¿Cómo potenciar el bronceado con alimentos?

¿Cómo potenciar el bronceado con alimentos?

Sofía Pacheco

Sabemos que hay alimentos que nos ayudan, por ejemplo, a eliminar el colesterol, otros a limpiar la sangre, otros regulan el azúcar, y así sucesivamente, pero también existen algunos alimentos que potencian el bronceado.

El bronceado, dependiendo de la zona de España en la que se viva, se puede iniciar en marzo y terminarse casi en noviembre. A lo largo de este texto vamos a indicar bastantes alimentos que ayudan a activar la melanina y a potenciar el bronceado.

Es un proceso que no sirve si se hace de un día para otro. Para activar la melanina debemos preparar al organismo y darle todos los nutrientes necesarios para que nuestro bronceado sea de 10.

También es importante nutrir la piel con cremas hidratantes, ya que una piel sana y bien protegida no se quema y no se daña tanto con el Sol, permitiendo que el bronceado sea más uniforme y duradero.

Consejos

Los primeros días de Sol son peligrosos y más si nos exponemos a la radiación solar estando blancos, sin la piel nutrida y sin protección. Es bastante probable que ese día nos pique la piel, tengamos rojeces, el cuerpo caliente, dolor por las quemaduras y varias consecuencias más por una exposición irresponsable.

Igual que cuidamos nuestro cabello usando aceites, champú sin parabenos y acondicionares sin químicos, también debemos cuidar nuestra piel. Para ello vamos a dar algunos consejos básicos:

  • Usar exfoliantes corporales al menos 2 veces a la semana.
  • Lavarnos con geles lo más naturales posibles.
  • Crema corporal diaria después de la ducha adaptada a nuestro tipo de piel.
  • Desmaquillarnos siempre que lleguemos a casa con productos adecuados y sin ejercer una fuerza excesiva en la piel.
  • Lavarnos la cara dos veces al día y usar crema hidratante adaptada a la edad (de día y de noche), con protección solar y que no sea grasa.
  • Usar mascarillas y exfoliantes 1 vez a la semana en el rostro.
  • Los labios y el contorno de ojos tienen sus propios cuidados con cremas especiales.
  • Si tenemos codos y rodillas secas, debemos usar una crema específica para esas zonas.

Si nuestra piel es sensible y encima somos muy pálidos, la exposición al Sol se recomienda de manera controlada y progresiva. Si aun así decidimos darnos baños de Sol y broncearnos, nuestro protector solar deberá ser superior a factor 30.

Una mujer poniendo crema solar en su cuerpo

¿Qué significa SPF y para qué sirve cada factor?

SPF son las siglas de Factor de Protección Solar y cada número se corresponde con un tipo de piel y circunstancia. Además, cada número indica las veces que tardaríamos en quemarnos al usarla, es decir, un SPF 30 significa que tardaremos unas 30 veces más en quemarnos que si no usamos crema.

Los factores más comunes son 15, 30 y 50. El 15 es el mínimo, y el que más se repite en cremas hidratantes de día. El factor 30 es el mínimo que siempre se recomienda, sobre todo a gente adulta con un tono de piel no pálido, y el SPF 50 es el recomendado para pieles sensibles y en días con mucha radiación solar.

Vitaminas, omega 3 y mucha agua

Cuando estamos pensando en broncear nuestra piel, tenemos que tener en cuenta 3 cosas muy importantes, la vitamina E que se encuentra en el aguacate, en el aceite de girasol y en el de oliva, así como en frutos secos. El omega 3, que también es esencial para dar elasticidad a la piel y mantenerla nutrida, y beber dos litros de agua al día, para que nuestro cuerpo no se deshidrate en ningún momento.

Frutas y verduras que potencian el bronceado

Existen ciertas frutas y ciertos vegetales, verduras y hortalizas que son idóneos para potenciar el bronceado, pero como decimos no sirve de un día para otro, sino que es un proceso de varias semanas en las que preparamos al cuerpo de cara a los baños de sol de primavera y verano.

El bronceado no se es algo mágico, sino que para que nuestra piel se oscurezca debemos propiciar la creación de melanina, que a su vez nos protege de la radiación solar.

Zanahoria

Las zanahorias siempre han sido conocidas por alterar el color de la piel, pero no te volverán naranja, contrariamente a la creencia popular. Aparte de sus beneficios, también cuenta con gran cantidad de betacaroteno que ayuda a potenciar el bronceado y a favorecer la creación de melanina en nuestra piel. De esta forma conseguiremos una piel brillante y el tono dorado con el que todos señamos.

