organismo y ayudan a regular el tracto intestinal en caso de diarrea o estreñimiento. Concretamente, el lactobacillus casei puede prevenir la aparición de diarreas infantiles causadas por rotavirus.

Sin embargo, las personas con sensibilidad o intolerancia a la lactosa pueden sufrir cuadros de diarrea y malestar estomacal si contuviera esta sustancia. Muchas versiones ya son libres de lactosa, pero aun así pueden generar gases u otros inconvenientes.

Alternativas al Actimel

A pesar de los esfuerzos de Danone por hacernos creer que este producto era necesario en la vida de niños y adultos, en la actualidad sabemos que no es más que una estrategia de ventas. De hecho para poder alcanzar el contenido nutricional de un vaso de leche, harían falta 3 botes. Así que no, el Actimel no mejora tus defensas y hay opciones más rápidas y baratas.

Por si fuera poco, la nueva imagen apuesta por la presencia de la Vitamina B6, que es bien sabido que mejora el funcionamiento del sistema inmune. Sin embargo, aunque realicen cambios es sus envases, sigue siendo un producto poco recomendable para una dieta saludable. No sentirás más energía, ni reducirá la sensación de cansancio.

Tener una buena salud y alimentación no depende de un único producto, si no de unos hábitos saludables y equilibrados. Por supuesto, el ejercicio físico debe ser la un factor fundamental.

Algunas alternativas al Actimel son los alimentos con probióticos, como los que te proponemos a continuación.

yogur como alternativa al actimel

Yogur natural

Es una de las mejores fuentes de probióticos, que son bacterias beneficiosas que pueden mejorar la salud. Está hecho de leche que ha sido fermentada por bacterias amigables, principalmente bacterias del ácido láctico y bifidobacterias.

Comer yogur se asocia con muchos beneficios para la salud, incluida una mejor salud ósea. También es beneficioso para las personas con presión arterial alta.. En los niños, el yogur puede ayudar a reducir la diarrea causada por los antibióticos. Incluso puede ayudar a aliviar los síntomas del síndrome del intestino irritable.

Además, el yogur puede ser adecuado para personas con intolerancia a la lactosa. Esto se debe a que las bacterias convierten parte de la lactosa en ácido láctico, razón por la cual el yogur tiene un sabor agrio. Sin embargo, ten en cuenta que no todo el yogur contiene probióticos vivos. En algunos casos, las bacterias vivas han muerto durante el procesamiento.

Por esta razón, asegúrate de elegir yogur con cultivos activos o vivos.

Kéfir

Es una bebida láctea probiótica fermentada. Se elabora agregando granos de kéfir a la leche de vaca o de cabra. Los granos de kéfir no son granos de cereales, sino cultivos de bacterias del ácido láctico y levadura que se parecen un poco a la coliflor.

La palabra kéfir supuestamente proviene de la palabra turca keyif , que significa «sentirse bien» después de comer. De hecho, se ha relacionado con varios beneficios para la salud. Puede mejorar la salud ósea, ayudar con algunos problemas digestivos y proteger contra infecciones.

Aunque el yogur es probablemente el alimento probiótico más conocido en la dieta occidental, el kéfir es en realidad una mejor fuente. Contiene varias cepas importantes de levaduras y bacterias beneficiosas, lo que lo convierte en un probiótico diverso y potente. Al igual que el yogur, es generalmente bien tolerado por personas intolerantes a la lactosa.

kefir en un bote

Kombucha

Es una bebida fermentada de té negro o verde. Este popular té es fermentado por una amigable colonia de bacterias y levaduras. Se consume en muchas partes del mundo, especialmente en Asia. Aunque en Internet abundan afirmaciones sobre los posibles efectos en la salud de la kombucha, se carece de evidencia de alta calidad sobre la kombucha.

Los estudios que existen son estudios en animales y en probetas, y es posible que los resultados no se apliquen a los seres humanos. Sin embargo, como la kombucha se fermenta con bacterias y levadura, probablemente tenga beneficios para la salud relacionados con sus propiedades probióticas.

Suero de leche

Con esto nos referimos a una variedad de bebidas lácteas fermentadas. Sin embargo, hay dos tipos principales de suero de leche: tradicional y cultivado.

El suero de leche tradicional es simplemente el líquido sobrante de la elaboración de la mantequilla. Solo esta versión contiene probióticos y, a veces, se le llama «probiótico de la abuela». Este se consume principalmente en India, Nepal y Pakistán.

En cambio, el suero de leche cultivado, que se encuentra comúnmente en los supermercados, generalmente no tiene ningún beneficio probiótico. Es bajo en grasas y calorías, pero contiene varias vitaminas y minerales importantes, como vitamina B12, riboflavina, calcio y fósforo. Por eso no se recomienda tampoco introducir en la alimentación infantil.

¿Cómo hacer Actimel casero?

Con la ayuda de un procesador de alimentos (tipo Thermomix), es posible hacer Actimel cuando queramos. Hay una receta que le pone leche en polvo para espesar y que quede textura como el yogur, pero no se asemeja demasiado a este lácteo bebible. Podemos estimar que dura en perfecto estado durante unos 4 o 5 días, aunque si se guarda en un bote de cristal bien cerrado, puede aguantar un par de semanas en la nevera.

Todo lo que necesitamos es:

  • 1 litro de leche entera (a temperatura ambiente)
  • 2 Actimel
  • 70 gramos de azúcar

Para la receta se recomienda seguir estos pasos:

  1. Echamos el litro de leche en el vaso y lo calentamos durante 7 minutos, a 90ºC de temperatura y velocidad 1 y 1/2.
  2. Añadimos los Actimel y el azúcar. Mezclamos durante 20 segundos, a velocidad 3.
  3. Cubrimos la Thermomix con una o dos mantas y la dejamos reposar al menos 10 horas. Se aconseja que sean 12 horas.
  4. Vertemos en una jarra o tarros de cristal y metemos en la nevera para consumirlo frío.
¡Sé el primero en comentar!