En los últimos años hemos vivido un auge de la espirulina, gracias a diferentes blogs de estilo saludable que lo recomiendan. Pero aunque estos influencers ahora no hagan otra cosa que comer este alimento en batidos y zumos verdes, la espirulina se ha usado durante muchos siglos. La nueva moda es resaltar sus beneficios proteicos, antioxidantes y contenido en otras sustancias que fortalecen el sistema inmunológico, controlan la inflamación, favorecen a la digestión, cuidan del sistema cardiovascular y regulan los niveles de energía.

Ahora bien, ¿qué hay de beneficioso en los productos que contienen espirulina?

¿Qué es la espirulina?

Es interesante que sepas lo que es, antes de ir a un supermercado para comprar todas las cajas que veas. La espirulina es un tipo de cianobacteria (microbios unicelulares) que crece tanto en agua dulce como en agua salada, y que normalmente se conocen como algas azul-verdes.
Posiblemente sea una de las formas de vida más antiguas de la Tierra. Después cosecharse (sí, la mayoría están cosechadas en lagunas hechas por el ser humano), este alga se seca en un polvo que luego se puede usar tal cual, o se pueden transformar en cápsulas. Puedes estar pensando que ese color verdoso también se encuentra en las espinacas y brócolis, ¿verdad? Pues realmente no tiene nada que ser con estos vegetales, ni con el alga marina que te meten en la bandeja de sushi.

¿Qué opina la ciencia sobre este alga?

Antes de que te vuelvas loco espolvoreando espirulina con tu harina de avena, estaría interesante conocer lo que la ciencia opina sobre este alimento. No son muchos los estudios que se han realizado, pero en todos se encuentran afirmaciones de que beneficia a la salud general.

Algunos estudios sugieren que la suplementación diaria con espirulina puede mejorar los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre, además de la presión arterial. Otra investigación asegura que puede facilitar el control del azúcar en la sangre, sobre todo en las personas con diabetes. Incluso, otro estudio dice que tiene propiedades anticancerígenas (aunque la mayor parte de esta investigación proviene de estudios con roedores, por lo que sería interesante saber cómo afecta en los seres humanos).

Parece que tomar una pastilla de este tipo de alga beneficiará principalmente a personas que tienen niveles de colesterol o presión arterial poco saludables, además de un control deficiente del azúcar en la sangre. Hay que tener en cuenta también el contenido en antioxidantes, como la ficocianina, que le da un tono azul verdoso único, y que puede beneficiar a la activación del metabolismo y protección de las células musculares frente al daño.

Un estudio, publicado en la revista Medicina y Ciencia en Deportes y Ejercicio, contó con 9 voluntarios bastante deportistas se suplementaron con 6 gramos de espirulina (unas 2 cucharaditas de polvo) durante un mes. Como resultado obtuvieron que pudieron correr más tiempo antes de fatigarse y quemar más grasa durante el entrenamiento.

¿Cuáles son sus beneficios nutricionales?

La espirulina es relativamente alta en proteínas (un 70% de su masa es proteica). Al ser de origen vegetal, la mayoría no suele tener «proteínas completas», pero en este caso sí la encontramos. Contiene todos los aminoácidos que el cuerpo necesita y que no es capaz de producir por sí solo. Aun así, este rasgo no convierte a la espirulina en una de las mejores opciones para construir músculo. Tendrías que comer mucha espirulina para que se note significativamente, y eso podría ser muy perjudicial para la salud. Una cucharadita de polvo de espirulina tiene aproximadamente 2 gramos de proteína, mientras que una porción de pollo encontramos unos 7 gramos.
Aunque sea densa en nutrientes, no debemos considerarla como una buena fuente de proteínas.

A muchos les encanta alardear de su alta composición en clorofila, pero eso no será más beneficioso para «desintoxicar» el organismo. No existe ninguna evidencia científica que avale ese resultado, ni que estimule el sistema inmunológico. No obstante, un evidente beneficio es que tiene un alto nivel de beta-caroteno. Ya sabes que esta vitamina es muy importante para la salud, ya que tiene un papel fundamental en la salud de los ojos, la piel y los pulmones. Aunque, es cierto que la Vitamina A se puede encontrar en otras frutas y verduras.

Además, la espirulina también es una fuente de vitamina K, importante en la coagulación de la sangre y la salud ósea, y en hierro.

¿Deberías probar la espirulina?

Por una parte, deberíamos pensar que la espirulina crece en el agua, y por tanto existe el riesgo de que se contamine con metales pesados ​​y otras sustancias. Asimismo, muchas empresas no gozan de un buen control de calidad en los suplementos, y eso empeora las cosas. Es cierto, que hay marcas que realizan pruebas para demostrar que están libres de contaminación, pero no son demasiadas.

En Amazon puedes encontrar una gran variedad, ¡y a muy buen precio!

  • Manuel Serrano Fernandez

    yo no estoy comiendo, ni sigo esas modas estúpidas de alimentos milagro, lo mejor dieta mediterránea y deporte.