Errores que cometes con la avena y no lo sabías

Errores que cometes con la avena y no lo sabías

Carol Álvarez

La avena es un cereal que se ha puesto de moda en los últimos años gracias a los beneficios que aporta a nuestro organismo. Desayunar avena nos hace sentirnos saciados durante más tiempo y estaremos consumiendo un hidrato de carbono complejo con nutrientes saludables.

Cocinarla es fácil, pero cuando le coges el puntillo, hasta entonces se te puede pasar o quedarte con una textura rara. Te contamos algunas cosas que haces mal con la avena para que no sigas destrozando los desayunos o las meriendas.

Descuidos que arruinan el cocinado de la avena

Aunque parece sencillo, cocinar la avena tiene más complicaciones de las que pensábamos. Pese a que el arroz siempre ha estado en el punto de mira, este cereal también requiere atención para evitar que se pase.

No la cocinas todo lo que debes

A veces te olvidas de que tienes la avena cocinándose y se te quema o se queda pasada; también puede darse el caso de que la dejas medio cruda, pensando que es un cereal instantáneo. La avena en copos necesitan un tiempo para empaparse de líquido y cocerse correctamente. Más o menos, debemos dejarla unos 5 minutos, pero prueba su textura antes de sacarla.

¿La tomas con agua en vez de leche?

La avena es un hidrato de carbono perfecto para mantenernos saciados, ¿pero olvidas qué te falta para que tu desayuno sea completo? ¡Proteína! El agua no te aportará proteína, así que una buena opción es cocinarla con leche o con alguna bebida vegetal (sin azúcar). También puedes añadir algunas semillas, mantequilla de cacahuete casera o algún fruto seco.

Hay personas a las que no les gusta la avena, ya sea porque al hacerlo con leche se adoptaba una textura extra pegajosa. Sin embargo, también cabe la posibilidad de preferir añadir agua. De esta forma evitamos que sea pegajosa y espesa. No obstante, es importante que cocines la avena en agua para obtener la mejor textura. Si estás buscando un aumento de proteínas de la leche (que definitivamente es la razón por la que muchos optan por cocinarla en leche), añade un toque de lácteo después de cocinar.

Pasas de removerla

Al igual que cuando cocinas arroz o quinoa, es necesario moverla para que no haya una explosión de burbujas. En caso de que la cocines en el microondas, vigílala y remueve cada 40 segundos. Removerla también ayuda a que libere el almidón extra y de dará una textura cremosa.

Es tentador querer revolver continuamente la avena mientras hierve a fuego lento en la olla, pero puede producir demasiado almidón, lo que da como resultado una textura pegajosa y gomosa. Intenta no tocar el cereal mientras se cocina. Cubre la olla mientras hierve a fuego lento y dale solo uno o dos vueltas ligeras.

Al cocinarla, se derrama

Siempre se te olvida que la avena aumenta su volumen y acaba desbordándose del bol, ¿verdad? No es necesario tampoco que uses una olla para cocinar macarrones, pero estaría bien utilizar cuencos más profundos o cazos más amplios para evitar que se salga la avena mientras se cocina.

No añadir sal a la avena

En su forma más básica, las ganchas es una receta de tres ingredientes: avena, agua y sal. La sal es tan importante como los dos primeros ingredientes, ya que el cereal debe estar bien condimentado para que tenga un buen sabor.

Tan solo habrá que añadir una pizca de sal a la olla de agua y avena cada vez que hagas las gachas. Además, puedes añadir edulcorante más tarde o mezclarlo con ingredientes dulces. No notarás ningún sabor salado en la mezcla.

Olvidar la olla una vez que te sientas a comer

Una vez que se vierte la avena en un tazón y cojamos la taza de café, es bastante fácil olvidarse de esa olla en la vitrocerámica. En el futuro, a las pocas horas, lamentarás los restos de avena pegados y necesitarás echar tiempo mientras restriegas intensamente.

Lo más recomendable es que, antes de sentarte con el desayuno caliente y abundante, llenes la olla de la cocción vacía con agua caliente y un poco de jabón para platos. Esto adelantará el trabajo de limpiarla más tarde, ya que el jabón ablandará los restos más pegajosos y duros de las paredes de la olla

bol de avena con fruta

¿Añades la avena en el momento correcto?

Cuando la cocinamos al fuego o en vitrocerámica, pecamos de no saber muy bien cuándo debemos añadirla. ¿Hay que esperar que la leche esté caliente o la añadimos en frío? Todo dependerá de la textura que prefieras. Si quieres una avena cremosa, añádela cuando la leche esté hirviendo a fuego lento; si prefiere que tenga consistencia, échala antes de que la leche se caliente.

Verter la avena con el agua y llevar todo a ebullición puede dar como resultado una olla demasiado cocida y blanda, ya que se cocinarán tan pronto como el agua comience a calentarse. Para obtener el máximo control de la avena, y una textura masticable, pero no blanda, primero hierve el agua y luego agrega la avena a la olla.

¿Cómo saber si la avena está poco cocinada?

El mayor error que se ve a menudo al preparar avena es comerla poco cocida. Aunque no es peligroso, la mayoría de la avena cortada en trozos se cuece previamente al vapor y se calienta, lo que hace que sea técnicamente seguro comer avena cruda, pero puede causar otros problemas para muchos de nosotros.

Se sabe que la avena poco cocida causa gases e hinchazón en muchas personas. Además, no tiene ni el sabor ni la textura deseada. La avena poco cocida también será masticable, por lo que no es la textura que la mayoría de la gente tiene en mente cuando piensa en un plato sabroso de gachas.

Para lograr el nivel perfecto de cocción, cocínala hasta que se haya absorbido todo el líquido. Si eso sucede y aún no está tierna, añade un poco más de líquido. Continua este proceso hasta que alcance la consistencia tierna perfecta que estás buscando.

¿Y cómo saber si está demasiado cocida?

Por supuesto, la otra cara de poco cocida sería la alternativa. Es decir, un cereal demasiado cocido. No se supone que la avena sea un tazón lleno de grumos donde los granos son tan suaves y blandos que apenas necesitan ser masticados. En cambio, debe tener una textura al dente, similar a la pasta.

Para hacer esto, hay que cocinarla según las instrucciones del paquete, pero usando solo 3/4 de la cantidad de agua recomendada. Incluso con menos agua, el cereal aún liberará el almidón que permite una base suave, casi picante, mientras mantiene la textura correcta del grano.

Si crees que has cocinado demasiado tu plato, intenta retirarlo del fuego y luego añade un poco de agua o leche. Hacer eso debería agregar algo de humedad y darle una consistencia más atractiva. También se pueden agregar algunos frutos secos o semillas a un tazón demasiado cocido, para ayudar a agregar un poco de textura al plato.