Los niños menores de 1 año pueden comer de todo menos esto

Entre los 6 y los 12 meses ya se empieza con la alimentación complementaria, no por eso hay que introducir cualquier alimento, y mucho menos en cualquier estado de cocción y en cualquier cantidad. Hay que tener en cuenta una serie de factores importantes para que no haya problemas de salud como problemas gastrointestinales o reacciones adversas. Es por esto que vamos a indicar qué alimentos están prohibidos para los niños menores de 1 de año.

Los niños pueden comer de todo, es cierto, siempre y cuando se respeten unas cantidades, las dosis y otros factores. Por ejemplo, pueden comer huevos, pero no podemos darles un huevo entero de primeras, sino que debemos ir dándole un 25% de un huevo durante varios días e ir subiendo por 25% hasta que le demos un huevo entero y veamos que no hay reacciones en su organismo. Lo mismo con el pescado, las acelgas, las legumbres, frutas, frutos secos, etc.

Como debe ser su alimentación

Un bebé de 6 meses debe comer solo leche materna o leche de fórmula y a partir de ahí debe empezar con los sólidos, siempre y cuando el pediatra de su visto bueno. Puede darse el caso de que nuestro bebé tenga un desarrollo más lento y no esté preparado aún para recibir sólidos, lo que dará lugar a frustración, sensación de hambre y riesgos de ahogo por no masticar bien o no dosificar bien las cantidades.

Un niño de entre 6 y 12 meses de edad puede comer huevos, pescado azul, carne de vaca y lomo de cerdo, incluso jamón, también puede tomar algunas verduras crudas como tomate, zanahoria, aguacate, salsas como bechamel, croquetas, puré de patatas, arroz, tortilla, yogur, queso, pan, sopa con fideos o guisantes, etc.

Será el pediatra el que nos de la orden de qué alimentos sí y cuáles no. Es conveniente consultar con un dietista especializado en alimentación infantil, para asegurarnos de que nuestro hijo se alimenta bien, de forma variada y equilibrada y no tendrá carencias nutricionales ni tampoco pasará hambre.

Alimentos prohibidos

A lo largo del texto veremos qué alimentos no podemos darles a nuestros hijos menores de 1 año y entenderemos por qué son tan negativos para ellos. Como decimos, un menor de 1 año puede comer de todo, sí, pero teniendo en cuenta ciertas cosas que parecen lógicas, pero a veces cometemos ese error.

Sal

Los riñones de los niños menores de 1 año siguen en desarrollo y en proceso de maduración, por lo que este alimento está prohibido en su dieta. Además, los niños no necesitan especias en sus comidas para encontrar los sabores, ya que su paladar y sus gustos se están formando. Tampoco es bueno los alimentos encurtidos o enlatados en vinagres, aceites, conservas, pastillas de caldo, sopas de polvos, etc.

Tengamos en cuenta que para un niño de menos de 12 meses todo es nuevo, es decir, el sabor de la patata cocida, la zanahoria rayada o el huevo cocido, todo es nuevo para ellos y sus sabores son básicos y a ellos les gustan. Además, esto les ayudará a identificar los sabores de forma natural y a crear sus preferencias en cuanto a sabores.

Si en lugar de ofrecer una alimentación complementaria con solidos ofrecemos potitos, tenemos que asegurarnos que no traen sal en su composición. Si se trata de mayores de un año, si podemos introducir la sal de forma esporádica y en muy pequeñas cantidades y que sea sal yodada.

La miel está prohibida para menores de un año

Miel

El consumo de miel en menores de 3 años puede causar botulismo, una enfermedad poco común, pero que cada año se registran nuevos casos, superando la centena en algunos años. El botulismo es una enfermedad que provoca debilidad muscular, dificultad para respirar, problemas para succionar, caída de párpados, entre otros síntomas.

Aun menor de 3 años no se le puede ofrecer miel de ningún tipo, ni como remedio casero frente a la tos, ni para mejorar las recetas de frutas o yogur con cereales, ni nada. Es un alimento muy alto en azúcares, y, además, sus intestinos no están preparado para hacer frente a las bacterias, por lo que se desencadena la enfermedad. Los mayores de 3 años y los adultos sí pueden porque ya cuentan con bacterias en los intestinos capaces de hacer frente al problema.

En el mercado existen cereales especiales que contiene miel. Partiendo de la base de que su contenido en miel es ínfimo, esa miel ha sido tratada a altas temperaturas para matar las bacterias que causan enfermedades, por lo que son alimentos seguros. Aun así, mejor no ofrecer la miel hasta los 3 años, o cuanto más tarde mejor. De todas formas, la miel tampoco es un alimento imprescindible en la dieta, y es muy rico en azúcares.

Pescados grandes y carne de caza

La carne de caza también está prohibidísima para niños menores de 12 meses por su alto contenido en plomo, así que mejor ofrecer carne de carnicería y que sea pollo, pavo, conejo, vaca y cerdo, siempre con cortes magros, a la plancha, sin especias y en trozos muy pequeños. La carne de caza hasta los 7 años no se debe ofrecer, ya que puede causar daño neuronal.

Los pescados grandes pueden contener mucho mercurio y hay que evitar su consumo en niños menores de 3 o 4 años. Algunos peces a evitar son pez espada, tiburón, cazón, atún, tintonera, y lucio. Además, también hay que evitar el consumo de mariscos crudos o cocidos antes de los 4 años por su presencia en cadmio como las gambas, langostinos, cigalas, cangrejos, etc.

