¡Está a punto de llegar la primavera! Asociamos esta estación con el buen tiempo y con los días más largos y agradables. El invierno deja a un lado las gélidas temperaturas, para dejarnos intuir el calorcito que desprenden los rayos del sol primaveral. Y entonces, lo que nos apetece, más allá de trotar en la cinta del gimnasio, es el running al aire libre.

Aspectos que no debes olvidar

Hidratación

No te confíes y bebe abundante agua. Mantener un estado óptimo de hidratación es primordial. Bebe, aunque no sientas la necesidad de hacerlo. Sal hidratado a la calle y da sorbos a lo largo del tiempo de ejercicio. Es aconsejable beber agua del tiempo o fresquita, pero no helada. Aunque te apetezca beber líquido muy frío, contrólate.

Ropa cómoda

La comodidad de la ropa es una regla de oro a la hora de salir a correr. Ropa cómoda, que transpire. No te confíes con las temperaturas. A la llegada de la primavera, y con las ganas que tenemos de buen tiempo, pensamos que ya es tiempo de dejar la manga larga en el armario. ¡Error! Asegúrate de no pasar frío y de no exponerte a los cabios bruscos de temperatura. Ten paciencia, ya habrá tiempo de lucir todos esos outfits veraniegos.

Protector solar

El protector solar es muy importante no sólo en primavera y verano, también en las estaciones más frías. Pero con la llegada de la primavera debemos tenerla aún más presente. Utiliza crema solar de un factor elevado para el rostro y el cuerpo. Además de cuidar tu piel, cuida tus ojos utilizando gafas de sol. Si no estás acostumbrado a ellas, introduce este hábito en tu rutina.

Si sufres alergia en los meses de primavera, presta especial atención a este aspecto. Toma las medidas recomendadas por tu médico y busca la manera de que no suponga un freno en tu actividad física. Eso sí, modifica tus rutinas en caso de verte afectado por los alérgenos del exterior. Hay muchas opciones para estar en forma y lo más importante es tu salud.