¿Por qué deberías comprar café de comercio justo?

Si eres como la mayoría de las personas, probablemente comiences el día con una taza de café caliente, ya sea en casa con un grano molido o en una cafetería local. Lo que es menos probable es saber de dónde vienen los granos de café realmente.

Más del 87 por ciento del café del mundo proviene de América Latina, incluidos Colombia, Honduras, Perú y el Caribe, y el agricultor promedio gana solo 2$ al día. Es por eso que nos preguntamos si merece la pena comprar café de comercio justo.

¿Cómo ha afectado la pandemia de COVID-19 en los productores de café?

Los agricultores dependen de un solo cultivo comercial como su única fuente de ingresos, que se ha vuelto más vulnerable a los efectos recientes del cambio climático y la pandemia de COVID-19.

La pandemia ha puesto de manifiesto lo sensibles y frágiles que son las cadenas de suministro de café. No nos damos cuenta de que la mayoría de las veces son frágiles porque buscamos que se haga de la manera más barata posible en lugar de la manera más sostenible y por el bien de los trabajadores.

Los caficultores ya enfrentaban crecientes desafíos antes de la pandemia. El precio de mercado del café ha estado muy por debajo del costo de producción durante años. A un precio de mercado tan bajo, la pandemia solo hizo más difícil para los agricultores llevar sus productos a cafeterías y vendedores. Por ejemplo, hay redes de productores en Honduras, y se estaban produciendo cierres durante la época de las exportaciones, por lo que el café ya había sido recogido y secado. Pero algunos países estaban cerrando sus fronteras y no se sabía cómo manejar los productos.

Además, la pandemia dejó muchas preguntas en el aire: ¿se les pagará a los agricultores? ¿Van a incumplir los contratos? Y como la recolección de cultivos depende en gran medida de los trabajadores migratorios, ¿cómo iban a viajar y hacerlo de forma segura?

Los fertilizantes, desinfectantes para manos, mascarillas y otros objetos importantes para la agricultura estaban paralizados y no se establecieron regulaciones sobre cómo se iban a exportar las cosas nuevamente. Digamos que se hizo un mundo ya desafiante mucho más desafiante y más caro. Imagínate que te pagan por debajo del costo durante cuatro años seguidos, y además, ahora tienes todos estos gastos para cumplir con la seguridad.

granos de café de comercio justo

¿Cómo saber si es un café de comercio justo?

Opta por lo orgánico

Busca granos «cultivados orgánicamente» y «no transgénicos» para apoyar a las pequeñas granjas y reducir tu consumo de pesticidas. La compra de café de comercio justo también tiene algunos beneficios para la salud.

Se sabe que las grandes fincas de café convencionales usan plaguicidas tóxicos que pueden ser dañinos para la salud humana y la salud ambiental de nuestro planeta. Por lo tanto, existe la esperanza de que, al apoyar a las pequeñas fincas que usan métodos agrícolas regenerativos y cultivan sus cultivos de manera orgánica sin usar herbicidas, podemos beneficiarnos a gran escala.

¿Por qué deberías comprar café de comercio justo?

La certificación de comercio justo ha establecido estándares que han mitigado algunas de las devastaciones de la pandemia y el cambio climático. Al igual que con el chocolate, se establece un precio mínimo y superior para el café, lo que ayuda a proteger a los agricultores de ser mal compensados.

El precio mínimo, que actualmente es de 1’40$ por medio kilo, aproximadamente un 40 por ciento más que el precio actual del mercado, es lo que pagan las empresas cafeteras para cubrir los costos de mano de obra, fertilizantes, semillas y exportación. Pero a los productores de café también se les paga el precio superior, un adicional de 0’20$ por medio kilo, que ayuda a financiar proyectos comunitarios, como la construcción de escuelas, parques infantiles y hospitales.

Es importante comprender que la certificación de comercio justo cubre tres pilares de la sostenibilidad: económico, social y ambiental.

Entonces, cuando compras café de comercio justo, no solo estás apoyando a los agricultores que cultivan los cultivos, sino que está invirtiendo en sistemas que hacen que tu forma de vida sea más resistente.

Esta certificación también promueve la igualdad y la seguridad en el cultivo del café. Cada grupo de productores que obtiene la certificación y cumple con esos estándares se compromete a no discriminar en la contratación por motivos de género y estado civil. Hay tolerancia cero para el acoso y el abuso sexual.

El trabajo infantil es comparativamente menos común en el café que en el chocolate. En todos los lugares donde hay pobreza hay un alto riesgo de trabajo infantil, pero esas normas no toleran el trabajo infantil y trabajan para garantizar que nadie menor de 15 años deba trabajar y que nadie menor de 18 años trabaje si obstaculiza su educación y desarrollo.

¡Sé el primero en comentar!