Espinacas y acelgas

Antes de cumplir el año de vida, los bebes no deberían consumir ni espinacas ni acelgas, según la Agencia Española de Seguridad Alimentaria por el alto contenido de nitratos. Además, una vez pasan los 12 meses, no deben tomar más de una ración de estas verduras al día y que la cantidad ni super el 20% del plato total.

Lo mismo sucede con las algas y la remolacha. Lo de las algas se debe al exceso de yodo y eso puede causar graves problemas de salud en nuestros hijos, a pesar de que son alimentos ricos en calcio y hierro. De hecho, los expertos no recomiendan este alimento hasta que no se superan los 5 o 6 años.

Con la remolacha pasa algo parecido y es que es una verdura muy rica en nitratos, como pasaba con las espinacas y las acelgas y es mejor no ofrecerlas hasta los 2 años de edad.

Frutos secos enteros

Los frutos secos son saludables, nadie lo niega, pero son alimentos pequeños y duros que no se deshacen en la boca, por lo que es mejor no ofrecerlos a los niños menores de 1 año. Además, los expertos recomiendas que hay que esperar hasta lo 3 o 5 años para ofrecer este tipo de alimentos y siempre con máxima precaución. En caso de niños menores de 1 año, podemos ofrecer los frutos secos molidos, por ejemplo, un poco de polvo mezclado con yogur.

Algo similar sucede con las uvas o las salchichas, es mejor no ofrecerlas en estado natural hasta los 2 o 3 años y siempre extremando las precauciones y cortándolas 2 veces por la mitad para que no ocupe su esófago en casa de que se la traguen entera.

Biberón con leche de vaca

Leche entera de vaca

La leche materna tiene aproximadamente 1 gramo de proteínas por cada 100 ml de producto, y eso es más que suficiente para un niño, por lo que, en la alimentación complementaria, el pecho se sigue recomendando. Las leches de formula suelen tener algo más de proteína, quizás unos 2 gramos, pero es que la leche de vaca supera los 3 gramos y eso supone un exceso de proteínas para los bebés menores de 1 año.

Digamos que los niños sí pueden digerir la leche de vaca, pero sus riñones no pueden filtrar ese exceso de nutrientes, de ahí que puedan surgir complicaciones médicas, así que lo mejor es evitar la leche de vaca y algunos derivados hasta que el pediatra de el visto bueno.

Bebidas vegetales

Las bebidas vegetales están a la orden del día y son excelentes fuentes de minerales y vitaminas para adultos, lleven dieta vegana o vegetariana o no, pero en el caso ni niños menores de 12 meses, es mejor que no intentemos darles estas bebidas vegetales.

Las bebidas vegetales las hay de arroz, soja, avena, quinoa, avellana, nuez, coco, almendras, etc. y no deben incluirse en la dieta de un niño tan pequeño, salvo las leches de fórmulas que ya viene adaptadas a niños lactantes. A partir de los 12 meses, los expertos aconsejan ofrecer las leches vegetales de forma esporádica sin llegar a sustituir a otros alimentos con mejores valores nutricionales.

Alimentos poco cocinados

La leche cruda, huevo poco hecho, pescado y carne cruda, etc. Son alimentos que hay que evitar en la dieta de un menor de 12 meses. Con respecto a lácteos, carnes, pescados y huevos, todo debe cocinarse como mínimo a 70 grados para conseguir destruir los patógenos causantes de enfermedades como salmonelosis.

Los alimentos poco cocinados es mejor introducirlos a partir de los 5 años, y siempre que sean alimentos de confianza que sepamos que están libres de riesgos como la salmonela, la campilobacteria, la listeria o la Escherichia coli.

Así que mucho cuidado con los huevos pasados por agua, las tortillas a la francesa poco hechas, el huevo frito con yema líquida, las mayonesas caseras, los huevos revueltos, los quesos poco curados o elaborados con leche cruda, etc.

Picantes

Por supuesto, los picantes están completamente prohibidos en la dieta de los menores de 1 años. Si en casa hay tradición de comer platos muy especiados y picantes, podemos ofrecerlos a partir del año de edad, pero de forma muy controlada y en muy pequeñas cantidades.

Los expertos recomiendan evitar estas prácticas, hasta que el sistema digestivo del niño esté completamente desarrollado y reforzado, ya que podríamos crear graves problemas de salud a largo plazo. Lo mejor es preguntar a un experto que conozca el historial médico de nuestro hijo y que nos aconseje.

Azúcares

Todos los tipos de azúcares están prohibidos en dietas para niños de menos de 12 meses, e incluso debería estarlo para menores de 18 años, así se evitarían problemas de salud como la diabetes infantil la obesidad en menores de 16 años. Pero dejando a un lado este debate, volvemos a la dieta saludable de niños de menos de 12 meses, y es que todo lo que sean dulces, refrescos, bebidas energéticas, azúcar blanco con fresas, etc. está prohibido.

El azúcar es un alimento totalmente innecesario en la dieta de niños y adultos, por lo que siempre que lo evitemos estaremos ganando salud y alejando de nosotros enfermedades como el cáncer.

¡Sé el primero en comentar!