La naturaleza nos brinda la posibilidad de obtener gran cantidad de beneficios a través de muchos alimentos. Existe una gran variedad de productos naturales que sirven como prevención y tratamiento de diferentes enfermedades o problemas de salud. Conocer algunos de estos suplementos, nos puede ayudar a mejorar el estado de nuestro cuerpo y mente. Hoy te hablamos de la moringa, ¿has oído hablar de ella?

¿Qué es la moringa?

La moringa es un árbol originario de la India, aunque se puede cultivar en otras zonas cálidas. De la moringa se aprovechan las hojas, las semillas, las flores, el fruto y las raíces. Popularmente se le conoce como el árbol todo-terreno por su capacidad para crecer en distintos suelos y en diferentes condiciones. Su sabor es agradable, en ocasiones picante, y se puede consumir de diferentes formas ya que resulta muy versátil. Normalmente suele consumirse en cápsulas y en polvo.

La moringa tiene gran cantidad de propiedades medicinales por lo que se usa tradicionalmente para mejorar el estado de salud. Generalmente se aplica en el ámbito del estilo de vida, descanso, estado del cuerpo y la mente y, especialmente, en dietas de mantenimiento y pérdida de peso. Es un árbol con mucha fama por sus grandes propiedades, especialmente conocidas en los lugares donde se cultiva.

¿Para qué sirve la moringa?

Tanto a nivel de prevención como de tratamiento de diferentes afecciones, la moringa es un complemento ideal, tanto para dietas, como en su aplicación como medicina natural.  Su amplio aporte nutricional la han hecho adquirir la mención de árbol de la vida.

La moringa es un superalimento que aporta vitaminas (A, B, C, E y K) y minerales como hierro, calcio, fósforo, zinc, potasio, magnesio… Además, contiene triptófano, muy beneficioso para el estado de nuestra salud mental y emocional.

Otros de los aspectos que abarca es la salud visual, renal, cardiovascular y afecciones como la anemia, epilepsia, bronquitis, asma, artritis, diabetes, hipertensión… No obstante, se trata de sus aplicaciones populares como medicina natural. Si estás pensando en incluirla en tu alimentación, debes consultarlo con un profesional de la medicina o la nutrición, que pueda aconsejarte acerca de la idoneidad de incluir la moringa en función de tus circunstancias.

Para adquirirla, debes acudir a un herbolario o tienda de nutrición especializada. Se encuentra en diferentes formatos para que puedas tomarla de la manera que te resulte más cómodo.