No comas esto si quieres marcar abdominales

No comas esto si quieres marcar abdominales

Sofía Pacheco

Los abdominales son de los músculos que más cuesta marcar y esto se debe a que para mostrarlo como vemos en la televisión en las revistas y en redes sociales, hay que hacer multitud de sacrificios aparte de un buen entrenamiento con el que quemar grasa y fortalecer los músculos localizados en el abdomen. No es nada fácil marcar abdominales y quien lo haya, al menos, intentado sabe el trabajo que hay detrás.

A lo largo de este texto vamos a indicar qué tipo de comida debemos sacar de nuestra vida lo antes posible si nuestro objetivo es marcar abdominales. Con esto no queremos decir que, si eliminamos los fritos, al día siguiente tendremos la tableta en nuestro abdomen. Como ya hemos avisado, marcar abdominales es un trabajo constante y la alimentación debe ir de la mano de un buen entrenamiento para obtener mejores resultados (y más rápido).

Existen una serie de alimentos y de comidas que las tenemos muy asimiladas en nuestro día a día y que cada vez que las ingerimos más nos alejan cada vez más de nuestro objetivo. Tampoco queremos que la alimentación se convierta en una obsesión y suframos ningún trastorno alimenticio, nos sintamos presionados por lucir abdominales, suframos por no comer nuestra comida favorita o nos obsesionemos con nuestro peso y con mostrar músculos.

Todo hay que hacerlo en su justa medida y siempre y cuando nos sintamos a gusto, libres y sin presión social por los cánones de belleza.

Alimentos ultraprocesados

Lo importante es retirar los siguientes alimentos de nuestro día a día, desplazándolos a ocasiones muy puntuales como, por ejemplo, comer fuera de casa, cumpleaños, día que vamos con prisas en la oficina, caprichos y antojos, etc.

Una mujer sostiene un donut de chocolate en su mano

Bollería industrial (galletas incluidas)

Todos esos donuts de glaseado, de chocolate y de colorines, esas palmeras de chocolate, las galletas que prometen ser bajas en azúcar o ayudar a bajar el colesterol, las magdalenas para mojar en la leche, los croissants del paquete de plástico, las napolitanas de chocolate, los barquillos de vainilla, los bombones de crocanti, y las cremas de cacao y similares que llevan aceite de palma y gran cantidad de azúcar.

En resumen, son calorías vacías que al producir picos de glucemia se convierten en grasa y normalmente se acumulan en la zona del abdomen.

Lo mejor es pasar son los ojos cerrados por la sección de dulces, o directamente tener fuerza de voluntad y ser capaces de asumir que son alimentos muy insanos para nuestra salud cardiovascular, además de que nos alejan del objetivo de marcar abdominales este verano. Podemos elegir este tipo de alimentos para días muy puntuales y mientras tanto elegir dulces en su variedad saludable o buscar alternativas.

Helados y chucherías

El verano y el buen tiempo son traicioneros. Los helados están por todas partes y no es malo comerlos de vez en cuando, al revés, animamos a hacerlo siempre y cuando no vayan contra las indicaciones médicas por alergias o diabetes, por ejemplo.

Otra opción es hacer nosotros nuestros propios helados con agua mineral y fruta exprimida con trozos de frutas. Los mejores polos veraniegos que probaremos en nuestra vida y además no nos impedirán marcar abdominales este verano.

Con respecto a las chucherías, pasa igual que con la bollería industrial. Están cargadas de azúcar e ingredientes insanos que provocan picos altos de glucemia y como no da tiempo a eliminarla, pues se convierten en grasa, por eso se les considera calorías vacías.

Platos precocinados y comida rápida

Comer de vez en cuando una hamburguesa, una pizza, un kebab, tacos o alguna otra comida rápida, no es del todo mala opción, pero cuanto más nos alejemos de este tipo de alimentación, mejor. La comida rápida en general se cocina con muchas grasas, en aceites refinados de girasol, en planchas con poca higiene, algunos ingredientes son procesados, etc.

Un día por antojo o por prisas, sí podemos elegir tipo de comidas, pero lo más adecuado es elegir la opción saludable, es decir, solo un trozo de carne, con todas las verduras posibles, pocas salsas, para beber elegir agua y cambiar las patatas fritas por otra opción como pieza de fruta o ensaladas.

