¿Cómo diferenciar los frutos agregados de los múltiples?

Los frutos agregados son unos habituales en nuestra alimentación mediterránea y saludable. Posiblemente no te hayas percatado de cómo se forman, ni de cuáles son, así que hoy te enseñamos las diferencias para distinguir entre un fruto agregado y una fruta múltiple.

Antes de adentrarnos en las principales diferencias y similitudes, queremos darte un breve repaso a lo que estudiamos cuando pequeños. Sabemos que las frutas y frutos vienen dados de las flores de las plantas. La flor es la estructura reproductiva de las plantas, y una vez que fertilizan, los ovarios maduran en forma de frutos. Así que ya recuerdas que las frutas se originan de las flores, ¿verdad? Lo interesante es que te enseñaremos a diferenciar entre las agregadas y las múltiples.

¿Qué son los frutos agregados?

La fruta agregada es una fruta derivada de una sola flor con muchos pistilos. Por lo tanto, los frutos agregados son racimos de frutas pequeñas. Cada fruto pequeño tiene su origen en un carpelo separado de la flor. Para producir un fruto agregado, la flor debe poseer un ovario apocarpous. Como hay varios ovarios libres, cada uno es capaz de dar lugar a un fruto. Pero como todos estos frutos se desarrollan a partir de una sola flor, se forma un fruto agregado.

A veces, estos se fusionan dando la apariencia de un solo fruto mientras que en muchos otros casos quedan libres entre sí formando un racimo o etaerio de frutos. Unos ejemplos claros de este tipo de fruto te los enseñamos a continuación.

fresas como frutos agregados

Moras, frambuesas y fresas

Los frutos del bosque, también conocidos como frutos rojos, son un claro ejemplo de fruto agregado. Aquí, las frutas se apiñan presionando unas contra otras sobre un tálamo elevado. En las fresas se aprecia fácilmente que los diminutos aquenios están enterrados como pequeñas motas marrones en un tálamo carnoso y comestible. Las moras y frambuesas tienen el raquis y toda la parte floral de una inflorescencia tipo espádice, que se fusionan formando un fruto compuesto.

Todas son saludables y muy interesantes para incorporar en nuestra alimentación habitual. Están repletas de antioxidantes que mejoran el sistema inmunológico y el cuidado de la piel. Además, son sencillas de añadir a cualquier receta, tanto en postres como en ensaladas.

Chirimoyas

Esta fruta suele estar disponible durante toda la temporada de otoño e invierno, por lo que es aconsejable tomarla en los meses de octubre a febrero. La chirimoya es una fruta de carácter tropical que se produce en mayormente en Andalucía, concretamente en las provincias de Granada y Málaga.

Es un caso particular, ya que originalmente es una polibaya pero en la madurez se sueltan las bayas y se hacen concrescentes en una única unidad, siendo reconocibles los carpelos exteriormente por las escamas. Para comerla, muchas personas prefieren usar una cuchara o volcar toda la carne en un recipiente para facilitar la ingesta.

Guisantes y cacahuetes

Posiblemente no sabías que los guisantes y los cacahuetes pertenecen a las legumbres. A estos también se les conoce como frutos dehiscentes. Esta es una característica de la familia leguminosa que muestra una fruta monocarpelar superior de una cámara. La fruta se divide a lo largo de ambas suturas. Se pueden encontrar numerosos ejemplos entre guisantes, cacahuetes, legumbres, etc.

No es casualidad que ambos vengan protegidos en una cáscara o vaina, y contengan varios frutos en su interior. Si te entretiene pelar cacahuetes, ahora sabes que pertenecen al género de frutos agregados y deben esa característica a la naturaleza de su planta.

piña como fruto multiple

¿Qué es una fruta múltiple?

La fruta múltiple o la fruta compuesta es un tipo que se deriva de una inflorescencia. Por lo tanto, la versión múltiple es una fruta que resulta de la ginececia de muchas flores en una inflorescencia. Esto quiere decir que cada pequeña fruta de la fruta múltiple se origina de las flores separadas de la inflorescencia. Por lo general, en una fruta múltiple puedes ver que las frutas pequeñas están muy juntas.

