Estos marcadores de salud podrían avisarte de cómo será tu futuro

Estos marcadores de salud podrían avisarte de cómo será tu futuro

Carol Álvarez

Cuando pensamos en estar en forma, lo normal es que nos centremos en las rutinas de entrenamiento, los días que queremos ejercitarnos y el tipo de alimentación a llevar. ¿Pero te has parado a pensar en otros marcadores de tu salud? Si la respuesta es negativa y piensas que aún no tienes edad para ello, te equivocas. Existen ciertos marcadores de salud que ahora pueden determinar cómo será tu envejecimiento en un futuro, al menos así lo sugiere un nuevo estudio publicado en el Journal of the American College of Cardiology.

El colesterol y la tensión: dos factores a tener en cuenta

En el estudio, los científicos recopilaron datos de más de 36.000 participantes sobre factores de riesgo para la salud cardíaca, como el colesterol y la presión arterial en adultos jóvenes. Les hicieron un seguimiento de unos 17 años para ver cómo era de probable que desarrollaran una enfermedad cardíaca o insuficiencia cardíaca.

Los investigadores descubrieron que si una persona tenía niveles de colesterol LDL («malo») mayores a 100 miligramos por decilitro (mg/dL) antes de los 40 años, en un futuro tendrían un riesgo del 64% mayor para padecer una enfermedad coronaria durante el seguimiento del estudio, en comparación con aquellos que tenían niveles saludables de colesterol LDL. Los expertos determinan que los niveles de colesterol LDL por debajo de 100 mg/dL es la medida óptima en una persona sana.

Además, los voluntarios que presentaban una presión arterial sistólica (la presión que ejerce el corazón mientras late) de más de 130 milímetros de mercurio (mm Hg), tenían un 37% más probabilidades de padecer una insuficiencia cardíaca más adelante, en comparación con aquellos con que tenían una presión sistólica inferior a 120.
En el caso de la presión arterial diastólica (la presión que ejerce la sangre en las paredes de las arterias) superior a 80 mm Hg, suponía un aumento del 21% en el riesgo de insuficiencia cardíaca. Según la Asociación Americana del Corazón, una presión arterial saludable debería esta en 120 sistólica y 80 diastólica, o inferior.

La autora del estudio, Yiyi Zhang, comentaba que la relación entre la presión arterial elevada y el colesterol LDL es fundamental para la salud de los próximos años. El colesterol LDL alto puede causar acumulación en las arterias, lo que puede aumentar las probabilidades de tener un ataque al corazón o un derrame cerebral.

«Mantener un nivel saludable de LDL durante la adultez temprana podría proporcionar beneficios sustanciales en términos de prevención de enfermedades cardiovasculares de por vida«, dijo Zhang.

Por otra parte, la tensión arterial alta cuando somos adultos jóvenes, provocó un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular e, incluso, insuficiencia cardíaca más adelante en la vida.

Tu estilo de vida hará la diferencia

En la mayoría de los casos, el colesterol alto y la tensión alta pueden ser equilibrados por factores en tu estilo de vida. Reducir las grasas saturadas en la dieta y aumentar el consumo de alimentos ricos en ácidos grasos omega-3 puede ayudarte a mantener un colesterol saludable; al igual que comer más alimentos integrales en lugar de alimentos procesados. Limita tu consumo de sodio y come verduras, frutas y cereales enteros para reducir la presión arterial elevada.

Por supuesto, el ejercicio físico tiene gran influencia en ambos. Recuerda que la OMS recomienda realizar mínimo 150 minutos de actividad moderada a la semana.

Si aun así, los síntomas no equilibran los valores que deberías tener, acude a tu médico para que evalúe tu caso. En algunas ocasiones recomiendan medicamentos como las estatinas para el colesterol alto o diuréticos para la presión arterial alta. Aprovecha tus años de juventud para mejorar tu salud en el futuro.