Solemos identificar los “quemadores de grasa” con pastillas o píldoras milagrosas, pero no hace falta que recurramos a ellas si llevamos una buena alimentación. Existen algunos alimentos quemadores de grasa, sin efectos secundarios, que nos pueden ayudar a bajar de peso o reducir la grasa localizada.

¿Debo cambiar mi alimentación?

Lo primero que tienes que saber es que una vida sedentaria, con poca actividad física y unos malos hábitos alimenticios propician la acumulación de grasa. Aunque tomases algún quemador de grasa en forma de píldora, sería bastante difícil eliminar lo que “te sobra”. Así que antes de experimentar es mejor que empieces a consumir alimentos que contengan propiedades “quema grasas”.

Normalmente esta acumulación de grasa se debe a una retención de líquidos, por lo que es muy recomendable beber agua de forma activa, eliminar las harinas refinadas, rebajar el consumo de sodio y empezar a realizar ejercicio físico.

Alimentos quemadores de grasa

Todos los alimentos que te vamos a aconsejar son totalmente naturales, pero te recomendamos que busques que sean orgánicos (libres de cualquier químico).

  • Los tomates. Lo bueno de este alimento es que podemos encontrarlo fácilmente en cualquier época del año. Su alto contenido en fibra proporcionan una buena salud digestiva. Contienen poquísimas calorías y mucha agua, lo que te ayudará a perder peso de forma rápida debido a la disminución de lípidos en sangre que producen. Por último, te contaré que es una fruta, aunque hayas pensado siempre que era una verdura.
  • Las manzanas. Posiblemente es la fruta que más beneficios aporta a nuestro cuerpo. Son riquísimas en fibra y muy bajas en calorías y grasas, pero lo que las convierte en un perfecto “quema grasas” es la vitamina C, los flavonoides y el beta-caroteno. Además, se recomienda consumir 2 o 3 al día para notar sus virtudes.
  • Las especias. Su uso en nuestras comidas es altamente recomendable. El consumo de sodio podemos rebajarlo o eliminarlo condimentando con semillas de mostaza, jengibre o cúrcuma. Le dará sabor a nuestros platos y nos regulará el metabolismo.
  • Los frutos secos. Su efecto saciante es conocidos por todos, pero también tenemos que saber elegir correctamente. Los frutos secos debemos consumirlos naturales; sin sal, azúcares o potenciadores de sabor. La cantidad perfecta que tenemos que tomar es la que nos quepa en un puñado normal.
  • El marisco. En fechas señaladas solemos incorporar el marisco a nuestros platos, pero deberíamos hacerlo también de forma habitual (unas 2 o 3 veces a la semana). El marisco contiene grasas monoinsaturadas, que evitan la acumulación de grasa.
  • Los aguacates. ¿Cómo es posible que un alimento rico en grasa pueda contribuir a eliminarla? Su contenido en ácido oléico nos retrasa el apetito y nos ayuda a mantener una alimentación regular. También son ricos en fibra.
  • Las espinacas. Todas sus propiedades son magníficas. Tienen un alto contenido en fibra y aportan muy pocas calorías. Asimismo, mantienen ocupado a nuestro estómago durante más tiempo y nos aportan un mayor efecto saciante.
  • La pechuga de pollo. Como bien sabes, la pechuga de pollo es baja en grasas y tiene un buen contenido de proteína. Si las condimentas con especias, obtendrás un combo en “quema grasas”.