Seguro que a lo largo de tu vida has consumido semillas de girasol sin saber la cantidad de beneficios que aportan a tu salud. ¡Eso sí! Para nutrirte de sus propiedades de la forma más saludable, conviene hacerlo al natural. Como ocurre con el resto de semillas y frutos secos, tomarlas fritas o saladas, no es lo recomendable.

En el caso de las semillas de girasol, las hay de muchos tipos. Las más habituales son las blancas y en cuanto conozcas todas sus aportaciones, seguro que las incluyes en tu dieta sin pensarlo.

Beneficios de tomar semillas de girasol

Mejoran el sistema inmunológico

Son ricas en ácido fólico por lo que fortalece las defensas ayudando a mantener el sistema inmunológico en óptimas condiciones.

Fuente de vitaminas y minerales

Las semillas de girasol son fuente de vitamina B1 y vitamina E. Además, contienen minerales como calcio, magnesio, hierro, fósforo y potasio. Es un alimento muy nutritivo que te ayudará a cuidar el organismo.

Favorecen el aspecto de la piel

La vitamina E es muy conocida por sus propiedades para cuidar la salud de la piel. Es un antioxidante muy poderoso que contribuye a un aspecto muy saludable y revitalizado.

Cuidan es sistema nervioso

Su contenido de fósforo y magnesio, las convierten en un superalimento para el cerebro. Favorece los estados de concentración y memoria, por lo que es ideal en momentos de necesidad de un mayor rendimiento intelectual.

Fortalecen los huesos

Al ser ricas en calcio, contribuyen a mantener los huesos fuertes y evitar roturas o lesiones. Son ideales en mujeres que sufren descalcificación a causa, por ejemplo, de la menopausia.

Aportan energía

La vitamina B1 ayuda a mantener el cansancio a raya. Así que si estás en un momento de mayor fatiga, empieza a recurrir a un puñadito de semillas de girasol y notarás cómo te sientes más enérgico y vital.

Previenen enfermedades cardiovasculares

Su contenido en ácidos grasos Omega 6, favorecen el sistema circulatorio, ayudando a mantener el corazón en buenas condiciones. De esta manera, tienen la capacidad de prevenir enfermedades cardiacas y otras dolencias graves.

Cuidarse nunca había sido tan fácil. Y es que recibir todos estos beneficios, tomando un súper alimento natural y que, además, está riquísimo es todo un lujo. Añade las pipas en tus yogures o ensaladas; tómalas solas o haz bizcochos y galletitas caseras… tienes cantidad de opciones para ingerir diariamente tu dosis de semillas. ¡Ponte a ello!

Si quieres conocer los beneficios de las semillas de calabaza, haz clic aquí.