¿Deberíamos evitar tomar refrescos light?

¿Deberíamos evitar tomar refrescos light?

Carol Álvarez

Llevar hábitos saludables para mejorar nuestro estilo de vida o perder peso puede ser un poco caótico cuando no se tienen demasiadas nociones. Por ejemplo, muchas personas piensan que benefician a su cuerpo sustituyendo un refresco normal por refrescos light, ¿pero por qué no piensan en eliminar por completo su consumo? La ciencia es blanco o negro cuando se trata de los efectos dañinos por el exceso de azúcar añadida en nuestras dietas. Y adivina qué: la gran parte de este azúcar lo tomamos en forma de bebida.

Para saber si estos refrescos light nos están haciendo un favor (o no), acudimos a los estudios que lo analizan. ¿Quieres replantearte su consumo?

Nutrientes

La soda dietética es esencialmente una mezcla de agua carbonatada, edulcorante artificial o natural, colorantes, sabores y otros aditivos alimentarios. Por lo general, tiene muy pocas calorías o ninguna y no tiene una nutrición relevante. Por ejemplo, una lata de 350 ml Coca Cola Light no contiene calorías, azúcar, grasas ni proteínas y tiene 40 mg de sodio.

Sin embargo, no todos los refrescos que usan edulcorantes artificiales son bajos en calorías o sin azúcar. Algunos usan azúcar y edulcorante juntos. Por ejemplo, una lata de Coca-Cola Life, que contiene el edulcorante natural stevia, contiene 90 calorías y 24 gramos de azúcar.

Aunque las recetas suelen ser distintas de una marca a otra, algunos ingredientes comunes en los refrescos light incluyen:

  • Agua carbonatada. Aunque el agua con gas puede ocurrir en la naturaleza, la mayoría de los refrescos se elaboran disolviendo dióxido de carbono en agua bajo presión.
  • Edulcorantes. Estos incluyen edulcorantes artificiales comunes, como el aspartamo, la sacarina, la sucralosa o un edulcorante a base de hierbas como la stevia, que son entre 200 y 13 000 veces más dulces que el azúcar normal.
  • Ácidos. Ciertos ácidos, como el ácido cítrico, málico y fosfórico, se utilizan para agregar acidez a las bebidas gaseosas. También están relacionados con la erosión del esmalte dental.
  • Colorantes. Los colorantes más utilizados son los carotenoides, las antocianinas y los caramelos.
  • Saborizantes. Se utilizan muchos tipos diferentes de jugos naturales o sabores artificiales en los refrescos de dieta, incluidas frutas, bayas, hierbas y refrescos de cola.
  • Conservantes Estos ayudan a que los refrescos de dieta duren más en el estante del supermercado. Un conservante de uso común es el benzoato de potasio.
  • Vitaminas y minerales. Algunos fabricantes de refrescos dietéticos agregan vitaminas y minerales para comercializar sus productos como alternativas más saludables sin calorías.
  • Cafeína. Al igual que las gaseosas regulares, muchas gaseosas dietéticas contienen cafeína. Una lata de Coca Cola Light contiene 46 mg de cafeína, mientras que Pepsi Light contiene 35 mg.

¿Ayudan a perder peso?

Como los refrescos light normalmente no tienen calorías, sería natural suponer que podrían ayudar a perder peso. Sin embargo, la ciencia sugiere que la asociación puede no ser tan sencilla.

Varios estudios de observación han encontrado que el uso de edulcorantes artificiales y el consumo de grandes cantidades de refrescos de dieta se asocian con un mayor riesgo de obesidad y síndrome metabólico. Los científicos han sugerido que los refrescos light pueden aumentar el apetito al estimular las hormonas del hambre, alterar los receptores del sabor dulce y desencadenar respuestas de dopamina en el cerebro.

Otra teoría sugiere que la correlación de los refrescos dietéticos con el aumento de peso puede explicarse por el hecho de que las personas con malos hábitos de dieta beben más. El aumento de peso que experimentan puede deberse a sus hábitos dietéticos existentes, no a los refrescos light.

refrescos light contraindicaciones

Contraindicaciones de los refrescos light

Los efectos de los refrescos light no son tan esperados debido a esa aura de bajo en calorías.

Confunden al cuerpo y cerebro

Ya sea que tomes un vaso de refresco normal o la versión sin calorías, tu cuerpo no sabe la diferencia de lo que le están introduciendo. Los edulcorantes artificiales confunden a nuestros cerebros y cuerpos hasta cierto punto. Cuando probamos algo dulce, nuestro cuerpo y cerebro reaccionan liberando insulina por culpa de la glucosa que circula en nuestra sangre como resultado de comer algo con azúcar. Pero cuando ingerimos un edulcorante artificial, terminamos liberando insulina cuando no es necesario, ya que los edulcorantes no afectan a la glucosa en la sangre de la misma manera que los edulcorantes calóricos.

Con el tiempo, esto puede provocar resistencia a la insulina o dificultades para controlar el azúcar en la sangre, lo que puede derivar en diabetes.

Relacionados con la diabetes

Continuando con el punto anterior, parece que los refrescos deberían ser inocuos; ¡no tienen azúcar ni grasa! Pero la verdad es que los estudios los han relacionado varias veces la diabetes tipo II.

Un estudio observó a más de 60.000 mujeres, y encontró que beber bebidas endulzadas con azúcar y bebidas endulzadas artificialmente está asociado con un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo II. No obstante, los investigadores encontraron que el grupo que tomó refrescos endulzado con azúcar estaba en mayor riesgo. Existen más estudios que han confirmado estos hallazgos. Se observó que en ambos casos existe un mayor riesgo de diabetes.

Aun así, un estudio, publicado en The Journal of Nutrition, concluyó que beber bebidas endulzadas con azúcar, no bebidas endulzadas artificialmente, es un factor de riesgo para la diabetes tipo II.

Asociados con enfermedades del corazón

Abrir una lata de refrescos light está relacionado con un aumento de la presión arterial y otros factores de riesgo de enfermedad cardíaca. De hecho, los investigadores observaron que las mujeres que bebían dos o más bebidas endulzadas artificialmente todos los días tenían un 29% más de probabilidades de desarrollar enfermedades cardíacas y un 23% más de probabilidades de sufrir un derrame cerebral, según un estudio de este año.

Alteran nuestro microbioma intestinal

Todavía estamos descubriendo cómo nuestro microbioma intestinal es responsable de evitar ciertas enfermedades. Una revisión de febrero de este año descubrió que algunos edulcorantes no nutritivos (como aspartamo, stevia y alcoholes de azúcar) pueden alterar nuestra microbiota intestinal, y no de una manera saludable. Los investigadores alertaron específicamente sobre la sacarina y la sucralosa, asegurando que afectaron negativamente a las bacterias buenas en nuestro intestino. La sacarina provocó inflamación, mientras que la stevia también alteró ligeramente las bacterias en nuestros intestinos.

Mala opción para eliminar el azúcar

A veces las personas usan refrescos light como un apoyo para controlar la ingesta de golosinas o para dejar de consumir refrescos normales, pero definitivamente no es el enfoque adecuado.

Los edulcorantes artificiales que se encuentran en estos refrescos pueden hacer que la adicción al azúcar sea mucho más difícil de romper. Muchas personas piensan que por cambiar a un edulcorante artificial estarán eliminando mejor el azúcar; pero cuando ingiere edulcorantes artificiales, el cerebro todavía cree que es azúcar. Como resultado, se libera dopamina y se libera la sustancia neuroquímica que pide más y más.

¡Sé el primero en comentar!