A más de uno le va a explotar la cabeza cuando se entere de que además de no ser peligroso comer huevos a diario, la cáscara de huevo también se toma. Hasta ahora, lo normal era tomar el huevo completo, o dividirlo en clara y yema para hacer algunas recetas dependiendo de nuestros objetivos. Si quieres aprovechar del todo este alimento, parece que la cáscara está cogiendo cierto protagonismo en el mundo de la nutrición. Aunque muchos temen tocarla, por su posible contagio de salmonelosis, es rica en calcio y la ciencia alardea de numerosos beneficios.

Cáscara de huevo para evitar la osteoporosis

Para algunos no es más que una simple cubierta que protege el contenido, pero es interesante saber que contiene un 95% de carbonato cálcico, así como proteínas y minerales.Aunque es bastante dura, es una membrana semi permeable que permite el paso del aire y la humedad a través de los 17.000 poros que cubren la superficie. Por eso, es conocida por tener un alto riesgo de contaminación de bacterias, tanto en el interior como en el exterior.

Seguro que te has fijado en que tiene una membrana blanca que se suele pegar a la clara del huevo cocido y que tienes que retirar; pues esta es también rica en colágeno, queratina y glucosamina.

Se piensa que ingerir la cáscara de huevo triturada, con las membranas incluidas, es uno de los remedios más eficaces contra la descalcificación y osteoporosis. En una sola cáscara encontramos unos 2 gramos de calcio. Es cierto que existen muchos alimentos que tienen la fama de ser ricos en este mineral, como los lácteos o algunos vegetales, pero pueden no ser tan eficaces.

Desde hace tiempo, el polvo de esta parte del huevo procesado se ha utilizado como suplemento natural de calcio y se vende en tiendas. Muchos científicos se han adentrado en este llamativo alimento, sacando conclusiones muy positivas en la osteoporosis. Uno de ellos muestra que el calcio extra, el estroncio y la fluorina actúan positivamente sobre el metabolismo óseo y estimulan el crecimiento.

No solamente en bueno para los huesos

Otras investigaciones también apuntan a que se reducen los dolores de las enfermedades relacionadas con los huesos, y que mejora la movilidad de los pacientes. No obstante, parece que no es el único beneficio que aporta al organismo, también se le atribuyen efectos positivos en la acidez del estómago y la indigestión.

Además, el calcio es un mineral que favorece a mantener un ritmo cardíaco adecuado y regula los niveles de potasio, magnesio y fósforo en la sangre.

Presta atención a la salmonela

Lo comentábamos al principio. La cáscara de huevo ha sido siempre temida por su gran riesgo a contener salmonela. A pesar de que las membranas hacen lo posible para proteger el huevo, pueden depositarse bacterias que causan problemas gastrointestinales, como la gastroenteritis. Por tanto, la higiene tiene un papel importante si vas a tomar en casa las cáscaras de huevo. Lo primero que debes hacer es hervir las cáscaras limpias, durante unos minutos. Déjalas secar y mételas en el horno durante una hora. Después, machácalas y añade el polvo al yogur, a tu batido o a cualquier receta.

Lo único que debes evitar es comértelo a cucharadas, porque es bastante desagradable.