¿Comer frambuesas todos los días es bueno?

¿Comer frambuesas todos los días es bueno?

Sofía Pacheco

Las frambuesas son parte de los conocidos frutos rojos y tienen un olor y sabor muy característico, una mezcla entre fresco, salvaje, ácido y un delicioso olor capaz de seducir a cualquier amante de la fruta y en especial de los frutos rojos. Las frambuesas están llegas de beneficios, son ricas en antioxidantes, ayudan a prevenir algunas enfermedades, son versátiles, se pueden encontrar fácilmente en casi cualquier supermercado, son ricas en vitaminas y minerales esenciales, etc.

En definitiva, las frambuesas son la fruta perfecta para picotear, como pasa con las uvas o los arándanos, aunque hay que tener cuidado con las cantidades, ya que un exceso de vitaminas, proteínas, minerales y demás, puede dar lugar a efectos secundarios algo desagradables.

Valores nutricionales

Las frambuesas son la fruta perfecta para cualquier momento del día, ya sea en el desayuno, la merienda o como postre tras el almuerzo o la cena. Los valores nutricionales de este delicioso fruto rojo, al igual que cualquier alimento del mercado, se calculan en proporciones de 100 gramos para estandarizar los cálculos.

Es por esto por lo que en 100 gramos de frambuesas tenemos 38 gramos de calorías, 0,53 gramos de grasas, 84% de agua, 6,7 gramos de fibra soluble y 1,2 gramos de proteínas. Asimismo, las frambuesas están cargadas de vitaminas y minerales esenciales que las convierten en el tentempié ideal para grandes y pequeños.

Entre esas vitaminas y minerales se destacan la vitamina A con 2 mg, vitamina C con 25 mg, vitamina E con 0,2 mg, vitamina B6 con 0,06 mg, y los minerales son potasio con 220 mg, calcio con 22 mg, hierro con 0.9 mg y fósforo con 29 mg.

Un paquete de frambuesas

Beneficios principales de comer frambuesas

Las frambuesas están llenas de beneficios para nuestra salud y vamos a destacar solo los más importantes. Cuando leamos toda la información vamos a querer comer frambuesas todos los días, además, con lo bien que sientan a la digestión y lo versátiles que son, podemos comerlas a diario si queremos.

Previenen del cáncer

Este fruto rojo tan delicioso es rico en antioxidantes y actúan frente a los radicales libres llegando incluso a impedir el crecimiento de tumores y disminuyendo la inflamación del cuerpo. Tan buenas son las propiedades anticáncer de las frambuesas que sus potentes polifenoles nos llegan a proteger contra diferentes tipos de cáncer como boca, pulmón, faringe, colon, próstata, ovarios, etc.

Los antioxidantes son claves para nuestro organismo, no solo para prevenir enfermedades tan horribles como el cáncer, sino también ayudan a retrasar el envejecimiento de la piel y mejoran las células de todo nuestro cuerpo, incluyendo las neuronas. Por lo tanto, los antioxidantes, ya se ha demostrado, que ayudan a retrasar los efectos de la demencia propia de la vejez.

Control de diabetes

Los frutos rojos, y en especial las frambuesas y los arándanos, ayudan a reducir el nivel de azúcar en sangre. Los alimentos vegetales, en general, suelen tener mucha fibra en su piel exterior y las frambuesas se comen enteras, es decir, con piel incluida como las uvas. Eso significa que, al aportar tanta fibra, ayuda a reducir los niveles de azúcar en sangre porque favorece la eliminación a través de las heces y la orina.

Esa fibra también es buena para el colesterol, para regular el tránsito intestinal, para la digestión, para eliminar las grasas del cuerpo, etc. Tienen una función depurativa y desintoxicante esencial para adelgazar y limpiar el organismo de líquido y de toxinas.

Salud ocular

Al comer frambuesas mejoramos nuestra salud ocular, ya que es un alimento rico en vitamina C y ayuda a mantener sanos los ojos llegando incluso a proporcionar protección contra la luz ultravioleta, gracias a la luteína, un pigmento que filtra los rayos solare. Tan típica en verano.

La protección que ejercen las propiedades de las frambuesas sobre nuestros ojos es tal, que algunos estudios científicos apoyan la teoría de que podría incluso retrasar algunos problemas típicos de la edad. Como son por ejemplo las cataratas, la pérdida de visión progresiva o el conocido glaucoma.

Una taza llena de frambuesas

Ración diaria y usos

Sí, ya hemos visto lo bueno que es comer frambuesas todos los días, pero no es conveniente obsesionarse ni querer introducir este fruto en todas las comidas o varias veces al día. Podemos hacerlo, sí, pero siempre y cuando hagamos una dieta variada y comamos también otras frutas, legumbres, verduras, semillas y frutos secos para completar cada porcentaje de vitamina, minerales, proteínas y demás que nuestro organismo necesita diariamente.

La cantidad máxima de frambuesas que podemos comer en un día es una taza. Se trata de una medida estándar, dado que las frambuesas son de gran tamaño y se quedan a medio camino entre las fresas y los arándanos.

Podemos repartir esa cantidad entre el desayuno, un zumo de frutas natural a media tarde y en el postre de la cena. Las frambuesas son muy versátiles, se pueden hacer cremas, mermeladas, zumos, se añaden como decoración y relleno en repostería, se pueden comer en ensaladas, se usan en gazpachos de frutas, se pueden convertir en polos helados healthy, etc.

Contraindicaciones de comer frambuesas

Las frambuesas no disponen de muchas contraindicaciones, ni efectos secundarios ni nada similar más allá de no pasarse con las cantidades de fibra, vitaminas, minerales y proteínas en un día o podremos sufrir problemas de estómago, diarreas, temblores, náuseas, mareos y similares.

Este fruto rojo contiene cetonas, y eso se extrae y se usa como suplemento alimenticio para eliminar grasa del cuerpo. Es decir, las típicas pastillas para adelgazar que suelen vender como si fueran chicles y son de dudosa eficacia. Pero volviendo al tema, las cetonas pueden provocar efectos secundarios bastante graves como acelerar los latidos, aumentar la presión arterial, nerviosismo, etc. Así que mucho cuidado si padecemos de problemas de corazón, taquicardia, ansiedad, etc.

Otras de las contraindicaciones es que las frambuesas no se aconsejan si sufrimos de problemas de estómago como reflujo, gastritis, úlceras y similares. No nos olvidemos de las reacciones alérgicas, ya que las frambuesas son propensas a dar reacciones extrañas. Si notamos falta de aire, diarrea, picores, rojeces y otras causas, es posible que seamos alérgicos a este fruto rojo.