Aspartamo: todos los riesgos de este edulcorante

El aspartamo es uno de los edulcorantes artificiales más populares disponibles en el mercado. De hecho, es muy probable que hayamos consumido un refresco light con esta sustancia en las últimas 24 horas.

Aunque el edulcorante sigue siendo popular, también ha traído controversia en los últimos años. Muchos opositores han afirmado que el aspartamo es realmente malo para la salud. También hay afirmaciones sobre las repercusiones a largo plazo del consumo del aspartamo. Desafortunadamente, aunque se han realizado pruebas exhaustivas, no hay consenso sobre si el aspartamo es «malo» para la salud.

¿Qué es?

El aspartamo se usa ampliamente en productos envasados, especialmente en aquellos etiquetados como alimentos «light». Los ingredientes del aspartamo son ácido aspártico y fenilalanina, y ambos son aminoácidos naturales. El cuerpo produce ácido aspártico y la fenilalanina es un aminoácido esencial que se obtiene de los alimentos.

  • Ácido aspártico. Este es un aminoácido no esencial que se encuentra naturalmente en el cuerpo humano y en los alimentos. Los aminoácidos son los componentes básicos de las proteínas en el cuerpo. El cuerpo utiliza el ácido aspártico para crear hormonas y apoyar el funcionamiento normal del sistema nervioso. Las fuentes dietéticas incluyen carne, pescado, huevos, soja y cacahuetes.
  • Fenilalanina. Este es un aminoácido esencial que está naturalmente presente en la mayoría de las fuentes de proteínas, pero el cuerpo no lo produce de forma natural. Los humanos tienen que obtenerlo de los alimentos. El cuerpo lo usa para producir proteínas, sustancias químicas cerebrales y hormonas. Las fuentes incluyen carnes magras, productos lácteos, nueces y semillas.

La combinación de estos dos ingredientes crea un producto que es unas 200 veces más dulce que el azúcar común. Una pequeña cantidad puede hacer que la comida tenga un sabor muy dulce. Además, aporta muy pocas calorías.

Cuando su cuerpo procesa el aspartamo, parte de él se descompone en metanol. El consumo de frutas, jugos de frutas, bebidas fermentadas y algunas verduras también contienen o dan como resultado la producción de metanol. A partir de 2014, el aspartamo fue la mayor fuente de metanol en la dieta. El problema es que es tóxico en grandes cantidades, aunque cantidades más pequeñas también pueden ser preocupantes cuando se combinan con metanol libre debido a su mayor absorción.

El metanol libre está presente en algunos alimentos y también se crea cuando se calienta el aspartamo. Consumido habitualmente puede ser un problema porque se descompone en formaldehído, un carcinógeno conocido y neurotoxina, en el cuerpo. Sin embargo, los expertos afirman que incluso en los niños que son grandes consumidores de aspartamo, no se alcanza el nivel máximo de ingesta de metanol.

También afirman que, dado que se sabe que comer frutas y verduras mejora la salud, la ingesta de metanol de estas fuentes no es una alta prioridad para la investigación.

Productos con aspartamo

Cada vez que un producto está etiquetado como «sin azúcar» o «cero azúcares», generalmente significa que tiene un edulcorante artificial que sustituye el azúcar. Aunque no todos los productos sin azúcar contienen aspartamo, sigue siendo uno de los edulcorantes más populares. Está ampliamente disponible en una serie de productos envasados.

Algunos ejemplos de productos que contienen aspartamo incluyen:

  • Refresco light
  • Helado sin azúcar
  • Zumo de frutas bajo en calorías
  • Chicles
  • Yogur
  • Caramelo sin azúcar

El uso de otros edulcorantes puede ayudarnos a limitar el consumo de aspartamo. Sin embargo, si queremos evitarlo por completo, también tendremos que asegurarnos de buscarlo en los productos envasados. El aspartamo se suele etiquetar como que contiene fenilalanina.

refrescos con aspartamo

Efectos secundarios

Los expertos recomiendan que se consuma un máximo de 40 miligramos por kilogramo de peso corporal. Una lata de refresco light contiene alrededor de 185 miligramos de aspartamo. Una persona de 68 kilogramos tendría que beber más de 15 latas de refresco al día para exceder la ingesta diaria.

Sin embargo, existen varios riesgos en la salud de consumir este edulcorante.

Sistema inmunológico y estrés oxidativo

Los autores de un estudio aseguran que el aspartamo puede afectar el sistema inmunológico y, como resultado, puede provocar estrés oxidativo e inflamación.

