Conforme que la temperatura baja y las hojas de los árboles comienzan a cambiar, nos adentramos en momentos perfectos para salir a dar un paseo en otoño rodeado de suelos coloridos. Y, lo que es mejor aún, hemos entrado por completo en la temporada principal de las especias de calabaza. En cualquier tienda desde ahora y hasta Fin de Año, y es probable que te acribillen constantemente con productos de color naranja. Desde los lattes de especias de calabaza y la crema de calabaza hasta los bagels de calabaza, no hay escasez de opciones para satisfacer este sabor típico de otoño.

Es cierto que suena delicioso, pero ¿es realmente saludable llenar tu dieta con especias de calabaza?

¿Qué hay detrás del sabor de las especias de calabaza?

El sabor a especias de calabaza en un mix compuesto generalmente de calabaza, canela, nuez moscada, jengibre y, a veces, pimienta de Jamaica o clavo. Esos ingredientes por separado son realmente buenos: es solo fruta (sí, la calabaza es técnicamente una fruta ya que las semillas están en el interior) y especias que pueden ofrecer algunos beneficios para la salud. Por ejemplo, la canela se ha relacionado con el control de la glucemia diabética y el jengibre puede ayudar con la digestión.

El problema es que no suele ser posible que consigas suficientes especias en un alimento para tener un impacto significativo. Además, el sabor de «especias de calabaza» es muy diferente de la calabaza pura. La mayoría de los alimentos y bebidas con estas especias contienen cantidades muy mínimas de calabaza real, si es que hay alguna, por lo que hace que el producto final sea mucho menos nutritivo de lo que parece. Por ejemplo, un café con leche con especias de calabaza de Starbucks contiene algo llamado «salsa de especias de calabaza», que aporta a la friolera de 50 gramos de azúcar en un envase grande.

La calabaza real, sin embargo, es baja en calorías y contiene fibra, potasio y más del doble de la cantidad de vitamina A que necesitas en un día. Ya que está cargada con estos nutrientes, puedes comer una porción muy abundante por pocas calorías, lo cual es una ventaja para muchos de nosotros que buscamos mantener nuestro peso (o bajarlo) durante la temporada baja cuando no estamos entrenando tan duro. Dado que la mayoría de las personas normalmente obtienen más sodio que potasio, introducir la calabaza en la dieta es ideal para añadir electrolitos y mejorar las conexiones nervio-músculo. Y consumir vitamina A a medida que entramos en la temporada de resfriados y gripe también puede estimular tu sistema inmunológico.

Las especias son una forma de añadir sabor al plato sin incrementar las calorías. No obstante, recuerda que los productos envasados con sabor a especias de calabaza suelen tener azúcar o sal añadida para que sepan mejor, así que eso es lo que deberías tener en cuenta en la etiqueta.

Si solo deseas el sabor, busca una opción premezclada que contenga solo canela, jengibre, nuez moscada y pimienta de Jamaica, que la puedes encontrar en la mayoría de los supermercados. Agregarla a la avena, a los batidos o a los frutos secos le dará a tu comida ese sabor de calabaza sin calorías adicionales. Pero, si estás comiendo alimentos con sabor a especias de calabaza, como avena o yogurt, todos los días, quédate con los que tienen menos de 5 gramos de azúcar añadida.

La forma más fácil y saludable de comer calabaza es buscar un puré que contenga el 100% de esta fruta.

¿Puede volverse naranja mi piel por el consumo de ciertos alimentos?

¿Qué debemos buscar en un producto saludable con especias?

Tendemos a quedar atrapados en los productos de calabaza, lo cual es divertido, pero generalmente carece de cantidades significativas de la verdura en sí misma. En su lugar, busca la calabaza como ingrediente principal en la etiqueta o prepara tus propios platos con sabor agregando una cucharada de puré de calabaza 100% a alimentos como batidos, avena, barritas energéticas caseras, curry o yogur.

De lo contrario, puedes disfrutar de algunas opciones procesadas. Tan solo debes reparar en la cantidad de calorías que marcan, el azúcar añadido y los carbohidratos. Un bote de especias no debería contener un nivel alto de estos marcadores.