Seguro que has escuchado alguna vez para qué es necesario tener colágeno en nuestro organismo. Muchos lo relacionan con la piel y la pérdida que sufrimos con el paso de la edad; de hecho, es normal que ese déficit haga que nuestra piel se vuelva un poco más arrugada. No obstante, el colágeno sirve para muchas más cuestiones que la estética. Es la proteína más abundante en el cuerpo, tanto en la piel como en la sangre, los huesos, los músculos, los cartílago y los ligamentos.

¿Por qué es importante en personas deportistas?

El colágeno puede compararse a un andamio estructural. Es fundamental para la mayoría de los tejidos blandos de nuestro cuerpo, ya que cuando este se descompone o es deficitario, el andamio se debilita y las estructuras (como la piel y los ligamentos) se vuelven débiles y se estiran.

Así que esta proteína puede ser útil tanto para proteger los tejidos blandos y articulaciones durante el entrenamiento, como para mejorar tu recuperación. Sobre todo es especialmente importante para los deportistas que quieren mejorar la flexibilidad, movilidad y amortiguación.
Cuando no eres capaz de estirar tu cuerpo lejos o mover las articulaciones en el mismo rango de movimiento que antes, puede ser veas una disminución del rendimiento, sufras dolor o, incluso, te lesiones.

¿Cómo puedes obtenerlo con la alimentación?

Puedes obtener colágeno mediante tu alimentación, sobre todo si estás llevando una dieta saludable y equilibrada. Nuestro cuerpo es el encargado de producir esta proteína a partir de otras que comemos. Un buena fuente puede ser el caldo de hueso. Cuando hervimos lentamente los huesos de los animales, el colágeno se filtra y pasa al agua hirviendo a fuego lento.

Por otra parte, el cuerpo también puede sintetizar colágeno, pero necesita aminoácidos para hacerlo. Nuestro organismo necesita 20 aminoácidos básicos para la formación de colágeno; de hecho, cuatro de ellos (glicina, prolina, hidroxiprolina y arginina) están directamente involucrados en la producción de colágeno. Los alimentos ricos en proteínas, como la carne de res, el pollo, el pescado y las legumbres, proporcionan aminoácidos esenciales. Además, también se necesita vitamina C, zinc y cobre para que pueda sintetizarlo correctamente.

¿Es peligroso usar suplementación?

Es conocido que algunos deportistas recurren a los polvos y suplementos de colágeno para aumentar su rendimiento. Según las marcas, los suplementos de colágeno son beneficiosos para la reparación muscular y la recuperación después de entrenar, al igual que cualquier otro suplemento proteico puede ayudar a esos mismos objetivos.

Los polvos y las pastillas de colágeno están hechas de cartílago de pollo, huesos de animales (principalmente carne de res), pieles de animales y escamas de pescado. Es cierto que podemos encontrar algunos hidrolizados, que son aquellos en los que el colágeno se ha degradado para que pueda ser absorbido más fácilmente cuando se consume.

No obstante, la ciencia tiene cierta opinión sobre esto. Según un estudio, publicado en el British Journal of Nutrition, la suplementación con péptidos de colágeno junto a un entrenamiento de resistencia aumenta la masa y la fuerza muscular en los hombres.
En otros estudios con animales se ha relacionado la suplementación de colágeno hidrolizado con el aumento de la masa ósea, lo que supondría una reducción de las lesiones y mejora en la recuperación. Aun así, es necesario realizar más investigaciones en humanos.

Todavía se necesita más investigación sobre este tipo de suplementos, y sobre si pueden mejorar o no el rendimiento o recuperación. Lo que sabemos seguro es que no es un atajo para conseguir aumentar el tamaño de tus músculos.