Una mujer comiendo pollo frito

Fritos y rebozados

El pescaíto frito, las empanadillas, las patatas fritas, san Jacobo, calamares, croquetas, rollitos de primavera, etc. Normalmente son alimentos que se fríen en grandes cantidades de aceite de girasol que ha sido reutilizado varias veces y que, a su vez, esos rebozados tienen harinas refinadas, pan rallado y otros añadidos como panceta, quesos, salsas, y demás.

Esta comida sí que sí que tenemos que retirarla de nuestra dieta diaria y trasladarla a ocasiones muy (pero que muy) puntuales, dado que son muy insalubres y son un cargamento de grasas para nuestro cuerpo y el tren directo a problemas de corazón y colesterol.

Alimentos naturales

Hay una serie de alimentos y comidas que no son ultraprocesados como tal, pero sí que tenemos que reducir drásticamente de nuestra dieta si queremos marcar abdominales.

Carnes y embutidos

Llegamos a la sección de embutidos, quizás de las más prohibidas desde hace años cuando se trata de querer perder grasa y marcar abdominales. Los embutidos están cargados de grasas y también de hidratos de carbono, pero decimos que, a pesar de esto, se pueden consumir con cierta frecuencia. Eso sí, lo mejor es optar por pechuga de pollo o pavo y hacerlo a la plancha o al vapor y acompañarla de verduras.

Habría que huir de los chorizos, morcillas, mortadelas, jamón de york, patés, chóped, etc. Así como de carnes rojas que son altas en grasas y un consumo excesivo de este tipo de carne está relacionado con la aparición de algunos cánceres en dietas muy poco equilibradas.

Lácteos (de mala calidad)

Cuando hablamos de lácteos en este listado de alimentos prohibidos para marcar abdominales, nos referimos a los lácteos de mala calidad, por ejemplo, quesos fundidos, leches con muchas grasas, yogures azucarados con sabores en lugar de elegir kéfir, batidos de «frutas» que no tiene fruta de verdad, y alimentos similares que no son de buena calidad ni la mejor elección como postre diario o tentempié ocasional.

El queso fresco bajo en grasas y sal es de las mejores opciones, ya que es un alimento muy versátil porque podemos comerlo en tostadas, ensaladas, con frutas, como tentempié a media mañana, etc. Con respecto a los lácteos mejor elegir un yogur natural y sin azucarar y bajo en grasas.

Un perrito caliente con varias salsas prohibidas si quieres marcar abdominales

Salsas

Algunas como la mayonesa y el kétchup están tan integradas en nuestro día a día que nos suena extraño cuando tenemos que eliminarlas de la dieta diaria. Podemos elegir salsas, sí, por supuesto, pero lo mejor es optar por opciones naturales, sin azúcares, con aceite de oliva, bajas calorías, ingredientes saludables como un alto porcentaje de tomate, sin colorantes artificiales, etc.

Podemos usar salsas de manera esporádica (se consideran ultraprocesados) como unas patatas bravas, salsa barbacoa en una hamburguesa, mayonesa en un bocadillo de tortilla, salsa de mostaza en un hotdog, salsa alioli para el típico arroz negro, salsa césar o alguna similar para la ensalada, etc.

Zumos de frutas y bebidas gaseosas

Tomar fruta es esencial para nosotros por su gran aporte de vitaminas y minerales, lo que no es recomendable es querer sustituir la fruta fresca y real por los zumos de fruta ultraprocesados y cargados de azúcar. Si es cierto que, si tenemos en casa una licuadora, podemos preparar nosotros nuestros zumos con la mezcla de frutas y verduras que queramos, además podemos añadirle semillas y frutos secos.

Cuando pensemos en un sustituto de alguna cocina o alimentos, debemos reprogramar nuestros pensamientos y elegir directamente el alimento original, en este caso elegir un melocotón en lugar de un zumo de melocotón. Lo mismo con las barritas energéticas o comidas y batidos sustitutivos. Hay que huir de todo eso.

¡Sé el primero en comentar!