¿Son saludables las propiedades de la cerveza?

¿Son saludables las propiedades de la cerveza?

Carol Álvarez

La cerveza es una de las bebidas más consumidas en la actualidad, ¿pero es tan saludable como dicen? Desde hace años, nos han convencido de que un uso moderado de cerveza (y vino) aportaba numerosos beneficios a la salud, incluidos para el corazón.

Por suerte, la ciencia está demostrando que no es del todo cierto. El alcohol es una sustancia tóxica que no necesitamos, por lo que cualquier beneficio que podamos obtener mediante la cerveza, quedaría opacado. Aun así, a continuación te contamos las propiedades que posee y los beneficios que podemos encontrar en una cerveza, pero sin alcohol.

¿Dónde nace la cerveza?

Según se ha podido saber, en Mesopotamia existen evidencias de que en algunas tabillas de arcilla se hace mención a esta bebida. O sea, que puede tener unos 5.000 años de antigüedad. Ciertamente, en Egipto también se elaboraba un tipo de cerveza, a la que llamaban “vino de cebada”. Dependiendo del lugar, la cerveza estaba hecha a partir de diferentes granos. Y llegó a ser tan importante que algunos trabajadores cobraban su sueldo así.

En el caso de la cerveza sin alcohol, tenemos que remontarnos a 1919 cuando en Estados Unidos se prohibió la comercialización de alcohol, debido a la ley seca. Así que para satisfacer a la población, se empezó a experimentar con productos que no superasen el 2’5% de graduación, hasta finalmente conseguir un contenido con entre un 0’1% y 0’3%.

La elaboración consistía en someter la cerveza tradicional a altas temperaturas para hacer que el alcohol se evaporase antes que el agua. Actualmente también se sigue haciendo de esta manera, aunque hay empresas que usan levaduras especiales o filtran la bebida.

¿Qué ingredientes la componen?

Hablamos de la cerveza tradicional, pero estoy segura de que casi nadie sabe de qué está compuesta.

  • Malta. Quizá sea el único componente que te sabes. La malta es la cebada tostada que aporta hidratos de carbono y vitaminas.
  • Levadura. Es un compuesto que usamos hasta para hacer pan. Estos hongos se encargan del proceso de fermentación, que es justo cuando se comen el azúcar de la malta.
  • Gas carbónico. Este gas está presente en refrescos. Es un componente de la cerveza que “favorece” la digestión y la hace atractiva.
  • Lúpulo. Es el encargado de aportar cierto gusto amargo, a la vez que estimula el apetito y refresca.

Existen otros tipos de cerveza, donde en vez de malta podemos encontrar espeta, trigo, frutas, etc. En este caso, la cerveza tradicional tiene un alto contenido en magnesio, fósforo, potasio, vitamina A, B, D y E.

cerveza propiedades

Beneficios de su consumo

Antes de pasar a nombrar los beneficios que aportan los ingredientes de la cerveza, quiero recalcar que no es una bebida aconsejable para hidratarnos al finalizar el entrenamiento. El alcohol provoca deshidratación. Opta siempre por agua.

Como decíamos antes, es rica en vitamina B6 y antioxidantes, por lo que protegerá al organismo de enfermedades cardiovasculares. Incluso, reduce el riesgo de aumentar los niveles de diabetes tipo II y colesterol.

Si alto contenido en maltodetrinas, procedentes de los hidratos de carbono, la convierte en una fuente de energía. Además, abunda su contenido en fibra soluble, que previene el estreñimiento y estimula el apetito.

La cerveza también puede influir positivamente en el descanso, gracias a su contenido en ácido nicotínico y lactoflavina. Aunque en el caso de la cerveza con alcohol, no obtendremos buenos resultados. Recuerda que esta sustancia interrumpe el descanso en la fase REM.

Beneficio cardiovascular

La enfermedad cardíaca es una de las principales causas de muerte. Varios estudios sugieren que el consumo ligero a moderado de cerveza y alcohol puede estar asociado con un menor riesgo de enfermedad cardíaca.

Un estudio encontró que el consumo moderado de cerveza (una bebida para mujeres, dos bebidas para hombres por día) mejoró las propiedades antioxidantes del colesterol HDL (bueno) al mismo tiempo que mejoró la capacidad del cuerpo para eliminar el colesterol.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que estos beneficios potenciales están relacionados solo con una ingesta ligera a moderada. Por otro lado, el consumo excesivo de alcohol puede aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

Control del azúcar en la sangre

El consumo ligero o moderado de alcohol puede mejorar el control del azúcar en la sangre, un problema para muchas personas con diabetes. Varios estudios han encontrado que el consumo ligero a moderado de alcohol parece reducir la resistencia a la insulina , un factor de riesgo para la diabetes, así como el riesgo general de desarrollar diabetes tipo 2.

Además, un gran estudio relacionó el consumo moderado de alcohol con un 43 % y un 58 % menos de riesgo de diabetes para hombres y mujeres, respectivamente. Sin embargo, el consumo excesivo de alcohol y los atracones pueden contrarrestar estos beneficios y aumentar significativamente el riesgo de diabetes.

También es importante tener en cuenta que este beneficio potencial no se aplica a las cervezas y otras bebidas alcohólicas que contienen altas cantidades de azúcar.

Otros beneficios potenciales

El consumo ligero a moderado de cerveza puede estar asociado con estos beneficios:

  • Puede ayudar a la densidad ósea. El consumo de cerveza de bajo a moderado puede estar relacionado con huesos más fuertes en hombres y mujeres posmenopáusicas.
  • Puede reducir el riesgo de demencia. El consumo ligero o moderado de alcohol puede reducir el riesgo de demencia. Sin embargo, el consumo excesivo de alcohol puede aumentar el riesgo.

¿Es una bebida saludable?

En resumen, los efectos sobre la salud de beber cerveza son mixtos. Aunque pequeñas cantidades pueden estar asociadas con beneficios, beber en exceso o en exceso está asociado con efectos negativos para la salud. Estos incluyen un mayor riesgo de trastorno por consumo de alcohol, depresión, enfermedad hepática, aumento de peso, cáncer y muerte.

Hay que tener en cuenta que aunque beber alcohol puede ofrecer algunos beneficios, podemos lograr los mismos efectos positivos si disfrutamos de una dieta rica en nutrientes variada de alimentos integrales como frutas y verduras. En comparación con la cerveza estándar, la cerveza ligera contiene una cantidad similar de vitaminas y minerales, pero un poco menos de calorías y menos alcohol. Esto hace que la cerveza ligera sea una mejor opción si decides entre las dos.

Por último, algunas personas se preguntan si beber cerveza después de hacer ejercicio puede ayudar a su recuperación. Aunque algunas pruebas muestran que beber una cerveza baja en alcohol con electrolitos puede mejorar la rehidratación, otros estudios han demostrado que el alcohol puede obstaculizar el crecimiento y la recuperación muscular. Además, es más efectivo rehidratarse tomando bebidas electrolíticas sin alcohol.

¡Sé el primero en comentar!