Todos tenemos bastante claro que el aceite de oliva es esencial en una alimentación equilibrada y saludable, sobre todo si nos referimos a la dieta mediterránea. El aceite de oliva es un producto único en el mundo y tenemos la suerte de ser un referente en España. ¿Quién no toma tostadas con aceite para desayunar o le echa un chorreoncito a la ensalada? Sus propiedades son maravillosas para nuestro organismo, ya que se trata de una grasa saludable, ¿pero sabrías decirnos en qué se diferencian el aceite de oliva, el virgen y el virgen extra?

A veces nos supone un desconcierto ir a comprar sin tener claros los conceptos de un tipo de aceite y otro, y acabamos comprando dependiendo del precio. ¿Son todos igual de buenos para la salud? ¿Tienen la misma calidad? ¡Te lo contamos!

La diferencia parte del modo de extracción

Dependiendo de cómo se extraiga el aceite de la aceituna, así tendremos un tipo u otro. ¿Sabes cómo se hace?

Las aceitunas parecen demasiado pequeñas como para albergar tanto jugo, pues en torno al 30% de su pulpa es aceite. Cuando se extrae el oro líquido, se separa del resto de la aceituna y esta se desecha.

La forma más tradicional para obtener el aceite es mediante presión, poniendo la aceituna en una prensa y estrujándola. Dicen que es la mejor manera de hacerlo, aunque debido a su complejidad y poco rendimiento, apenas se realiza así.
La segunda forma de hacerlo es triturando la aceituna y centrifugándola

para separar el aceite. Como son densidades diferentes, sale limpio. Es el método más cómodo para las industrias y el que más usan hoy en día.
Existe también una tercera forma, pero se usa en aceites de poca calidad (sobrantes u orujos). Estos aceites no se pueden consumir por su mal sabor, así que le añaden procesados químicos para convertirnos en aptos para el consumo. Comúnmente se le llama refinado y es de los de peor calidad.

Diferencias entre aceite de oliva, virgen y virgen extra

El aceite de oliva virgen y el virgen extra se obtienen por las dos primeras formas de extracción, sin usar refinado. El aceite virgen extra es el que mayor calidad encontramos y no puede sobrepasar los 0,8º de acidez.
La diferencia entre estos dos tipos es que el virgen es un poco inferior en calidad, ya que su acidez puede rondar hasta los 2º.

El aceite de oliva, sin denominación alguna, es una mezcla de aceite de oliva refinado (máximo un 90% del contenido) junto con aceite de oliva virgen o virgen extra. Sin duda, es el de peor calidad y notaremos una gran diferencia con los otros dos anteriores. Sobre todo por el sabor algo químico.