El maíz azul no es un alimento muy común en España, ya que el que más consumimos es el amarillo. Seguramente desconocías que existen diferentes tipos de maíz, siendo el azul uno de los más raros. Tiene su origen en las culturas precolombinas, teniendo gran relevancia en México. Aunque se utilizaba como tinte para la ropa, el maíz azul aporta numerosos beneficios para la salud.
Te estarás preguntando qué clase de magia ha hecho que el maíz tome un color azul, ¿verdad? Pues ese color se lo otorgan las antocianinas, que son una sustancia con gran poder antioxidante. Las puedes encontrar también en frutos rojos, como fresas o ciruelas.

¿Por qué es más saludable el maíz azul?

En México existen tres variedades de maíz: el blanco, que se cultiva para el consumo humano de manera natural; el amarillo, pensado para el procesamiento industrial y alimentar a los animales; y el maíz azul, que se se usa en México para preparar tortillas y tacos.

Algunos estudios afirman que el maíz azul aporta menos almidón y menos índice glucémico que el blanco. Además, aporta mucha más cantidad de fibra que otros cereales y nos abastece de aminoácidos esenciales como la la leucina y la histidina.
Asimismo, destaca por su contenido en vitamina A, E, ácidos grasos, fósforo y calcio.

Puede ser una buena alternativa para personas diabéticas o con sobrepeso, ya que se reduce el contenido en almidón de la dieta. Son muchas las investigaciones que hablan de los beneficios en la salud, ya que incluso afirman que su color tiene un efecto anticancerígeno, regula la tensión y los niveles de insulina en sangre.

En España es difícil de localizar el maíz azul, a no ser que visites una tienda mexicana. Por suerte, hay empresas que ponen a la venta la harina de este maíz para que puedas usarla directamente en la cocina. Si quieres probarla, en Amazon la encontrarás de manera sencilla.