Es habitual que al pensar en un gimnasio, la primera imagen que se nos venga a la mente sea la de un culturista. Son la imagen clásica de este tipo de centros deportivos, aunque con el tiempo han quedado siendo una minoría de los usuarios. El desconocimiento de los deportistas principiantes lleva a equívocos como que realizar ejercicios con pesas nos hará crecer desorbitadamente nuestros músculos. El error está en el cliché que tenemos asociado a los culturistas con el entrenamiento de fuerza.

Para llegar a esos niveles de volumen es necesario tomar suplementos, con una dieta normal y equilibrada es altamente difícil vernos como Hulk. Entre estos suplementos se encuentran los esteroides anabólicos, un auténtico peligro para la salud si no tienes un consumo responsable.

¿Qué son los esteroides y con qué fin se crearon?

Los esteroides anabólicos se crearon al final de la década de los treinta, con el objetivo de tratar el hipogonadismo (situación en la que los testículos no producen suficiente testosterona para un crecimiento, desarrollo, y funcionamiento sexual normales). Tan solo tenía un uso médico y, en ocasiones, los especialistas trataban también la pubertad tardía, algunos tipos de impotencia y el desgaste corporal que causaban enfermedades como el VIH.

A la vez que los esteroides se usaban con fines medicinales, los científicos descubrieron que también podían ayudar al crecimiento del músculo. Así que los fisicoculturistas y levantadores de pesas empezaron a consumirlo para notar resultados de forma rápida. Con el tiempo, atletas de otros deportes también de unieron.

¿Por qué se abusa de este suplemento?

Es una pregunta difícil de contestar, puesto que cada consumidor tiene sus propios motivos.

Algunos deciden excederse en el consumo de esteroides con la finalidad de mejorar el rendimiento en el deporte. Seguro que recuerdas casos muy conocidos de atletas que han sido descalificados por consumo de esteroides, ¿verdad? El dopping en el deporte está vigilado de manera muy estricta, por eso menos del 6% de los atletas deciden tomar este suplemento. Eso sí, tomar sustancias que ayuden a mejorar el rendimiento es algo actual. Constantemente surgen nuevas drogas que apenas se detectan en los tests anti drogas, por lo que algunos deciden arriesgarse a sabiendas deque en el futuro puede venirles en contra.

Más conocida es la razón de su consumo para aumentar la musculatura o reducir la grasa corporal. Mayormente, este tipo de consumidores sufren dismorfia muscular o, lo que es lo mismo, tienen una visión distorsionada de su cuerpo. Los hombres suelen sentirse débiles e inferiores y las mujeres gordas y flácidas, aún siendo musculosos y delgados.

¿Qué riesgos produce su consumo en nuestro organismo?

El Colegio de Farmaceúticos de Sevilla ha resumido a la perfección los riesgos que tiene tomar esteroides, de una manera no medicinal.

¿Realmente merece la pena llegar a una hipertrofia que afecta a la salud?