También tienen mucha vitamina A, que puede mejorar la vista y proteger la piel del daño solar. Solo una zanahoria mediana proporciona el 200% de la ingesta diaria recomendada de vitamina A, lo que hace que sean beneficiosas para ti y tu piel.

Un hombre alzando una zanahoria

Calabaza

Un alimento cargado de carotenoides, betacaroteno y vitamina C perfectos para broncear nuestra piel en verano. Además, lo bueno de esta hortaliza es que se puede comer cruda, asada, en cremas y en zumos. No nos olvidemos de sus pipas, que también son esenciales para el organismo.

Cuando pensamos en calabazas probablemente se nos venga a la cabeza la temporada de Halloween. Pero cuando el bronceado comience a desvanecerse en octubre, podemos defendernos y comer calabaza en vez de exhibirla en nuestra puerta delantera. Junto con los carotenoides que mejoran la piel en esta verdura de otoño, también hay altos niveles de fibra por caloría. Se ha demostrado que la fibra ayuda a la digestión y te ayuda a sentirte lleno por más tiempo.

Boniato y batata

Son verduras muy versátiles, ya que se pueden freír, asar, usar en pasteles, cremas, zumos, y demás. ¿Pero sabías que también se pueden usar para broncear la piel?

Las batatas tienen los niveles más altos de carotenoides en comparación con todas las demás verduras, el nutriente responsable de ese efecto bronceado natural. Y si esto no es suficiente para animarte a consumir este vegetal, las batatas también son ricas en vitamina B6 y potasio, que son importantes para mejorar la salud del corazón.

Mango

Una fruta deliciosa como ella sola. El mango está cargado de betacaroteno y antioxidantes, dos aliados para una piel bronceada por más tiempo. Los antioxidantes protegen a las células y retrasan el envejecimiento de la piel.

Esta fruta tropical agria se puede encontrar en todos los batidos en todo el país y por una buena razón. No solo está lleno de carotenoides que aumentan el bronceado, el mango tiene antioxidantes (como quercetina, astragalina y ácido gálico) que se ha demostrado que previenen el cáncer de colon, cáncer de mama, cáncer de próstata y leucemia.

Melón cantalupo

A medida que se calientan los meses de verano, las personas se vuelven más conscientes de mantenerse hidratadas. Por suerte, si no somos amantes del agua, podemos comprar una fruta sabrosa para obtener el H20 que tanto necesitamos. El melón, en particular, puede ayudarnos en los meses de verano con su alto contenido de agua y electrolitos. El melón contiene aproximadamente un 90% de agua y su color naranja se debe a los carotenoides de la carne. Entonces, para evitar los efectos deshidratantes y quemadores de la piel del sol, tomaremos una rodaja de melón.

Un melocotón partido por la mitad y sumergido bajo el agua

Melocotón

Una fruta muy clásica y que siempre vemos en las macedonias de frutas de los supermercados. Además, los zumos de melocotón, por norma general, son los favoritos de los niños. Si queremos una piel sana y bronceada, será mejor que nos aficionemos a comer melocotones por su alto contenido en betacaroteno y en potasio, un mineral esencial para el buen funcionamiento del organismo.

No hay nada como un melocotón de verano perfecto y jugoso, y te damos una razón más para comer melocotones esta temporada. Los melocotones combinan carotenoides con altos niveles de potasio, un mineral esencial para el correcto funcionamiento del cuerpo. El potasio ayuda a mantener niveles saludables de presión arterial, así como a mantener una función cerebral adecuada.

Tomate

El tomate se considera una de las mejores frutas de la época estival donde nos acostumbramos a tomar el sol. Es un alimento de color rojo, y eso indica un alto contenido de betacaroteno y ayudan al bronceado y que éste sea más duradero.

Está en nuestra salsa para pasta, nuestra salsa de tomate, nuestras ensaladas y muchos más. Al igual que con el pimiento rojo, su color rojo indica la presencia de carotenoides, y uno de los carotenoides más importantes en los tomates se llama licopeno. Se ha acreditado al licopeno por prevenir una variedad de enfermedades como enfermedades cardíacas, cáncer, cataratas y asma. Incluso se ha utilizado para tratar el VPH en algunos casos.

