En el mundo de la suplementación, las cápsulas de aceite de pescado son un básico. Su gran contenido en ácidos grasos esenciales Omega 3, hacen que sea demandado por gran parte de la población que se ciega en los beneficios para el organismo. Este ácido se encarga de mejorar el nivel de triglicéridos en la sangre y disminuye la inflamación. Como en cualquier ámbito, el abuso o exceso de consumo de este suplemento puede resultar dañino para el organismo.
Antes de empezar a consumirlo, es recomendable que cuentes con el asesoramiento de un dietista-nutricionista para que revise tus valores de Omega 3. La ingesta diaria recomendada de aceite de pescado está entre los 250 y 500 miligramos, aunque existen excepciones dependiendo de las características de cada individuo.

Hoy te contamos cinco efectos negativos que puede producir el exceso de aceite de pescado en nuestra dieta diaria.

No te pierdas: Alimentos ricos en Omega-3

Puede bajar la tensión

Las personas hipertensas sí pueden beneficiarse de los efectos de este aceite, pero aquellos que tienen la tensión baja se enfrentar a graves problemas. Algunos estudios demuestran que el aceite de pescado es capaz de bajar la tensión,tanto en personas hipertensas como en aquellas que tienen un alto nivel de colesterol en sangre.
Además, el aceite de pescado puede actuar como anticoagulante e interferir en el efecto de algunos medicamentos que se usan para bajar la tensión. Así que antes de consumir este suplemento, pregúntale a tu médico.

Tiende a crear picos de insulina

Este efecto perjudica, sobre todo, a personas que sufren diabetes de tipo II. Aunque algunas investigaciones defienden que tan solo una alta dosis de aceite de pescado pueden incrementar los niveles de azúcar en sangre a largo plazo; hay otras que demuestran que una suplementación de ácido Omega-3 puede aumentar en un 22% el azúcar en sangre. Estos picos de insulina son altamente peligrosos para los diabéticos, ya que eleva la producción de glucosa en el organismo.

Insomnio

Aunque no lo creas, un abuso de este suplemento puede afectar a la calidad de tu descanso. Es cierto que en dosis moderadas puede ayudarte a regular el sueño, pero hay personas a las que les provoca insomnio. No existen gran cantidad de estudios que confirmen este efecto relacionado con el Omega 3, por lo que se debe trabajar más para corroborarlo.

No te pierdas: El Omega-3 puede retardar la pérdida muscular cuando estamos inmovilizados

Incremento de vitamina A

La mayoría de los complementos contienen varios micronutrientes, por lo que es interesantes que te fijes también en la cantidad de vitamina A que incorporan los suplementos de Omega-3. Los hay con dosis muy elevadas, que pueden convertirse en tóxicos y dañinos para el cuerpo, generando náuseas, mareos, dolor de las articulaciones e irritación de la piel, además de afectar negativamente al hígado a largo plazo.

Sangrados en la nariz y encías

Lo comentábamos antes, los suplementos de aceite de pescado actúan como anticoagulantes, por lo que no se recomienda su ingesta con este tipo de medicamentos. Ya que lo que conseguiremos es incrementar el efecto y causar problemas. Por ejemplo, un estudio mostró que la toma diaria de un suplemento de 640 miligramos de aceite de pescado, disminuía la coagulación de la sangre en adultos sanos en tan solo 4 semanas. Incluso, en otra investigación también se observó que un 72% de ellos sufrían sagrados de la nariz como efecto secundario.