Aquí todos sabemos lo importante que es obtener suficiente proteína y lo conveniente que puede ser un batido de proteínas para ayudarte a alcanzar ese objetivo. Pero hay una línea muy fina entre los batidos de proteínas que te mantienen lleno y los batidos que no son más que un subidón de azúcar en un vaso (o botella).

Para que saques el mayor provecho de tus batidos, te desvelamos los errores más comunes, para que los evites.

Errores más habituales al tomar batidos de proteínas

No haces que tu batido de proteínas te llene lo suficiente

Aunque un batido de proteínas normalmente no debería servir como reemplazo de una comida, debería ser lo suficientemente abundante como para tenerte saciado hasta tu próxima comida. No deberías sentir hambre después de tomarte uno.

Escuchar a tu estómago retumbar poco después de beber un batido puede hacer que sea más probable que ingieras calorías adicionales, especialmente azúcares y grasas, en otro snack o al comer en exceso durante tu próxima comida.

La solución está en añadir un equilibrio de grasas, carbohidratos y proteínas a un batido para mantenerte lleno. Lo mejor es agregar frutas y muchas verduras para obtener fibra, como espinacas, col rizada o incluso coliflor. El yogur griego y la proteína en polvo son excelentes formas de agregar proteínas, y la grasa puede provenir de cosas como mantequilla de frutos secos, semillas de chía o de lino.

Utilizas los polvos como única fuente de proteínas

La proteína en polvo puede venir a la mente primero al pensar en los ingredientes del batido, pero no es la única forma de agregar este macronutriente crucial. No existe una regla estricta de que se requiera proteína en polvo en este tipo de batidos.

Los alimentos integrales como frutos secos, avena, tofu, entre otros, agregan proteínas a un batido sin sacrificar el sabor y también son una opción financiera más inteligente que la proteína en polvo. Además, obtendrás más vitaminas, minerales y otros nutrientes en alimentos integrales y naturales que en polvos.

Concéntrate en mezclar batidos con fuentes de proteínas de alimentos integrales, como yogur griego, yogur no lácteo, tofu sedoso, mantequilla de cacahuetes y semillas, por ejemplo.

mujer haciendo un batido de proteina

Sustituyes una comida por un batido de proteínas

Muchos expertos no recomiendan reemplazar las comidas completas con batidos de proteínas. Hacerlo es otra forma de perder el valor nutricional de los alimentos integrales.

Un batido de proteínas básico con un suplemento de proteínas y líquido probablemente no proporciona el equilibrio y la nutrición para ser considerado una comida. Además, si no está lleno de un equilibrio de proteínas, grasas y carbohidratos, probablemente no te mantendrá satisfecho durante mucho tiempo.

Disfruta de un batido de proteínas entre comidas, en vez de suplirla. Si estás preparando un batido equilibrado y saciante, debería ayudar a controlar tu hambre hasta que comas algo más grande.

No eres exigente con tu proteína en polvo

Si decides usar proteína en polvo en un batido, primero considera tus objetivos nutricionales, preferencias personales y otros problemas de salud. Ten en cuenta que los alimentos y los suplementos no son iguales para todos. Hay productos para satisfacer diferentes necesidades dietéticas como veganos, sin gluten y ricos en calorías, por ejemplo.

Por ejemplo, si eres alérgico a los huevos, deberás evitar la proteína en polvo hecha de claras de huevo. Si eres sensible a los lácteos, los polvos hechos con suero pueden causar dolor de estómago o problemas de digestión.

Lee siempre la información nutricional de la proteína en polvo y los batidos envasados. Elige los que contengan lo que quieras, sin un montón de aditivos o ingredientes innecesarios.

Utilizas edulcorantes artificiales

Agregar edulcorantes artificiales a un batido de proteínas puede parecer un truco para ahorrar calorías, pero los efectos pueden doler más de lo que ayudan. De hecho, podrías terminar comiendo más de un alimento endulzado con estos ingredientes porque se percibe como una opción más saludable.

Además, los edulcorantes artificiales se han relacionado con el aumento de peso en lugar de con la pérdida de peso, a pesar de su reputación como una forma de consumir menos azúcar. Según una revisión de julio de 2017, publicada en el Canadian Medical Association Journal, el consumo de edulcorantes como el aspartamo y la sucralosa se asocia con un mayor peso y circunferencia de la cintura y mayores probabilidades de obesidad, problemas cardíacos y diabetes tipo 2.

Incluso si tu objetivo no es perder peso bebiendo batidos de proteínas, existen formas más saludables de endulzar un batido sin ninguno de los productos químicos.

Puedes mejorar utilizando frutas y otras fuentes naturales de azúcar, como un poco de miel o jarabe de arce, para endulzar un batido de proteínas.

batido de proteinas en el gimnasio

Compras batidos de proteínas prefabricados que parecen perfectos

Los batidos de proteínas listos para beber son útiles cuando tienes poco tiempo, pero ten cuidado con los que prometen demasiado. Ten cuidado con los lemas pegadizos o palabras de moda que prometan algo demasiado bueno para ser verdad.

Muchos no tienen ninguna prueba para respaldar sus elevadas afirmaciones. La mayoría de los batidos de proteínas están llenos de muchos añadidos para ayudar con la sensación en la boca o el sabor, pero generalmente no son un beneficio adicional para la salud.

Otra razón más por la que es tan importante leer las etiquetas nutricionales. Si no estás preparando tu propio batido de proteínas en casa, escanea detenidamente la información nutricional de un producto. Busca listas breves de ingredientes y evita los edulcorantes artificiales, el aditivo alimentario carragenano y lactosa, si es sensible a los lácteos.

Subestimas las calorías

Incluso si estás haciendo un batido de proteínas casero con frutas, verduras, frutos secos y la mejor proteína en polvo, las calorías pueden acumularse rápidamente.

Si estás mirando tu batido, puedes tener la tentación de agregar más de lo que realmente necesitas de cualquiera de los ingredientes, especialmente porque beber las calorías suele ser menos satisfactorio que comer alimentos integrales.

En lugar de improvisar al llenar la licuadora, investiga recetas y asegúrate de agregar las cantidades adecuadas.