En este tipo, el raquis y toda la parte floral de una inflorescencia se fusionan formando un fruto compuesto. Los frutos fértiles tienen hojas comestibles y jugosas y las brácteas forman cáscaras más o menos jugosas a su alrededor. Las espinas de la corteza dura representan los estigmas de los carpelos. Cada semilla, que también es comestible, está cubierta por una membrana.

A continuación tienes las frutas múltiples más conocidas y asequibles en los supermercados.

Piña

Resulta llamativa la apariencia de esta fruta. En la piña hay una estructura similar a los frutos agregados pero los ovarios no son tan conspicuos, y la porción comestible está formada más por el raquis, el perianto y las brácteas. Pueden encontrarse semillas pequeñas y cada área poligonal de la superficie representa por una flor.

Las piñas no solo son ricas en nutrientes, sino que también están cargadas de antioxidantes saludables. Estos antioxidantes son moléculas que ayudan a tu cuerpo a combatir el estrés oxidativo, como también sucede con los frutos rojos. Son fáciles de añadir en la dieta durante el año, aunque muchos odian su presencia en las pizzas.

Higos

Este es el otro tipo de fruto múltiple que se desarrolla con la maduración de la inflorescencia del hypanthodium o del coenanthium. En las plantas de Ficus o higos, las flores femeninas dentro del receptáculo cerrado (raquis) de la inflorescencia desarrollan frutos múltiples.

Son una fruta única que se asemeja a una lágrima. Tienen el tamaño de un pulgar, están llenas de cientos de semillas diminutas y tienen una cáscara comestible de color púrpura o verde. La pulpa de la fruta es rosada o blanca y tiene un sabor dulce y suave. En ocasiones, encontramos variedades como higos chumbos, que nacen de plantas cactus.

Plátano

Dado que las frutas sin semillas tienen una gran demanda, la partenocarpia tiene un gran valor práctico. Las mejores variedades de frutas del mundo, como plátanos, piñas, uvas, etc., no tienen semillas. Es por eso que los horticultores siempre intentan inducir la partenocarpia en cada vez más variedades de frutas.

Las semillas al principio permanecen adheridas a la placenta pero, más tarde, se desprenden y se incrustan en la pulpa. En este caso, el plátano es un ejemplo bastante fácil de entender. Cuando pelamos uno, vemos que no contiene ni rastro de su posible semilla, excepto los puntos negros internos. Por su alteración genética, no terminan de desarrollarse y los puntos negros son semillas que no terminan de desarrollarse y por lo tanto son estériles.

Naranja y limón

Este tipo de fruto es superior y se desarrolla a partir de un ovario sincarpo (los carpelos están unidos entre sí y dispuestos en dos estratos). El endocarpio se proyecta hacia dentro formando cámaras distintas y a veces separables, mientras que el epicarpio y el mesocarpio se fusionan formando la piel. Los pelos jugosos y unicelulares son señales del endocarpio. Las naranjas y los limones son frutos de este tipo.

moras frutos agregados

¿En qué se parecen y diferencian?

Las angiospermas (plantas con flores) producen estos frutos agregados y múltiples. Tanto los frutos agregados como la fruta múltiple se originan a partir de múltiples ovarios, por lo que ambos son frutas de múltiples ovarios. Aparecen como racimos de frutas y pueden verse en formas idénticas.

El fruto agregado es una fruta que se originó a partir de una sola flor con múltiples carpelos libres. En cambio, la múltiple es una fruta originada de muchas flores de una inflorescencia fuertemente agrupadas. Así que podríamos decir que esta es la diferencia clave entre ambas. Además, el fruto agregado se desarrolla a partir de un gineceo apocarpous mientras que el fruto múltiple se desarrolla a partir de la ginececia de muchas flores de una inflorescencia.