Estoy segura de que has escuchado la teoría de que las tiendas de ropa y los supermercados utilizan un hilo musical que actúa directamente en tu decisión de compra. Es cierto, ocurre y es una estrategia de márketing básica. En los restaurantes, aunque no te hayas dado cuenta, también ocurre.

Entrar a un bar bastante ruidoso no solo es cansino para tus oídos, sino que también influirá en el perímetro de tu cintura. Un reciente estudio, publicado en el Journal of the Academy of Marketing Science, ha descubierto que cuanto más ruidosa es la música ambiental, los clientes son más tendentes a elegir alimentos poco saludables o “comida basura”.

La música influye en tu elección de comida

La investigación ha sido llevada a cabo por la Universidad del Sur de Florida, gracias al profesor de mercadotecnia Dipayan Biswas. Durante varios días, en una cafetería de Estocolmo, estuvieron sonando varios géneros de música en bucle a 55 decibelios y 70 decibelios en diferentes momentos. Cuando la música tendía a ser más fuerte, un 20 por ciento más de los clientes pedía alguna opción poco saludable, en comparación con lo que comían en los momentos con menor volumen.

Así como la música más suave es relajante, la más fuerte nos entusiasma. “Se ha demostrado que el volumen afecta directamente la frecuencia cardíaca y la excitación“, según el estudio. Incluso, también afecta en nuestra toma de decisiones: cuando escuchamos un jazz suave, tenemos un mejor autocontrol y tomamos mejores elecciones sobre alimentos que serían mejores para nosotros. En cambio, si nos sometemos a música rock, pediremos carne y queso en platos grasientos, patatas fritas y mucha cerveza.

¿Cómo es el ambiente de una de las hamburgueserías más famosas?

Una de las hamburgueserías más conocidas en Washington, Lucky Buns, es famosa por crear una experiencia para los sentidos. No solamente es la calidad de la comida, sino el ambiente. Sus hamburguesas de inspiración internacional y los sándwiches de pollo frito han sido elogiados como los mejores del distrito. ¿Adivinas cuál es el tipo de música que se escucha? House o reggae fuerte, casi nada.

El dueño del restaurante comentó que “la mezcla de diferentes canciones y géneros de música crea este entorno caótico. Y para mí, son esos comensales que piden una ronda de bebidas más al escuchar una canción motivante, los que crean el mejor ambiente de bar“.

Esto es algo que también ocurre en los pubs y discotecas, cuanto más fuerte y potente es la música, más demanda de bebidas tiene el local. Digamos que conocer estas estrategias ayuda a que los gerentes de los restaurantes manipulen estratégicamente el volumen de la música para influir en las ventas.

A partir de ahora le prestarás atención al hilo musical de los restaurantes para saber si intentan manipularte, ¿verdad?