Piensa en la última vez que comiste una barrita energética. Lo más probable es que tuvieras un poco de hambre, pero no lo suficiente como para hacer una comida completa, y tomaste una como snack. Sin embargo, este tipo de barritas son generalmente más adecuadas para masticar antes de un entrenamiento que para alimentarte adecuadamente.

Pero si eres de los que las comen cuando les apetece, ¡está bien! No estás solo. El 75 por ciento de las personas no los comen en el momento adecuado, pero ¿cómo pueden ayudar a impulsar tus entrenamientos exactamente?

Las barritas energéticas son típicamente más altas en calorías y carbohidratos que la barrita de proteína tradicional. Por ejemplo, algunas tienen 230 calorías con avena como primeros ingredientes. La avena proporciona carbohidratos complejos, que tardan un poco en digerirse y proporcionan al cuerpo energía sostenida durante todo el entrenamiento.

Lo más recomendable es comer una barrita energética con carbohidratos complejos aproximadamente una hora antes del ejercicio debido a que tardan más en digerirse que un carbohidrato simple (algo hecho con harina blanca). Si consumes una barrita inmediatamente antes de un entrenamiento, lo ideal es algo con carbohidratos simples y de fácil digestión.

¿Qué debe tener una barrita energética?

Hay algunos casos en los que puede estar bien tomar una barrita cuando no te estás preparando para dar un paseo. Solo debes asegurarte de que tenga los tres macronutrientes: carbohidratos, proteínas y grasas.

Si estás comiendo una como refrigerio a media mañana o por la tarde, debes encontrar que contenga una buena proporción de carbohidratos, idealmente con fibra, proteínas y grasas para ayudarte a sentirte lleno y estabilizar los niveles de energía en unos pocos horas después de comerla.

Para comer snacks mientras estás fuera de casa, generalmente lo mejor es tomar algo que sea más alto en proteínas y grasas saludables; esos dos nutrientes satisfacen el hambre y te mantienen lleno entre comidas. Por lo general, no es recomendable comer una barra energética como refrigerio cuando no estás haciendo ejercicio, a menos que no tengas tiempo para comer una comida completa. En esa circunstancia, una barrita puede introducir algunos nutrientes en tu sistema para darle energía sostenida para pasar el día.

Te aconsejamos también buscar una cuyos ingredientes conozcas y comprendas, en lugar de aditivos como edulcorantes artificiales y mezclas de aceites. Un poco de azúcar está bien, pero si puede ser posible, que no sea el primer ingrediente