La sociedad actual nos hace sumergirnos en situaciones de estrés, ansiedad, depresión y agotamiento debido a las exigencias diarias. Existe un remedio natural, que forma parte de la homeopatía, que se llama las Flores de Bach. La esencia natural de estas flores parece que lucha contra los desarreglos emocionales, aunque en realidad, no existe ningún estudio que cerciore sus beneficios. Es difícil comprobar que unas flores pueden equilibrar nuestras emociones, pero si quieres probar y saber más, ¡continúa leyendo!

¿En qué consiste la terapia de las flores de Bach?

Edward Bach fue un médico inglés de principios del siglo XX. Quería saber cómo ayudar al ser humano para mitigar el sufrimiento y se encontró con que las personas sanas tenían un mayor número de bacterias intestinales. Tuvo una trágica vida en la que fue operado de urgencia por una hemorragia, y tan solo le aseguraron tres meses más de vida. En ese tiempo aceleró su investigación y creó un método de curación que le salvaría del fatal desenlace.

Las emociones y los sentimientos influyen en todos los aspectos de nuestra vida. El Dr. Bach pensaba que “para corregir una enfermedad física, primero debemos corregir los problemas mentales y emocionales del paciente”. Según su teoría, el estado psicológico influye de manera determinante en la aparición de algunas enfermedades, por lo que creó una terapia con diferentes flores silvestres de la región de Gales.

La esencia de algunas flores se preparan en remedios naturales para controlar el temor, la ira, la preocupación o la soledad, entre otros desequilibrios psicoemocionales. Bach probó sus remedios durante muchos años en sí mismo y luego descubrió que funcionaba en otros pacientes. Consiguió dar con 38 flores que poseen propiedades curativas.

Clasificación de las distintas flores

Clasificación emocional

Bach realizó una clasificación en relación a las emociones de las personas, y la dividió en un total de siete grupos.

  1. Para combatir el temor: Mimulus, Rock Rose, Cherry Plum, Red Chestnut.
  2. Incertidumbre: Scleranthus, Cerato, Gentian, Gorse, Horbean y Wild Oat.
  3. Falta de interés en el presente: Honeysuckle, Clematis, Wild Rose, White Chestnut, Olive, Mustard y Chestnut Bud.
  4. Soledad: Impatiens, Water Violet y Heather.
  5. Influencias e hipersensibilidad: Centaury, Agrimony, Walnut y Crab apple.
  6. Abatimiento / desesperación: Pine, Larch, Elm, Sweet Chestnut, Star of Bethlehem, Wilow, Oak y Crab apple.
  7. Exceso de preocupación por la gente que nos rodea: Verbain, Chicory, Vine, Beech y Rock Water.

Clasificación básica

El Dr. Bach creo una clasificación básica que incluye 12 esencias primarias curadoras, 7 ayudantes y otras 19 últimas flores. En esta primera clasificación nos encontramos las flores según sus propiedades terapéuticas.

  • 12 esencias primarias. Agrimony, Centaury, Cerato, Chikory, Clematis, Gentian, Impatiens, Mimulus, Rock Rose, Scleranthus, Water Violet y Verbain.
  • 7 Ayudantes. Gorse, Heather, Oak, Olive, Rock Water, Vine y Wild Oat.
  • 19 últimas flores. Aspen, Beech, Cherry Plum, Chesnut bud, Crab Apple, Elm, Holly, Honeysuckle, Hornbean, Larch, Mustard, Pine, Red Chestnut, Star of Bethlehem, Sweet Chestnut, Walnut, White , Chestnut, Wild Rose y Willow.

¿Son eficaces realmente?

Las flores de Bach pueden ser aplicadas en forma de aceite esencial o en crema, pero la mayoría de estudios confirman que su eficacia es similar a la del placebo. Es decir, sus beneficios dependen de las expectativas de quien las tome, no de algunos de los componentes. No existe ningún peligro para la salud, de hecho, quien cree en ellas puede transmitirle sensación de tranquilidad.  Lo que es evidente es que no previenen ni curan ninguna enfermedad.