Pimiento rojo

Los pimientos rojos obtienen su color vibrante de los carotenoides, pero comerlos no enrojecerá la piel. Estos carotenoides funcionan de la misma manera que lo hacen en todas las demás verduras y le dan al bronceado brillo de verano.

Junto con esos carotenoides, se encuentran los altos niveles de vitaminas C y A, lo que hace que los pimientos rojos sean una combinación excelente para el cuidado de la piel. Además de la salud de la piel, estas vitaminas hacen cosas increíbles para la vista. Para una mejora de la piel que realmente puede ver, agregaremos un poco de pimiento rojo a nuestra próxima ensalada de verano.

Col rizada

Las verduras de hojas verdes están cargadas de beneficios para nuestra salud, pues en verano no iban a ser menos. Todos estos vegetales de color verde también ayudan en el proceso de creación de melanina y potencian un bronceado natural.

En este punto, probablemente hayamos escuchado la col rizada es una de las verduras más densas en nutrientes que existen y que tiene muy buenos beneficios para todo el cuerpo. Hay una ventaja menos conocida de la col rizada que se relaciona con su apariencia. Sí, también tiene altos niveles de carotenoides que mejoran el tono de la piel.

Brócoli

Las frutas cítricas no son el único alimento donde podemos obtener la dosis diaria de vitamina C. En una taza de brócoli obtenemos más del doble de vitamina C que un limón entero. La vitamina C es importante para proteger contra las deficiencias inmunitarias y para estimular la producción de colágeno, lo que ayuda al cuerpo a curar las heridas rápidamente.

Por lo tanto, la combinación de carotenoides y vitamina C en el brócoli puede mejorar el color y la función de la piel, haciendo de esta verdura otra forma de ayudar a parecer más dorados por el sol.

Espinacas

La espinaca es de ese vegetal frondoso que probablemente hizo que nuestra cara se arrugase cuando éramos niños, pero tenemos la sensación de que la comerás a puñados cuando te enteres de sus efectos para teñir la piel.

La espinaca es rica en esos carotenoides que producen bronceado y también contiene una gran cantidad de vitamina K en sus hojas. La vitamina K regula la coagulación de la sangre en las venas y arterias, además de promover la salud de los huesos. Para tener huesos fuertes, un flujo sanguíneo adecuado y una piel aún mejor, intentaremos meter algunas de estas hojas en nuestra próxima comida.

Frutos secos y semillas

Muchas veces leemos y oímos que añadir frutos secos y semillas al yogur es beneficioso para la salud. Esto se debe a la cantidad de vitaminas y minerales que contienen. En verano también podemos comerlos si queremos que nuestra piel sea más oscura y su efecto sea más uniforme y dure más tiempo.

Además, los frutos secos y las semillas nos protegen del sol hasta en un 25% que en dietas que carecen de estos alimentos. Esto es gracias a sus antioxidantes y a la estimulación de colágenos que protegen nuestra piel y retrasan el envejecimiento prematuro que causa la exposición al Sol.

Diferentes tipos de frutos secos encima de una mesa

Nueces

Este fruto seco se usa muchísimo en repostería, aunque también causa muchas alergias en muchas personas. Las nueces favorecen la absorción de los rayos del Sol aumentando las posibilidades de pigmentación de la piel. Nos broncearnos más rápido y mejor gracias a que el manganeso protege nuestra piel de la radiación.

Almendras

Con ellas, no solo logramos nutrir nuestro cuerpo, sino que mejoramos nuestra piel para que luzca brillante. Las almendras son ricas en ácidos oleicos, calcio y vitamina E, y la unión de todos estos beneficios propician la creación de una barrera que nos protege de la radiación solar. (El protector solar en crema sigue siendo obligatorio).

Avellanas

Las avellanas son sabrosas cuando se tuestan, el problema de aumentan su valor calórico, pero sigue siendo un fruto seco muy sano y un buen aliado para el bronceado gracias a su vitamina E que actúa como barrera de protección contra la exposición solar.

Avena y otras semillas

Hay quienes no les dan importancia a las semillas como las de chía, lino, pipas, amapola, sésamo, etc. Todas estas semillas, al verlas tan pequeñas pasan desapercibidas, pero están llenas de beneficios para el organismo. Tiene vitaminas, antioxidantes y minerales tan importantes como el hierro, calcio, zinc, magnesio, entre otros.

¡Sé el primero en comentar!