Tomar un café a primera hora de la mañana tiene un efecto secundario que todos conocemos. Muchos de nosotros hemos evitado tomarlo antes de una reunión o examen, porque sabemos que lo siguiente es ir directos al servicio. En la actualidad, la pandemia ha promovido que trabajemos desde casa, por lo que no hay demasiado peligro en ausentarnos unos minutos cuando la naturaleza nos llama.

Pero, ¿es realmente el café la sustancia que provoca que vayamos corriendo al váter?

Efectos del café en el tránsito intestinal

Lo cierto es que no son imaginaciones tuyas, esta bebida hace lo propio para que puedas hacer caca con facilidad. Son varios los estudios que han estudiado los efectos del café en las contracciones del colon. Y sí, esta bebida aumenta la función del colon de forma similar a una comida abundante.

Hubo un estudio en 1998, que monitoreó a 12 personas mientras bebían café negro, descafeinado o agua, o consumían una comida abundante. Las tres bebidas desencadenaron contracciones del colon, aunque el café con cafeína tuvo el efecto más fuerte.
Parece que esta bebida general que el cuerpo libere varias hormonas que estimulan la vesícula biliar y las ondas de motilidad en la última parte del colon. Eso lleva a que las heces sean impulsadas hacia el recto, lo que te indica que estás listo para defecar.

Las investigaciones indican que esto puede suceder tan rápido como cuatro minutos después de beber café. Así que no te separes demasiado del servicio.

Además, ten en cuenta que si eres intolerante a la lactosa, agregar productos lácteos a tu café podría ser el principal culpable de tu viaje repentino hacia el inodoro. También hay personas que son sensibles a los edulcorantes artificiales, que en algunas ocasiones provoca heces más blandas e inflamación abdominal.

dos tazas de cafe para hacer caca

¿Se puede hacer caca sin beber café?

Ahora que ya sabemos que esta sustancia aumenta nuestras ganas de ir al servicio, ¿deberías seguir aprovechando sus efectos para poner tu tránsito en movimiento? Sabemos que te da energía de buena mañana y que ayuda a tener una evacuación intestinal limpia. Pero no todos consiguen hacer caca.

Un estudio bastante antiguo, publicado en abril de 1990 en Gut, encontró que solo el 29 por ciento de las personas en su muestra dijeron que el café les dio ganas de hacer caca, y casi dos tercios se identificaron como mujeres. No hay nada malo en tu sistema gastrointestinal si lo bebes y no notas el efecto laxante.

Además, también depende de ti y de tus hábitos para ir al servicio. Si tienes varias evacuaciones intestinales al día, eso implica que puedes ser más vulnerable a estas contracciones y tu cuerpo está preparado para que el café haga lo suyo. Si vas solo unas pocas veces a la semana, es posible que el café no te conmueva tan fácilmente. Puede que tampoco vayas todos los días, y eso está bien.

Si quieres aumentar las posibilidades de que tu taza mañanera te ayude a hacer caca, te recomendamos algunas cosas que puedes probar:

  • No bebas café negro. Agregar crema (o leche entera) aumentará la cantidad de grasa, lo que hace que las contracciones del colon muevan las cosas.
  • Desayuna con esta bebida. Comer estira el estómago para estimular tu reflejo gastrocólico, lo que puede inducirte a defecar.
  • Tómate tu tiempo. Conoce mejor tu cuerpo. Por lo tanto, si una la experiencia pasada te dice que necesitas ir al baño después, asegúrate de tener suficiente tiempo y date la oportunidad para hacer una evacuación intestinal con éxito cuando surja la necesidad.
  • Considéralo un hábito. Puedes ayudar a acondicionarte para ir reforzando esa conexión cerebro-intestino si hace que tomar café e ir al baño sean parte de tu rutina matutina.