Sus hallazgos sugirieron que el aspartamo podría afectar las células de varios órganos del cuerpo, incluidos el cerebro, el corazón, el hígado y los riñones. Al ser resistente a las bacterias, también podría provocar un desequilibrio en la microbiota intestinal. Sugirieron que el aspartamo podría afectar la tolerancia a la glucosa y los niveles de insulina y pidieron más investigación sobre los beneficios y los inconvenientes de este edulcorante para las personas con diabetes.

Fenilcetonuria

Los expertos advierten que las personas con fenilcetonuria, una rara enfermedad hereditaria, tienen dificultad para metabolizar una fenilalanina, uno de los componentes del aspartamo. Si la persona consume esta sustancia, el cuerpo no la digiere adecuadamente y puede acumularse.

Los niveles altos pueden resultar en daño cerebral. Los expertos instan a las personas con esta afección a controlar su consumo de fenilalanina del aspartamo y de otras fuentes.

Cambios de humor

En un estudio, los científicos encontraron que el aspartamo parecía aumentar los síntomas en personas con antecedentes de depresión, pero no en aquellas sin ese historial. En adultos sanos encontraron resultados similares. Cuando los participantes consumieron una dieta alta en aspartamo, experimentaron más irritabilidad y depresión.

Algunos investigadores revisaron estudios sobre el vínculo entre el aspartamo y aspectos de la salud neuroconductual, entre ellos dolor de cabeza, migrañas, estados de ánimo irritables, ansiedad, depresión e insomnio.

Sugirieron que la fenilalanina en el aspartamo puede evitar que el cuerpo produzca y libere neurotransmisores que hacen que nos sintamos bien, como la serotonina y la dopamina. También propusieron que el aspartamo puede contribuir al estrés oxidativo y la liberación de cortisol.

Los autores propusieron usar el aspartame con cuidado, pero también pidieron más investigación para confirmar un vínculo.

Cáncer

Algunos estudios en animales han encontrado un vínculo entre el aspartamo y la leucemia y otros tipos de cáncer.

Un estudio encontró que los roedores que recibieron dosis bajas de aspartamo todos los días de sus vidas, incluida la exposición fetal, tenían más probabilidades de desarrollar cáncer.

Otro estudio encontró que los hombres que consumían más de una porción diaria de refresco de dieta tenían un mayor riesgo de linfoma no Hodgkin. Sin embargo, los hombres que consumían grandes cantidades de refrescos regulares también tenían un mayor riesgo de linfoma no Hodgkin. La razón del aumento en cada caso no estaba clara.

Dolores de cabeza

Los investigadores han encontrado que las personas que tomaron aspartamo no reportaron más dolores de cabeza que las que tomaron un placebo.

Sin embargo, los autores de un pequeño estudio concluyeron que algunas personas pueden ser susceptibles a los dolores de cabeza por el aspartamo. Posteriormente, otros científicos criticaron este estudio debido a su diseño.

Convulsiones

En un estudio, los investigadores evaluaron a 18 personas que dijeron haber experimentado convulsiones después de consumir aspartamo. Descubrieron que incluso con una dosis alta de alrededor de 50 mg, el aspartamo no tenía más probabilidades de causar convulsiones que un placebo.

Un estudio anterior en animales con y sin epilepsia encontraron resultados similares.

Fibromialgia

En 2010, los científicos publicaron un informe de un caso pequeño sobre dos pacientes y el efecto negativo del aspartamo. Ambos pacientes afirmaron haber experimentado alivio del dolor de la fibromialgia al eliminar el aspartamo de sus dietas.

Sin embargo, ninguna evidencia experimental respalda estas afirmaciones. Un estudio posterior no encontró evidencia para apoyar una conexión. La eliminación del aspartamo de las dietas de 72 participantes del estudio no afectó el dolor de la fibromialgia.

alternativas al aspartamo

Alternativas naturales

La ciencia disponible no sugiere efectos negativos a largo plazo, pero la investigación está en curso. Antes de volver al azúcar (que tiene muchas calorías y no tiene ningún valor nutricional), podemos considerar alternativas naturales al aspartamo. Podemos intentar endulzar alimentos y bebidas con fruta de monje, alulosa u hojas de estevia.

Aunque estos productos son más «naturales» en comparación con las versiones artificiales como el aspartamo, aún debemos consumir estas alternativas en cantidades limitadas. Al igual que el azúcar, las alternativas naturales al aspartamo pueden contener muchas calorías con poco o ningún valor nutricional.

¡Sé el primero en comentar!