¿Para qué se usa la hierbabuena?

¿Para qué se usa la hierbabuena?

Carol Álvarez

La hierbabuena es una planta conocida por su aroma y sabor, aunque también es muy usada en el mundo de la medicina tradicional. Su propiedades aportan una gran cantidad de beneficios en la salud, por lo que su consumo siempre ha sido muy recomendable.

A continuación te contamos todo sobre la hierbabuena y las razones por las que deberías introducirla en tu alimentación (más allá de los mojitos).

¿Qué es ?

Hay muchas personas que confunden la hierbabuena con la menta, y es que realmente es una planta aromática del mismo género (“Mentha Spicata”). Su nombre proviene del latín “spica”, que significa “lanza” y que lo recibe por la forma de sus hojas. Parece ser que tiene origen europeo, africano y asiático, por lo que diferentes culturas se han aprovechado de sus propiedades durante siglos.

Es en sus hojas donde encontramos diferentes sustancias químicas naturales que aportan efectos saludables para el organismo. La hierbabuena es una planta muy fácil de cultivar (posiblemente tú hayas tenido en casa) y se puede añadir en la alimentación de una forma sencilla.

No tienes que temer por las calorías que aporta, porque son poquísimas al apenas contener grasas e hidratos de carbono. No contiene nada de azúcar, es rica en agua, calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio, sodio y Vitamina C.

Diferencias con la menta

La menta y la hierbabuena son plantas similares, pero tienen consistencias y beneficios diferentes. La menta (mentha piperita), que se deriva de la menta verde, contiene más del 30 % de mentol y hasta un 0,2 % de carvona. La carvona es una sustancia que se encuentra en muchos aceites esenciales de plantas. Por otra parte, la hierbabuena contiene hasta un 70% de carvona y solo hasta un 1% de mentol.

Ambas plantas pueden ayudar a aliviar los síntomas digestivos y las náuseas. También proporcionan algo de alivio del dolor.

Sin embargo, la menta funciona mejor para aliviar los síntomas respiratorios y de la piel, mientras que la hierbabuena puede funcionar como anticonvulsivo y ayuda a activar los glóbulos blancos en la sangre de una persona. La menta es un estimulante, mientras que la hierbabuena es un sedante.

usos de la hierbabuena

Ventajas

La mentha spicata posee tantas propiedades como beneficios aporta al cuerpo humano. Los más conocidos son el sabor y el aroma en las comidas, pero medicinalmente también podemos beneficiarnos.

Previene la diabetes

Los últimos estudios aseguran que la hierbabuena controla los lípidos que circulan por el torrente sanguíneo. Tomar esta planta reduce los niveles de colesterol y triglicéridos, por lo que puede influir positivamente en la prevención de la diabetes.

Favorece la digestión

Seguro que esta es una de las propiedades más conocidas. Tomarla en infusiones no es simplemente por el sabor que aporta, si no porque es eficaz para aliviar el dolor de estómago y la indigestión.

La hierbabuena puede aliviar los síntomas digestivos, como los gases, la hinchazón y la indigestión. Los estudios indican que relaja el sistema digestivo y puede aliviar el dolor. También evita que los músculos lisos se contraigan, lo que podría aliviar los espasmos en el intestino.

Aunque ningún estudio ha examinado el té de hierbabuena y la digestión, es posible que el té tenga efectos similares.

Alivia los síntomas del intestino irritable

Siguiendo en relación al sistema digestivo, también mejora los síntomas propios del intestino irritable. Es decir, reduce considerablemente el exceso de gases y el dolor estomacal. La menta relaja los músculos del sistema y permite que estos síntomas mejoren.

El síndrome del intestino irritable (SII) es un trastorno común del tracto digestivo. Se caracteriza por síntomas digestivos como dolor de estómago, gases, hinchazón y cambios en los hábitos intestinales. Aunque el tratamiento para el SII a menudo incluye cambios en la dieta y la toma de medicamentos, la investigación muestra que tomar aceite de hierbabuena como remedio a base de hierbas también podría ser útil.

El aceite contiene un compuesto llamado mentol, que se cree que ayuda a aliviar los síntomas del SII a través de sus efectos relajantes sobre los músculos del tracto digestivo.

Posee efectos antiespasmódicos y analgésicos

El aceite de hierbabuena es un perfecto relajante muscular tanto en su consumo como en el uso cutáneo. Parece ser que la acción del mentol provoca una reducción del dolor, por lo que se la considera una planta con propiedades analgésicas.

Por este mismo motivo y por su efecto refrescante, aseguran que alivia el dolor de las quemaduras leves. Y, por propia experiencia, también reduce el picor de las ortigas. Son plantas que suelen crecer juntas, así que apúntate este consejo si eres asiduo al campo.

Refresca el aliento

Hay una razón por la cual la hierbabuena es un saborizante común para las pastas de dientes, los enjuagues bucales y las gomas de mascar. Además de su agradable olor, la menta tiene propiedades antibacterianas que ayudan a matar los gérmenes que causan la placa dental, lo que puede mejorar el aliento.

