Ser activo y alimentarte de manera saludable es importante desde que nacemos hasta que morimos. Por desgracia, con el paso de los años, nos volvemos más sedentarios y limitamos nuestro movimiento. Recientemente, los investigadores de la Harvard T.H. Chan School of Public Health (Universidad de Harvard) han llegado a la conclusión de que tener buenos hábitos en a partir de los 50 años –beber poco alcohol, no fumar, hacer ejercicio y comer sano– alarga la vida y evita en gran medida el desarrollo de enfermedades crónicas en la vejez.

¿Por qué importa a partir de los 50?

No quiere decir que antes de la cincuentena estés viviendo la vida a duras penas y consumiendo todo tipo de drogas. Debes cuidarte a cualquier edad, pero asegurarnos de unos buenos hábitos a partir de los 50 aumenta hasta en diez años la posibilidad de vivir sin enfermedades como cáncer, dolencias cardíacas y diabetes.

Los investigadores destacan que la esperanza de vida se ha alargado de media en todo el mundo. Pero conforme envejecemos, las personas suelen vivir con discapacidades y enfermedades crónicas como las que te hemos nombrado anteriormente. No obstante, los resultados de este estudio apuntan a que la adopción de buenos hábitos favorece a tener años libres de estas enfermedades, concretamente alrededor de 7’6 años para los hombres y 10 para las mujeres, en comparación con las personas que no se cuidan.

Según Yanping Li, autora principal de la investigación, «el nuevo estudio proporciona una fuerte evidencia de que seguir un estilo de vida saludable en la madurez puede extender sustancialmente los años en que una persona vive libre de enfermedades«.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores eligieron datos de dos grandes estudios realizados durante años en Estados Unidos.  Todos los participantes estaban libres de cáncer, enfermedad cardiovascular y diabetes en el momento de la inscripción. Los autores usaron cinco factores de estilo de vida de bajo riesgo: no fumar, tener un peso saludable, practicar al menos 30 minutos de actividad física diaria, consumir alcohol de forma moderada y tener una dieta de buena calidad.

Los voluntarios fueron evaluados regularmente en un período de más de 20 años. En este tiempo, se registraron nuevos diagnósticos y muertes por cáncer, enfermedad cardiovascular y diabetes tipo II.

Después de tener en cuenta la edad, el origen étnico, el historial médico familiar y otros factores influyentes, los investigadores encontraron que las mujeres que practicaban cuatro o cinco de esos hábitos saludables a los 50 vivían una media de 34’4 años más libres de problemas de salud, en comparación con los 23’7 años saludables entre las mujeres que no practicaban ninguno de esos consejos.
Por otra parte, los hombres que practicaban casi todos los buenos hábitos cuando llegaban a los 50, vivieron 31’1 años totalmente saludables, frente a los 23’5 años entre los que no practicaron ninguno.

Aún así, el estudio es observacional, por lo que se necesita un poco más de investigación para cerciorarnos de los beneficios de seguir un buen estilo de vida. Yo no tengo dudas, ¿y tú?