Añade espelta a tu desayuno para tener más salud

La espelta es un cereal que ha ganado autoridad en los últimos meses, y no nos extraña en absoluto. La espelta es bastante más saludable que el trigo clásico, y ahora entenderemos por qué decimos esto. Se debe tomar 100% integral, en lugar de refinado, pero para ello habrá que estar espabilado y saber leer las etiquetas de los productos, de lo contrario no obtendremos todos los beneficios de este rico cereal.

Un cereal muy nutritivo que se viene usando desde hace siglos y ahora ha ganado popularidad, sobre todo entre las dietas saludables donde se les da prioridad a los alimentos integrales. Aun así, no es buena idea tomar espelta si estamos dentro de los grupos que nombramos en el apartado de contraindicaciones.

¿Qué es la espelta?

Se trata de un cereal muy similar al trigo tradicional. Lo curioso es que se calcula que la espelta ya se cultivaba hace más de 7.000 años, sin embargo, nunca ha tenido tanta relevancia como el trigo.

Lo bueno de este cereal, frente al tradicional trigo es que la espelta tiene mejores valores nutricionales, es decir, es más completo y más nutritivo, quedando el trigo por debajo, en calidad y en valor nutricional.

A lo largo de los años la espelta no ha sufrido tantas modificaciones genéticas cómo si le ha pasado al trigo. Este último ha sido modificado genéticamente para satisfacer a la industria alimentaria. De ahí que sea de peor calidad y más majo en nutrientes que nuestro cereal protagonista de hoy.

En la Edad Media este cereal era el que consumían las clases altas de la sociedad, mientras que el trigo quedaba para la clase baja, así como el centeno y la cebada. Lo curioso de esta historia es que antes del siglo 19, el cultivo de espelta tuvo un boom en Galicia y Asturias, aunque después el cultivo se desplomó. El éxito se debió a la resistencia de este cereal frente a las inclemencias meteorológicas del norte de España.

A pesar de lo desconocido que es este grano de color marrón, es uno de los que mejor tolera nuestro organismo, aunque si somos celíacos, tenemos malas noticias. So solo somos intolerantes al gluten, entonces sí podemos comerlo, pero eso lo explicaremos en el apartado de contraindicaciones o efectos adversos de consumir espelta en nuestro día a día.

Pan de espelta integral

Valores nutricionales

Lo interesante de la espelta es su valor nutricional, ya que se aspecto no importa demasiado. Normalmente consumimos espelta en forma de harina. Aquí queremos explicar algo importante y es que antes de elegir un producto fabricado con espelta o harina de este cereal, tenemos que asegurarnos que es 100% integral.

Solo así obtendremos todos los beneficios del grano, de lo contrario, si es un cereal refinado, ha perdido casi todas las proteínas, vitaminas y minerales y principalmente quedan los hidratos de carbono.

Esto lo convierten en un producto rico en calorías. No nos fiemos de los envoltorios donde pone «integral», ya que la normativa de publicidad en España, permite señalar que un producto es integral si al menos contiene un 5% de ese cereal o de harina integral.

100 gramos de espelta aportan 336 kilocalorías, unos 70 gramos de hidratos de carbono, 6,82 gramos de azúcares, casi 11 gramos de fibra, 14,60 gramos de proteínas y el 11% es agua. Por otro lado, tenemos minerales y varias vitaminas muy importantes que vamos a descubrir ahora.

Por un lado, tenemos vitamina A, K, B3, B5 y B9. Y, por otro lado, tenemos minerales como calcio, hierro, fósforo, magnesio, potasio, sodio, zinc, selenio y manganeso. Tenemos que detenernos un poco, porque si consumimos 100 gramos de este cereal, obtenemos casi el 150% del manganeso que un adulto necesita al día. Un exceso de este mineral tiene ciertas consecuencias como vómitos, mareos, dolores de cabeza, etc.

Beneficios de este cereal

Este cereal tan famoso en la actualidad tiene multitud de beneficios y vamos a comentar los principales y los que están abalados por estudios científicos.

Más energía

Este cereal nos aporta más energía que el trigo, haciéndonos capaces de afrontar la jornada de estudios o jornada laboral. Es por esto que los desayunos con pan de espelta se han popularizado tanto. Sobre todo, si se trata de espelta integral, que es el grano completo y encima tiene mayor saciedad, evitando que piquemos entre horas y nos sentamos más llenos por más tiempo.

La espelta está enfocada a personas que realizan grandes esfuerzos físicos o para quienes padecen cierta debilidad por un trastorno mental o problema físico. Es buena para combatir el insomnio y podemos reducir las odiosas migrañas.

Contrarresta el estreñimiento y la obesidad

Es un cereal bajo en grasas con poder saciante, esto hace que podamos consumirlo a casi cualquier hora y después nos sentiremos lleno por mucho más tiempo que si fuera trigo normal. Gracias a sus casi 12 gramos de fibra, podemos poner fin a los procesos de estreñimiento y regular nuestro tránsito intestinal.

Al ir al baño con más frecuencia, limpiamos el organismo de toxinas y grasas innecesarias, aparte de regular el azúcar en sangre. Es por esto que es apto para personas con obesidad. Además, gracias a su fibra, también se reducen las posibilidades de sufrir cáncer de colon, ya que liberamos los intestinos de forma continua.

Pan con harina de espelta

Previene problemas cardiovasculares

Al limpiar la sangre y el organismo, es capaz de descongestionar las venas y arterias bajando los niveles de colesterol malo, y, por ende, reducir la presión arterial y la posibilidad de sufrir enfermedades del corazón o cerebrovasculares.

Al ayudar a la depuración de la sangre, esta mejora su coagulación y su flujo reduciendo el esfuerzo del corazón y llegando mejor y más limpia a cada rincón de nuestro cuerpo.

Indicada para personas con diabetes

Este beneficio va en relación a la fibra, y es que el consumo regular de fibra ayuda a reducir los niveles de azúcar en sangre. No solo eso, sino que, si se trata de espelta 100% integral, sus azúcares son de absorción lenta por lo que no crearan picos de glucosa en el organismo.

De ahí que este tipo de cereal, así como su harina sean tan aptos para personas sanas como para diabéticos. Al ser un alimento de bajo índice glucémico es beneficiosos para todos.

Contraindicaciones de la espelta

Entre las contraindicaciones más importantes está el hecho de que es un cereal con gluten, así que no es apto para los celíacos, sin embargo, sí lo es para los intolerantes. De modo que, si lo comen unas pocas veces a la semana, no debería haber consecuencias muy graves.

Este mismo contenido de gluten tampoco está indicado para enfermos de Crohn o con colon irritable. Es más, un consumo excesivo de espelta puede dar lugar a dolores intensos de cabeza y dolores musculares.

Otro efecto adverso proveniente del consumo de espelta es que este cereal cuenta con ácido fítico, y eso impide al cuerpo absorber el zinc y el hierro. A priori puede parecer una tontería, ya que el organismo lo puede conseguir con otros alimentos, y es cuerpo, pero el zinc y el hierro es esencial en dietas vegetarianas y veganas.

¡Sé el primero en comentar!