¿Comer plátano es malo para la salud?

¿Comer plátano es malo para la salud?

Sofía Pacheco

El plátano está lleno de beneficios para nuestra salud y es apto para grandes y pequeños, salvo que seamos alérgicos. Se trata de una fruta que combina muy bien con frutos secos, con chocolate y con otras frutas como manzana, pera, fresa, etc. es de fácil digestión y es perfecta para antes de realizar un esfuerzo físico.

Los plátanos son una fruta muy famosa en España porque los mejores son los plátanos de Canarias, o eso dice el anuncio. Las bananas en general se venden mucho en nuestro país, aunque su origen está al otro lado del mundo, en el continente asiático y los romanos la trajeron a Europa. La platanera llegó a Canarias en el siglo XV y de allí fue llevada a América tras el descubrimiento del continente.

A día de hoy los plátanos sigue cultivándose en América, en Canarias y en otras regiones del Mediterráneo, así como en su lugar de origen que es en el sudeste de Asia. Una fruta muy simple, muy sabrosa, muy versátil y llena de beneficios para nuestra salud.

Valores nutricionales de los plátanos

Según la Fundación Española de Nutrición un plátano es de los alimentos más completos y nutritivos que podemos comer. Dispone de una tabla nutricional muy amplia, aunque es cierto que apenas tiene proteínas vegetales, es muy bajo en grasas, rico en hidratos de carbono saludables, tiene azúcar simple, etc.

Un plátano cubre el 30% de la ingesta diaria recomendada de vitamina B que ayuda al normal funcionamiento del sistema nervioso.

Cuanto más maduro esté el plátano mejor digestión tendremos. Los plátanos verdes no son recomendables ya que tiene una alta concentración de almidón pudiendo causar indigestión y potras complicaciones.

Esta fruta contiene inulina y otros fructooligosacáridos que no son diferibles por las enzimas que se encuentran en los intestinos, sin embargo, benefician el tránsito intestinal.

Una tabla nutricional sobre los plátanos

Algunas ideas para comer plátanos todos los días es mezclarlo en zumos con otras frutas, trocearlo para comer entre horas, mezclarlo con chocolate puro, añadirlo a los cereales, comerlo con miel, comerlo frito (típico de Cuba, Colombia, Venezuela, República Dominicana, Honduras, entre otro), mezclarlo con la masa de las galletas o del pan, etc.

Principales beneficios de los plátanos

Lo curioso de esta fruta es que hace un tiempo apareció en Internet un vídeo de un chimpancé en un zoo y enseñó al mundo entero cómo se pela un plátano. A pesar de esa masterclass gratuita, seguimos haciéndolo al revés… así que al menos nos quedamos con sus beneficios como fruta.

Amigo del corazón

Los plátanos nos ayudan a proteger el corazón y eso es gracias a 3 componentes esenciales que juntos previene enfermedades del corazón como la hipertensión, la diabetes y el famoso (y peligroso) colesterol alto.

Un simple plátano al día nos aporta 3 gramos de fibra soluble que ayuda a reducir el azúcar que tenemos en sangre y mejora la sensibilidad a la insulina. A esto se suma el potasio, un mineral clave para tener energía antes de entrenar y que ayuda a regular la presión arterial. No se queda aquí, sino que consumir un plátano al día nos aporta antioxidantes y ya hemos dicho en varias ocasiones lo importantes que son.

Los antioxidantes del plátano son principalmente vitamina C y E, carotenos y algunas vitaminas del grupo B. En este caso, los antioxidantes ayudan a proteger el corazón y actúan como vasodilatadores. Asimismo, los antioxidantes sirven para retrasar el envejecimiento, mejorar la conexión entre las células del sistema nervioso, evitan las alteraciones en el ADN, etc.

Ayuda a prevenir el cáncer

Son muchas las frutas y verduras que nos ayudan a prevenir esta grave y temida enfermedad. En el caso de los plátanos y bananas, su riqueza en minerales y vitaminas lo convierten en un aliado esencial.

Muchas veces hemos hecho hincapié en la importancia de una dieta muy variada y equilibrada para estar más sanos. No se trata de una tontería por estar aburridos, sino porque de verdad nos ayuda a prevenir enfermedades como el Alzheimer y el cáncer.

Al tener tanta fibra y tantas vitaminas, minerales y antioxidantes, puede reducir el cáncer de colon hasta en un 42% según un estudio, pero mejor no confiarse demasiado. Las vitaminas ayudan a protegernos frente a otros cánceres muy famosos como el de estómago, pulmón, próstata y el de mama, así como el de faringe y el de esófago.

Unos cuantos plátanos amarillos en un fondo amarillo y azul

Perder peso

Hagamos operación bikini o no, el plátano es un buen aliado en la pérdida de peso. Esto se debe a que reacciona sobre los mecanismos que trabajan en el ciclo del hambre. Se podría considerar que el plátano es saciante, ya que la leptina que contiene nos ayuda a alcanzar el estado de saciedad más rápido y aumenta el gasto de energía.

