Algunos piensan que la pimienta de cayena es un remedio natural que puede aliviar los síntomas del resfriado, aumentar la digestión, aliviar el dolor muscular o articular e, incluso, ayudar a perder peso. Pero, ¿cómo de legítimas son realmente estas afirmaciones?

La pimienta de cayena (y otros chiles como el jalapeño) contienen capsaicina, un compuesto que según la ciencia puede hacer algunas cosas buenas para tu cuerpo y tus entrenamientos. Aún así, los pimientos en sí mismos no son exactamente una fuente de milagros. Hoy analizamos lo que dice la ciencia para conocer si son reales algunas afirmaciones comunes sobre los beneficios de la capsaicina en la pimienta de cayena.

Reduce los dolores relacionados con el entrenamiento

Los músculos o las articulaciones doloridas pueden afectar a tu rutina de entrenamiento. Pero la capsaicina aplicada de manera tópica podría ayudar a aliviar tu malestar, posiblemente al desensibilizar las fibras nerviosas para que transmitan menos señales de dolor. Los deportistas de resistencia pueden beneficiarse significativamente del uso de capsaicina tópica de baja concentración para aliviar el dolor después de un ejercicio extenuante.

De hecho, muchas cremas para el dolor de venta libre (como la famosa Bephantol de los tatuajes) cuentan con capsaicina como ingrediente activo. Para el dolor leve a moderado causado por esguinces, distensiones o hematomas, intenta aplicar un poco en el área afectada unas tres o cuatro veces al día.

Es normal que las cremas que contienen esta sustancia causen ardor o picazón al principio, pero se aliviarán después de algunas aplicaciones.

Podría aumentar tu rendimiento

Si quieres esforzarte un poco más entrenando, vale la pena considerar los suplementos de capsaicina. Los deportistas que tomaron 12 mg de capsaicina 45 minutos antes de correr 1.500 metros, corrieron más rápido y se sintieron menos fatigados en comparación con aquellos que tomaron un placebo, según encontró un reciente estudio publicado en el Journal of Strength and Conditioning Research.

También se demostró que la misma rutina de suplementos mejora el rendimiento del entrenamiento de resistencia de la parte inferior del cuerpo, lo que sugiere que la capsaicina podría darle a los cuádriceps un poco más de potencia para compensar esas subidas.

Podría ayudarte a perder un poco más de peso

¿Alguna vez escuchaste que los pimientos picantes aumentan el metabolismo y ayudan a perder grasa? Bueno, hay algo de cierto. La capsaicina actúa como un estimulante, y algunas pruebas muestran que podría ayudar en los esfuerzos por adelgazar al disminuir tu apetito y darle un empujón adicional a tu metabolismo. Pero añadir pimientos picantes a tu comida por sí solo no te llevará a tu peso ideal. Pueden ayudar cuando se lleva un estilo de vida saludable de dieta y ejercicio, pero es poco probable que marquen la diferencia por sí mismos.

Mejora la digestión

Puede parecer contradictorio, pero una comida con pimienta de cayena en realidad podría ser buena para el estómago, siempre y cuando lo hagamos bien. La capsaicina estimula la producción de compuestos que reducen el ácido en el estómago. Eso hace que los alimentos permanezcan en el estómago durante más tiempo para mejorar la digestión y aumentar la saciedad.

Eso puede ser algo bueno en general, pero no tanto cuando te estás preparando para un viaje largo. Como esta sustancia disminuye el vaciado en el estómago, lo mejor es evitar consumirla antes del ejercicio. Así que guarda el chile picante para después de tu entrenamiento como recuperación.

Hace que tu resfriado sea más llevadero

Lamentablemente, no hay cura para el resfriado común. Pero, ¿podrían los pimientos picantes al menos aliviar algunos de sus síntomas y ayudar a superar tu entrenamiento (o simplemente pasar el día) con un poco menos de miseria? La respuesta no está del todo clara.

La cayena contiene compuestos antiinflamatorios, que algunos estudios han demostrado que pueden ayudar a aliviar la congestión nasal. Pero la evidencia no es lo suficientemente sustancial como para convencer a la mayoría de los expertos para que la recomienden como un remedio para los síntomas del resfriado. Sin embargo, si quisieras probar una comida picante para calmar tu congestión, probablemente no hay nada malo en hacerlo; tan solo no esperes un milagro.