Todos tenemos amigos que durante la adolescencia eran muy delgados y que con el paso de los años, y de ciertos momentos de la vida, han ido ganando kilos de más. Es evidente que cuando comienzas en la universidad, estableces nuevas relaciones y pasas más tiempo de cervecitas que estudiando. Así que sí, podrías decir que dejar el instituto te hizo engordar.

La Universidad de Cambridge ha realizado dos estudios que destaca cuáles son los momentos de la vida en los que más engordamos. Para obtener resultados, compraron 25 investigaciones, en las que se fijaron mucho en la salud metabólica.

Ahora sí, ¿estás preparado para saber cuándo vas a engordar y por qué?

Al salir del instituto

Cuando somos menores, nuestros padres tienen mucho que opinar en nuestra alimentación; pero una vez que nos adentramos en la universidad, las cañitas a la salida de clase están aseguradas. Además, nos volvemos personas menos activas (ya no tenemos educación física entre las asignaturas).

«El periodo que va de la adolescencia a la etapa adulta, de los 15 a los 35 años, es el rango de edad en el que hay mayor aumento de sobrepeso y obesidad. Durante este periodo, disminuye la actividad física y se observan cambios en la dieta, incluyendo un descenso de consumo de fruta y verdura en la adolescencia y un aumento en calidad de la alimentación en la etapa adulta«, explica el estudio.

Con la llegada de un hijo

Evidentemente, esto afecta más a mujeres que a hombres debido al embarazo, pero la vida sedentaria influye en ambos por igual. Tener un bebé puede generar estrés, aunque también favorece a pasar más tiempo en casa, alimentarnos peor por falta de tiempo y descansar lo mínimo.

Tampoco debes agobiarte con este aumento de peso, sobre todo si eres la madre. Debes mantener una dieta saludable dentro de lo posible, pero con el paso de los meses podrás retomar tu rutina diaria hasta lograr disminuir el sobrepeso del embarazo. Siempre puedes recurrir a la ayuda de familiares para poder ser más activo o tener tiempo para hacer comidas saludables.

Cuando empezamos un trabajo nuevo

Cambiar tu rutina de trabajo, tanto por la localización como por horarios, puede hacer que tengas otro horario para comer y que acudir al gimnasio sea una misión imposible.
Como puedes observar, los motivos principales de la subida de peso son una mala alimentación y la falta de actividad física.