Al espaciar las horas de comida y al sentirnos saciados, los picoteos entre horas se eliminan de la ecuación y nos ayuda en nuestra misión de perder peso. Esto se consigue en un trabajo en equipo junto a la hormona grelina que actúa directamente sobre el control del peso.

Toda dieta equilibrada y bien variada, ya sea para perder peso o por mantener una alimentación saludable en nuestra vida, debe incluir el plátano en ella y al menos uno al día.

Mejores digestiones

El plátano, a pesar de su aspecto blando y pesado, es bastante bueno para mejorar las digestiones. Tomar un plátano antes de las comidas reduce la acidez estomacal y calma los posibles ardores de estómago.

Aquí cabe destacar que si siempre que comemos tenemos ardores, gases y acidez, sería conveniente visitar a un médico especializado, ya que podría haber un problema de fondo más alá de una mala digestión puntual.

También es cierto que, si hemos comido mucho picante, comida muy grasienta, frituras, ultraprocesados o algo a lo que somos ligeramente intolerantes, colocar un plátano en esa comida no ayudará demasiado, pero sí que podría reducir la aparición de dolores, gases, ardores, acidez, y derivados.

Cómo conservar los plátanos

A muchos nos ha pasado que compramos fruta y al llegar a casa ya no tienen el mismo aspecto, e incluso al día siguiente ya empiezan a ponerse pochas. Un buen ejemplo de esto son los plátanos, y hay quien los compra muy verdes para que duren más tiempo.

Lo correcto es comprarlos maduros (amarillos o más amarillos que verdes) y comprar la cantidad justa para comer en 2 o 3 días. Si los compramos verdes no estamos solucionando nada, ya que tenemos que esperar entre 1 y 3 días a que sean comestibles.

Es cierto que el aspecto con manchas negras, partes ennegrecidas y su tacto blandito, así como su sabor extra dulce, hacen que los plátanos maduros sean poco apetecibles. Sin embargo, son la mejor opción para repostería, por su facilidad a la hora de manipularlos, por su intenso sabor y para no desperdiciar alimentos.

Para conservarlos por más tiempo podemos meterlos en la nevera, usar bolsas herméticas, envolverlos en papel de periódico, envolver con papel film la zona del racimo, usar bolsas de conservación, envolverlos en un paño, no tocarlos muchos, no golpearlos, que no tengan cambios bruscos de temperatura, que no les de el Sol directamente, etc.

Muchos plátanos verdes

¿Cuántos plátanos puedo comer en un día?

Es fruta, es sana y tiene muchos beneficios para nuestro organismo. Técnicamente no debería haber límites, pero sí que los hay y van más en función de los micro y macronutrientes del plátano que de la propia fruta en sí.

Es decir, nos podríamos quedar todo el día comiendo frutas y verduras, al igual que todo el día comiendo hamburguesas con queso o macarrones con queso, pero no es lo más adecuado, ya que hay que tener en cuenta el aporte calórico, las vitaminas, minerales y antioxidantes.

Un exceso de azúcares y grasas ya sabemos en qué enfermedades desemboca, pues algo parecido sucede con los minerales y vitaminas. Pasarnos con esto puede significar que suframos mareos, vómitos, náuseas, diarreas (sobre todo cuando hay mucha fibra), rojeces en la piel, acidez estomacal, irritabilidad, piel seca, enfermedad hepática, dolor de cabeza, calambres musculares, etc.

Lo recomendable es un plátano al día, o dos si son muy pequeños o porque se nos ha antojado comer dos. La clave está en compaginarlo de otros alimentos para crear una dieta variada y obtener todos los días diferentes vitaminas, minerales y nutrientes esenciales para no sufrir carencias.

Contraindicaciones

¿El plátano es insano? No, no nos llevemos las manos a la cabeza. Lo único que sucede es que hay ciertas contraindicaciones, sobre todo con algunos grupos de población como podrían ser los alérgicos al plátano.

Se desaconseja el consumo de esta fruta en ciertas patologías donde el profesional haya indicado que su consumo requiere un control debido a los componentes de la banana.

Tampoco se aconseja el consumo de plátanos en personas con los niveles de potasio o muy altos o muy bajos. Esto provocaría un desajuste grave con palpitaciones, dolores estomacales, náuseas, mareos y diarreas fuertes.

Además, los plátanos que están (muy) verdes son muy difíciles de digerir y pueden provocar indigestión, dolores, hinchazón, calambres, gases, diarreas, mareos, ganas de vomitas, malestar general, etc.

Si sentimos hormigueo o picazón en la boca (alargado en el tiempo), ronchas, urticaria, rojeces, muchos picores, hinchazón en la cara, silbido al respirar, vómitos (tras consumir plátano), aturdimiento, mareos, desmayos, dificultad para respirar, congestión nasal, entre otros, son claros indicativos de que somos alérgicos al plátano.