¿Es bueno comer plátano macho?

¿Es bueno comer plátano macho?

Sofía Pacheco

Muchas veces hablamos de plátanos y no nos damos cuenta de que no es lo mismo un plátano macho, un plátano de Canarias, una banana, etc. Hoy vamos a centrarnos en el plátano macho y vamos a descubrir sus beneficios, contraindicaciones, así como las diferencias con el plátano común y cómo se usa en la cocina.

El plátano macho es un tipo de plátano muy particular del que, seguro que muchos de nosotros sabemos muy poco, pero eso se ha acabado. Hoy saldremos de este texto sabiendo las diferencias con el plátano normal que compramos habitualmente, cómo cocinar el plátano macho y nos beneficios que aporta su consumo a nuestro organismo.

Diferencias con el plátano común

Al plátano común también se le conoce como banana, y la principal diferencia es el tamaño, ya que el plátano macho es bastante más grande y curvado. Además, el macho inicialmente es verde y más intenso que el verde de plátano inmaduro.

Cuando madura, el plátano macho se vuelve amarillo con rayas y marcas marrón oscuro o negro, además tiene una piel más gruesa que la de la banana. Si lo consumimos en crudo, cosa que no se recomienda porque los plátanos crudos (inmaduros) no son digeribles, notaremos un sabor muy amargo.

De ahí que el plátano macho suele cocinarse, ya que no se puede consumir inmaduro y obtenemos mayor digestibilidad y un sabor dulce, aparte de textura suave. Cuidado con consumir este tipo de plátanos varias veces por semana, ya que es muy rico en almidón (no digerible), fibra y potasio.

¿Cómo se usa en la cocina?

Esta fruta tan peculiar suele tener muchos usos en la cocina, ya que como hemos dicho antes, suele comerse estando verde y su saber es muy amargo y es muy poco digestible. De ahí que necesite una ayudita extra para poder ser consumido.

Por norma general suele freírse, de ahí que forme parte del famoso plato de arroz a la cubana, pero también se puede hervir, empanar, hacer a la plancha, en puré, etc. Pero de verdad, nunca lo comamos crudo, porque vamos a pasar un muy mal rato.

Se hierbe igual que las patatas, es decir con el agua justa para cubrir los trozos y una pizca de sal. Al horno hay que cortar los extremos y mantener la cascara. También se pueden hacer al microondas en volviendo el plátano en papel vegetal.

Beneficios

Este plátano tan curioso tiene ciertos beneficios, sobre todo para nuestro sistema digestivo, siempre y cuando respetemos el proceso de cocción y no lo consumamos crudo. También tiene beneficios para deportistas y es apto para diabéticos, aunque más adelante, en las contraindicaciones veremos que no es del todo bueno si tenemos problemas renales por su alto contenido en potasio.

Plátano frito

Promueve la salud del corazón

Nuestro corazón es una máquina que trabaja sin descanso y para mejorar nuestra calidad de vida y vivir muchos años en buen estado hay que realizar deporte, comer sano y en esas entra el plátano macho.

Los agentes antioxidantes de esta fruta como la vitamina C, junto con el potasio favorecen la buena salud cardiovascular, llegando incluso a retrasar enfermedades cardíacas en un 30%, según un nuevo estudio científico.

Además, el potasio podría contrarrestar los efectos del sodio en la presión arterial, que es de los principales riesgos de hipertensión y fallo cardiaco. Esto se pone en duda, ya que, si tenemos problemas de hipertensión, casi que mejor que no consumir este alimento, salvo que el médico de el visto bueno.

Bueno para el sistema digestivo

Siempre que no se consuma crudo, ya sea verde o amarillo, tal y como hemos explicado, hay que freírlo, hervido, al horno o como queramos, pero siempre hay que cocinarlo. Si está bien cocinado, es muy digerible aportando fibra dietética como, por ejemplo, la pectina que favorece el tracto intestinal.

El almidón resistente no se digiere, sino que se fermenta en el intestino y las bacterias de nuestra flora intestinal lo aprovechan para la microbiota y refuerza el sistema inmune. Estas fibras ayudan a retrasar la aparición del cáncer de colon.

Rico en nutrientes

El plátano en sí es un alimento rico en potasio, pero esta variedad es más rica aún, de ahí que sea una contraindicación como veremos en el siguiente apartado. Además, esta es fruta rica también en vitamina B6, que es esencial para el normal funcionamiento de los azúcares y las grasas en el organismo.

También aporta el 11% de la cantidad diaria recomendada de vitamina C, por lo que esta fruta se considera un buen alimento antioxidante, lo que nos aporta saluda a todas las células de nuestro cuerpo, incluyendo las neuronas, ayudando a retrasar enfermedades degenerativas.

Contraindicaciones

De las principales contraindicaciones o efectos adversos del plátano es la alergia, ya que esta fruta tan inofensiva suele dar bastantes alergias. Si tenemos alergia, podríamos sufrir hinchazón y hasta un shock anafiláctico, así que no lo recomendamos.

También podría haber interacciones con otros fármacos como los medicamentos inhibidores de la monoamino oxidasa. También puede provocar estreñimiento, por lo que no lo recomendamos tampoco. Aquellos que tengan problemas y desajustes con la presión arterial quizás deberían no consumir este alimento, salvo que un médico de el visto bueno.

Los pacientes con enfermedades renales deben alejarse del potasio lo máximo posible. La razón 4es muy simple, y es que este mineral favorece el trabajo de los riñones y en caso de insuficiencia renal o daño en los riñones, un sobreesfuerzo puede emporrar nuestro estado de salud.

Solo un médico es aquel que puede recomendar o desaconsejar un alimento si nuestro estado de salud no es perfecto, así que antes de tomar plátano macho estando embarazadas, con diabetes, problema renal, de corazón, etc. lo mejor es consultar a un especialista.

Cuando se trate de introducir esta fruta a un bebé, lo mejor es elegir el plátano normal, banana o plátano de Canarias maduro, para evitarnos disgustos y hacerlo en pequeñas cantidades en forma de puré a partir de los 6 o 7 meses de edad.

¡Sé el primero en comentar!