Lo que empezó siendo una apuesta significativa, ha acabado convirtiéndose en un nuevo modelo de negocios. Adidas parece estar más concienciada que nunca sobre el medio ambiente y la sostenibilidad. Es por eso que ha lanzado nuevas reglas en su empresa para intentar mejorar antes del año 2024. ¿Es realmente una medida para mejorar el planeta o intentan reducir sus costes? Sea como sea, la contaminación se verá reducida notoriamente.

El plástico reciclado será su materia prima

Tanto el plástico como otros materiales reciclados se convertirán en la materia prima de todos sus productos, como muy tarde, antes del año 2024. Fue muy significativo que la empresa deportiva lograse vender un millón de zapatillas hechas con desechos plásticos procedentes del mar, por lo que ahora se propone usar plástico reciclado para fabricar todos sus productos de aquí a seis años.

Es un proyecto que va de la mano junto a Parley of the Oceans, con quien colaboran actualmente para la producción de la original línea de zapatillas Parley.
Según TheCurrent Daily, para fabricar un par de zapatillas se necesita el equivalente a 11 botellas de plástico. ¿Adivinas cuántos pares de zapatillas vende al año Adidas? Nada más y nada menos que 450 millones de pares deportivos. Así que no solo estarán favoreciendo al medio ambiente, sino que ahorrarán en materia prima.

adidas zapatillas plastico reciclado

Apostarán por el negocio online

Actualmente, Adidas cuenta con una red de 2.500 tiendas propias y 13.000 franquicias en todo el mundo. Siguiendo los pasos de Nike y H&M, la empresa alemana prefiere reducir el número de establecimientos para mejorar su atención en las pocas tiendas que deje abiertas.
Así, pretende aumentar su mercado online y llegar a facturar 4.000 millones de euros a través de la red de aquí a 2020. Puede ser una puesta arriesgada y que muchos piensen que lo hacen para favorecer al planeta. Sin duda es una nueva estrategia para ahorrar más costes y obtener mayores beneficios.

A Nike no le está yendo nada mal, así que las demás marcas deportivas no tardarán en seguir sus pasos para reducir costes.