¿Cómo comer bulgur?

¿Cómo comer bulgur?

Sofía Pacheco

Puede que hayamos oído sobre el bulgur y por eso estamos aquí, para saber qué es, cómo se cocina y si es un alimento apto para todos. A lo largo de este texto vamos a salir de dudas conociendo todos los detalles de este cereal tan utilizado en la cocina de Oriente Medio y Asia.

El bulgur es muy común en Asia, y aquí podemos encontrarlo en tiendas o secciones especializadas. Es interesante conocer este cereal, para saber cómo introducirlo en nuestra alimentación semanal, por eso en este texto sabremos qué es exactamente, cómo se cocina, qué beneficios tiene y si todos podemos consumirlo o tiene algunas contraindicaciones importantes.

¿Qué es?

Se trata de un tipo de trigo y su nombre significa cebada hervida. Tiene su origen en Turquía, y en nuestro país se le conoce como trigo roto o trigo partido. Se extendió a Oriente Medio y aquí en España se puede comprar en tiendas especializadas.

El bulgur precocinado dura muchísimo tiempo dentro de un envase como un tupper, por eso se extendió tanto por zonas ruarles de Asia. No hay un solo tipo, sino que el bulgur puede ser grueso, fino o muy fino, algo similar a lo que le sucede al arroz.

A menudo este tipo de trigo puede confundirse con el cuscús, pero hay ciertas diferencias. Por un lado, el bulgur se consigue tras la cocción y secado de los granos de trigo, mientras que el cuscús se consigue a partir de la sémola de trigo duro molido y amasado con agua que tras un proceso aparece el granulado tan característico.

El bulgur se usa para preparar diferentes platos tradicionales de la cultura de la que es originario, pero en España podemos preparar casi cualquier plato donde hiciese falta el cereal principal que es el trigo, e incluso en sopas, ensaladas, salteados de verduras, etc.

Bulgur preparado

Valores nutricionales

Los valores nutricionales de este ingrediente tan peculiar son: 342 kilocalorías por cada 100 gramos de bulgur, 76 gramos de hidratos de carbono, 12,5 gramos de fibra, 13 gramos de proteínas y el 9% es agua. También hay otros ingredientes importantes como las vitaminas y los minerales.

Con respecto a estos, tenemos vitamina A, K, B3, B5 y B9. También, minerales tan importantes como calcio, hierro, potasio, magnesio, fósforo, sodio, zinc, manganeso y selenio. Las vitaminas están en valores muy bajos al igual que los minerales, salvo algunos casos concretos como el manganeso que aporta el 152% del valor diario por cada 100 gramos de bulgur, o el 15% de hierro por cada 100 gramos de producto, o 30% de fósforo por 100 gramos de alimentos.

A grandes rasgos parece un alimento muy nutritivo, pero no vamos a consumir 100 gramos, como mucho consumiremos 50 gramos, eso sí lo comemos solo con alguna salsa, si lo acompañamos de otros cereales como arroz, o de carne o algo similar, solo usaremos unos 30 o 35 gramos para raciones grandes.

¿Cómo se cocina?

La forma de cocinar el bulgur es muy peculiar, ya que hay que cocinarlo a fuego lento. Para conseguir el bulgur, hay que cocerlo en agua y remover constantemente para que se cueza a fuego lento y de forma uniforme. Una vez ya está cocido, lo escurrimos y lo dejamos secar durante varios días.

Una vez están secos hay que golpearlos para que se rompan, se les quita el salvado, se tamizan y se vuelve a dejar secar durante varios días más, y ya estaría listo. Pero no, no es el proceso que nosotros tenemos que hacer si compramos un paquete de bulgur. Nosotros ya compramos el grano roto, por lo que solo tenemos que cocerlo de nuevo y añadirlo al plato que queramos.

Para cocerlo en nuestra casa, hace falta el doble de agua que de bulgur y tardará unos 7 minutos en cocerse, llegando incluso a los 30 minutos si es un grano grueso.

Beneficios

Este cereal tan peculiar tiene unos cuantos beneficios que nos harán querer comerlo varias veces por semana. Tampoco hay que obsesionarse, basta con comer variado y agregarlo cuando se nos antoje.

Fácil de digerir

Es un cereal muy sencillo de digerir para nuestro sistema digestivo, además, promueve las buenas digestiones. Su digestibilidad es de los beneficios más aclamados del bulgur, y es apto en todas las etapas de la vida, sobre todo durante el embarazo, no solo por su contenido en ácido fólico, sino que al ser fácil de digerir previene la fatiga y además regula el tránsito, tal y como veremos en otro beneficio más adelante.

Ayuda a bajar de peso

Es cierto que cada 100 gramos de este alimento tenemos más de 350 kilocalorías, pero no vamos a consumir nunca esa cantidad, como máximo 50 gramos, quizás, así que tenemos un contenido calórico bajo o normal. Además, es muy saciante, por lo que, al comerlo, evitaremos picar entre horas y así no consumiremos calorías extras.

Es un alimento sin grasas, con mucha fibra y sin colesterol, así que es apto en dietas de adelgazamiento y en dietas normales. La fibra también contribuye a la pérdida de peso, regulando el tránsito y limpiando de toxinas el organismo.

Bulgur cocido

Fuente de minerales

Antes hemos comentado que los valores nutricionales no están malos, pero tampoco son muy buenos. Las cantidades de las vitaminas están en niveles bajos al igual que la gran mayoría de los minerales, pero aun así cuenta con valores importante en minerales tan esenciales como el hierro, magnesio, fósforo, zinc y manganeso.

Así pues, se puede considerar una fuente de minerales importante, sobre todo para niños o para personas con anemia, siempre y cuando esa deficiencia sea baja. En caso de anemia alta, sería necesario suplementar o tomar medidas más drásticas.

Regula el tránsito y la limpieza de lo organismo

Ya lo hemos chivado en otros beneficios de este apartado, y es que el bulgur contiene casi 13 gramos de fibra por cada 100 gramos de producto. Partiendo de la base de que no vamos a tomar tanta cantidad, sino unos 50 gramos como máximo en un día, estamos hablando unos 7 gramos de fibra.

Con este aporte de fibra, sumado al resto que consumimos a lo largo de un día, conseguimos regular la actividad de los intestinos, reducir los niveles de glucosa en sangre, e incluso limpiar el organismo de toxinas y favorecer la actividad de los riñones.

Contraindicaciones

Es un cereal, y puede que más de uno ahora piense qué mal puede provocar un cereal, pues si somos celíacos, tiene contraindicaciones que nos interesan. Del mismo modo, tampoco se recomienda para quienes tengan alergias al trigo, intolerancia o estén inmersos en dietas libres de gluten de forma temporal.

Son los únicos efectos adversos que nos deja este alimento tan curioso, ya que se puede comer a cualquier edad. En caso de beber, mejor esperar al año, por si acaso, o preguntar a un pediatra o especialista en alimentación infantil.

¡Sé el primero en comentar!