Desde que se proclamó pandemia por coronavirus, los rumores y mitos alrededor de esta enfermedad no han parado de suceder. Uno de los últimos indicaba que el tipo de sangre podría afecta en el contagio de COVID-19. Después de varios meses de estudio, los científicos han determinado que el grupo sanguíneo de una persona no afecta a su riesgo de desarrollar COVID grave o de ser hospitalizado por la infección.

Estudios anteriores han indicado que las personas con sangre tipo A tenían un mayor riesgo de contraer el coronavirus. Para determinar si esto era cierto, los médicos estadounidenses analizaron los registros de salud de más de 100.000 personas que se sometieron a una prueba de coronavirus en Utah, Idaho y Nevada entre marzo y noviembre de 2020. La referencia cruzada del estado de COVID con el grupo sanguíneo reveló que no hay asociación entre los dos, lo que desacredita los hallazgos anteriores.

¿Tiene relación el tipo de sangre con el coronavirus?

El grupo sanguíneo es un rasgo que está determinado por el ADN de una persona y depende de las versiones de los genes heredados de los padres de una persona. Estos genes dictan la presencia de antígenos en la superficie de los glóbulos rojos, los vasos en forma de rosquilla que transportan oxígeno por todo el cuerpo en arterias y venas.

Los antígenos son proteínas que sobresalen y hay dos versiones, A y B, que se encuentran en la superficie de los glóbulos rojos, también conocidos como eritrocitos. Cada persona tiene A, B, A y B, o ninguno. Por lo tanto, estas personas tendrán los tipos de sangre A, B, AB y O, respectivamente, y esto se conoce como sistema de grupo sanguíneo ABO.

Otro antígeno en las células, llamado Rhesus, es positivo o negativo y esto determina si una persona es, por ejemplo, A positiva o A negativa. Los grupos sanguíneos varían en similitud según la geografía y la etnia, pero en España, el grupo más común es O, seguido de A.

Como decíamos antes, algunos estudios habían encontrado que las personas con sangre tipo A tienen un mayor riesgo de contraer el virus. Un estudio insinuó que las personas de este grupo sanguíneo tienen más receptores a los que el virus puede unirse, lo que las hace más susceptibles.

Pero el Dr. Jeffrey Anderson, del Instituto del Corazón del Centro Médico Intermountain en Salt Lake City, realizó el análisis más completo y controlado hasta el momento.

Con informes contrastantes de China, Europa, Boston, Nueva York y otros lugares, nos embarcamos en un gran estudio prospectivo de casos y controles que incluyó a más de 11.000 personas que se infectaron recientemente con SARS-CoV-2, y no encontramos ABO asociaciones con la susceptibilidad o la gravedad de la enfermedad”, escriben los autores del estudio. «Dada la naturaleza amplia y prospectiva de nuestro estudio y sus resultados fuertemente nulos, creemos que las asociaciones importantes de SARS-CoV-2 y Covid-19 con grupos ABO son poco probables«, añaden.

bote con tipo de sangre

¿Qué factores pueden influir en el contagio de COVID-19?

Los investigadores no pueden explicar por qué los estudios anteriores llegaron a conclusiones diferentes, pero citan varios factores que pueden haber llevado a los resultados que se han hecho virales.

Dicen que la pura casualidad, el sesgo de publicación, las diferencias genéticas, la geografía y las variantes pueden haber dado lugar a datos sesgados que indiquen que algunos grupos sanguíneos están en mayor riesgo.

Sin embargo, el estudio encontró que aunque el grupo sanguíneo no lo hace, otros factores sí aumentan el riesgo de Covid-19. Estos incluían ser hombre, ser mayor y también personas que no son de etnia blanca.

«Entre las personas con Covid-19, la hospitalización se asoció con el sexo y la edad masculinos«, escriben los investigadores. «La admisión a una UCI también se asoció con el sexo y la edad masculinos«.

Los datos también encontraron que las personas no blancas, incluidos los afroamericanos, indios americanos, nativos de Hawái o de las islas del Pacífico, asiáticos y las personas que no revelaron su origen étnico tienen más probabilidades de dar positivo en la prueba.

Sin embargo, no hubo vínculo entre estas personas y la gravedad de la enfermedad.