Alimentarnos bajo una dieta mediterránea tiene como ventaja la inclusión de numerosas verduras y hortalizas. Las alcachofas, por ejemplo, son una perfecta opción para tomar frescas en ensaladas, en guisos o en pizzas. Más allá de la famosa dieta milagrosa con esa hortaliza, a continuación te presentamos los 9 reales beneficios de su consumo.

Se recomienda tomarlas lo más naturales y crudas posibles para retener la mayor cantidad de vitaminas y minerales posibles, pero lo cierto es que las alcachofas crudas no son realmente apetecibles ni sabrosas. Opta por cocinarlas al vapor o hervidas para tener la versión más saludable de cualquier receta.

Son muy nutritivas

Aunque son pequeñas, las alcachofas se consideran una bomba de nutrientes importantes como la vitamina A y C, hierro, potasio y antioxidantes. Además, tiene un aporte calórico muy bajo (tan solo 64 calorías por porción), es baja en grasa y azúcar, posee una gran cantidad de fibra y es rica en hidratos de absorción lenta y proteínas.

Mejora el sistema digestivo

Las alcachofas están repletas de inulina. Esta sustancia se encuentra en las raíces de las plantas y se encarga de mejorar la salud intestinal. Además de absorber minerales, como el calcio, también combate el estreñimiento y refuerza el sistema inmunológico.

Son ricas en proteínas

Lo mencionábamos antes, son muy ricas en proteínas vegetales. Concretamente aportan 3’5 gramos por porción. Combinándolas con otros alimentos que contengan proteína vegetal (legumbres, cereales), podemos conseguir una buena dosis de proteína completa y reducir el riesgo de padecer alguna enfermedad coronaria.

Fortalece el sistema inmunológico

Aunque popularmente se piensa que el zumo de naranja es la mejor forma de reforzar el sistema inmunológico, realmente no es la mejor opción. En este caso, la alcachofa está considerada como uno de los alimentos más fortalecedores y ricos en antioxidantes.

Poseen gran cantidad de polifenoles

Para tener un sistema inmunológico saludable son necesarios los polifenoles, y las alcachofas son ricas en ellos. Estas sustancias químicas pueden reparar las células dañadas que, a su vez, dañan la función inmunológica. Los polifenoles se encuentran principalmente en los alimentos de origen vegetal de color verde.

Pueden ayudar a tratar alergias

Una dieta basada en el consumo de vegetales, en la que se incluya las alcachofas, tienen la posibilidad de rebajar la inflamación. Este vegetal es una buena fuente de folato, que es una vitamina B potencialmente beneficiosa para disminuir la inflamación que causan las alergias y el asma. Incluso, también es importante durante el embarazo.

Son ricas en fibra

La fibra es una sustancia que nuestro cuerpo no absorbe ni produce, pero sí necesita para tener un buen funcionamiento del tránsito intestinal. Además, es la encargada de aportarte sensación de saciedad, así que será tu aliada en dietas de pérdida de peso. En media taza de alcachofas obtenemos aproximadamente 7 gramos de fibra; más de una cuarta parte de la dosis recomendada para mujeres y casi una quinta parte de la recomendada para los hombres.