En un estudio, las personas que se habían sometido a una cirugía de columna y habían recibido un enjuague hecho con aceites de hierbabuena, árbol de té y limón experimentaron una mejoría en los síntomas del mal aliento, en comparación con aquellos que no recibieron los aceites.

Reduce el dolor de cabeza

Como la hierbabuena actúa como relajante muscular y analgésico, puede disminuir ciertos tipos de dolores de cabeza. El mentol en el aceite aumenta el flujo sanguíneo y proporciona una sensación refrescante, posiblemente aliviando el dolor.

En un estudio en personas con migrañas, el aceite de menta aplicado en la frente y las sienes redujo significativamente el dolor después de dos horas, en comparación con un aceite de placebo. En otro estudio, se encontró que el aceite de menta aplicado en la frente era tan efectivo para los dolores de cabeza como 1000 mg de paracetamol.

Aunque el aroma del té de hierbabuena puede ayudar a relajar los músculos y mejorar el dolor de cabeza, no existe evidencia científica que respalde este efecto. Sin embargo, la aplicación de aceite en las sienes puede ayudar.

Reduce la actividad bacterial

La hierbabuena tiene diferentes modos de acción en las bacterias, pero sobre todo exhibe sus propiedades bactericidas. Esto se debe a la presencia de los fenólicos que actúan como prooxidantes, y reducen la actividad bacterial.

Aunque no hay estudios sobre los efectos antibacterianos del té de menta, se ha demostrado que el aceite de menta elimina eficazmente las bacterias. En un estudio, se descubrió que el aceite de menta mata y previene el crecimiento de bacterias comunes transmitidas por los alimentos, incluidas E. coli, Listeria y Salmonella en los jugos de piña y mango.

El aceite de hierbabuena también mata varios tipos de bacterias que provocan enfermedades en los seres humanos, incluidos el estafilococo y las bacterias relacionadas con la neumonía. Además, los estudios indican que la menta reduce varios tipos de bacterias que se encuentran comúnmente en la boca.

Mejora los síntomas del resfriado

Como decíamos antes, mejora el funcionamiento del sistema inmunológico, siendo una de sus mejores propiedades la descongestionante. De hecho, existen varios fármacos con mentol que no necesitan receta. Aun así, hay que admitir que la menta en sí no tiene una función descongestiva, sino que la sensación refrescante es lo que provoca ese efecto.

La hierbabuena tiene propiedades antibacterianas, antivirales y antiinflamatorias. Debido a esto, la infusión puede combatir la obstrucción de los senos paranasales debido a infecciones, el resfriado común y las alergias.

Además, la investigación demuestra que el mentol, uno de los compuestos activos de la menta, mejora la percepción del flujo de aire en la cavidad nasal. Por lo tanto, el vapor del té de hierbabuena puede ayudarnos a sentir que la respiración sea más fácil.

hierbabuena beneficios

Contraindicaciones

A pesar de ser un alimento saludable, la hierbabuena presenta contraindicaciones en niños menores de 5 años, debido a los posibles efectos provocados por el mentol. Incluso el uso del aceite de esta planta de forma cutánea puede generar reacciones alérgicas, además de irritaciones en la nariz y los ojos.

Hay que tener especial cuidado también si sufrimos úlcera estomacal, acidez o problemas gastrointestinales. En principio, no se han demostrado problemas en mujeres embarazadas, ni en madres lactantes, pero no se recomienda su consumo por los efectos secundarios que pueda generar el mentol.

Lógicamente, la hierbabuena no es ningún súper alimento. Tomarlo en las cantidades moderadas, dentro de una alimentación equilibrada, hará que nuestro cuerpo pueda aprovechar todas estas propiedades. Así que olvídate de tu dosis de menta tomándote un mojito y añádela en guisos y ensaladas.

Usos

Podemos agregar hierbabuena fácilmente a ensaladas verdes, postres, batidos e incluso agua. El té de hierbabuena es otra forma popular de incorporarlo a la dieta. Sin embargo, muchos de los estudios que muestran los beneficios para la salud de la menta no implicaron comer las hojas con alimentos. En cambio, la menta se tomaba en forma de cápsula, se aplicaba sobre la piel o se inhalaba mediante aromaterapia.

Cuando se usa menta con fines de salud, es importante evaluar lo que se busca lograr y cómo se usó la planta en la investigación para ese propósito en particular. Algunas ideas son:

  • Comer hojas frescas o secas: Sirve para tratar el mal aliento.
  • Inhalación de aceites esenciales: Puede mejorar la función cerebral y los síntomas del resfriado.
  • Aplicándolo sobre la piel: Se utiliza para reducir el dolor en los pezones por la lactancia.
  • Tomar cápsulas con comida: Puede ayudar a tratar el síndrome del intestino irritable y la indigestión.
¡Sé el primero en comentar!