El envejecimiento es inevitable; eso no lo puedes cambiar. Pero sobre lo que sí tienes algo de poder es sobre lo bien que lo haces. Todo comienza con lo que tienes en el plato.

Para una cena de primer nivel que le dé a tu cuerpo lo que necesitas hasta bien entrada la época dorada, come un poco de pollo asado junto con verduras (las que más te gusten) y farro (u otro grano integral).

Y si eso suena como una alimentación equilibrada y estás sorprendido, o incluso un poco molesto, recuerde que no hay nada de malo en volver a lo básico.

Beneficios de una cena equilibrada

Está repleto de proteínas

Una porción de 85 gramos de pechuga de pollo rostizado tiene unos impresionantes 28 gramos de proteína. Obtener suficiente proteína es tan importante para envejecer bien, ya que tu cuerpo usa este nutriente para construir nuevas células. Si no obtienes suficiente, tu cuerpo la tomará de su propio músculo, y te debilitará.

La pérdida de masa muscular con la edad es una afección llamada sarcopenia, que puede predisponerte a caídas que tienen consecuencias devastadoras. Esta pérdida de músculo comienza a los 30 años, por lo que no importa la edad que tengas ahora, debes tener proteínas en tu plato.

Además, la proteína también puede tener un efecto beneficioso sobre la masa ósea en la columna lumbar (la zona de la espalda inferior), según un informe de junio 2017 y meta-análisis en The American Journal of Clinical Nutrition. Mantener la masa ósea a medida que envejeces es importante para disminuir el riesgo de osteoporosis.

Si puedes ralentizar la pérdida de masa muscular y ósea que viene con el envejecimiento, puedes mantener una vida activa y más saludable.

Tu cuerpo necesita 0.8 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal, lo que se traduce en aproximadamente 50 gramos de proteína por día para una persona de 70 kilos. Idealmente, esto debería distribuirse a lo largo del día.

¿No le gusta el pollo o cualquier carne? No hay problema, puedes optar por fuentes de proteínas vegetarianas como legumbres, huevos o frutos secos. También puedes elegir pescados como el salmón o el bacalao.

persona tomando una cena saludbale y equilibrada

Es de color brillante

La mitad de tu plato en cada comida debe ser de frutas y verduras, y está claro que eso es bueno para ti durante toda la vida. Esto es lo que se llama comerse el arcoíris. Si tienes colores en tu plato, tendrá una dieta maravillosa.

De hecho, comer una dieta balanceada significa que probablemente no necesites tomar un suplemento multivitamínico, ya que estos alimentos ya están llenos de vitaminas y minerales.

Está lleno de vitaminas B

Añade granos integrales a una cuarta parte de tu plato. Puede ser arroz integral, pasta integral, quinoa, bulgur, polenta integral o farro, lo que sea que te guste ese día.

Los cereales integrales son fuentes importantes de vitamina B. Conforme envejeces, pierdes la reserva de tu cuerpo y no tienes la capacidad de recuperación que tenías cuando eras más joven, y eso es cierto para todos los órganos y sistemas de tu cuerpo.

Asegurarte de obtener las vitaminas que necesitas le ayudará a mantener la función en un nivel óptimo. Las vitaminas B son particularmente buenas para preservar la cognición normal. Estos ayudan a maximizar la función de tu cerebro.