El mundo de las proteínas está completamente dividido. Si buscas asesoramiento en tu gimnasio, tendrás opiniones que te aseguren que es importantísimo tomar proteína después de entrenar y otros que apuesten por tomarlas antes o no tomarlas. Entonces, ¿debes tomar el famoso batido de proteínas nada más acabar de hacer deporte o no es necesario?

Muchos de los que empiezan en el gimnasio buscan aumentar su masa muscular y verse en mejor forma física, de ahí que se cuestionen si tomar proteína les hará desarrollar más músculo dependiendo de cuándo la tomen. ¿Quién no ha visto a alguien con un shaker paseándose por la sala de musculación o tomándoselo en el vestuario nada más acabar?

La ventana anabólica, la clave

Debemos entender cómo funciona la ventana anabólica para saber cuándo es mejor tomar proteínas. Según la creencia popular, se dice que tenemos un margen de 30 minutos después de realizar ejercicio para ingerir nutrientes, sobre todo proteínas. A ese espacio de tiempo lo denominamos “ventana anabólica”. Algunos consideran que en ese momento idóneo, los alimentos que ingiramos nos van a proporcionar un aumento importante de la masa muscular.
Es por eso que muchos aficionados al gimnasio corren a tomarse el batido de proteínas antes de los 30 minutos.

¿Es cierto esto? La realidad es que si antes de entrenar hemos tomado proteínas, no es necesario darnos prisa en volver a consumirlas. No tengas miedo, la ventana anabólica no desaparece inmediatamente después de entrenar. Hay estudios que demuestran que tomando una pequeña dosis de aminoácidos esenciales antes de hacer actividad física, nuestro cuerpo se considera capaz de elevar los niveles de esos mismos hasta dos horas después.

No temas al catabolismo

Una vez desmentido el mito de que tenemos que correr a tomarnos el batido de proteína nada más terminar de entrenar, ten claro que no caerás en el catabolismo muscular. Como ya te comentamos en un artículo sobre ese tema, es muy complicado que un deportista principiante o amateur sufra catabolismo si lleva una alimentación adecuada.

Es cierto que la toma de proteínas se asimilará de forma más o menos rápida, dependiendo del tipo que tomes. Es decir, si tomamos un huevo duro, el proceso de asimilación de esa proteína es más lento puesto que nuestro cuerpo tiene que ingerirlo y hacer la correspondiente digestión. La proteína magra puede tardar unas 3 o 4 horas en llegar al músculo. En cambio, si tomamos un batido de proteínas, la asilimación es mucho más rápida y en unos 30 minutos puede estar nutriendo nuestros grupos musculares.

¿Es el batido mejor que la proteína de los alimentos? No. No estamos ante un producto mágico, simplemente nuestro cuerpo lo transforma en una escala diferente de tiempo. Además, hay que añadir que tomar proteína magra nos aporta muchos más nutrientes que la proteína sola.
También debes tener en cuenta que no todas las personas requieren de suplementación deportiva para lograr el mismo rendimiento. Si realmente llevas una alimentación equilibrada, no necesitarás consumir batidos o cualquier otro tipo de suplemento proteico. En la mayoría de los casos se consume para ingerir única y exclusivamente este macronutriente. Por ejemplo, al consumir un huevo, no solamente estamos ingiriendo proteína, sino que también introducirmos grasa saludable y otros micronutrientes.