Dentro del campo de la suplementación deportiva, una gran cantidad de los suplementos que tenemos a nuestro alcance son aminoácidos, en su amplia mayoría sustancias que nuestro cuerpo puede producir por sí solo pero que también podemos aportar un plus gracias a su ingesta. En este caso toca hablar de la arginina, un compuesto presente en una gran cantidad de alimentos, y que respecto al suplemento siempre le ha perseguido una mala fama por sus efectos secundarios. ¿Son tantos? Lo valoramos.

¿Qué es la arginina?

Podemos entender a la arginina como un aminoácido semi esencial (condicionalmente esencial en algunas etapas de la vida como la niñez por la formación muscular, por ejemplo). Estos son aquellos que el cuerpo puede crear y sintetizar sin la ayuda de su ingesta en la dieta en la mayoría de las etapas vitales. Procedente de la ortinina, será un aminoácido clave para el crecimiento muscular, de ahí el auge de su suplementación.

Es reconocida como uno de los aminoácidos con más funciones dentro del cuerpo humano, entre las que podemos encontrar el control de toxinas del hígado, la reducción de grasa y la más reconocida, el fomento del aumento de masa y desarrollo muscular.

¿Para qué sirve?

Una vez conocemos su origen y clasificación dentro de los aminoácidos, es momento de valorar las diversas funciones que forma esta partícula, considerada como una de las fundamentales en la formación de las proteínas en nuestro cuerpo. Entre sus quéhaceres resaltamos:

  • Antioxidante: La arginina encontrará en sus funciones la de la eliminación de toxinas, gracias a la regulación en sangre que realiza o el control de órganos como el hígado.
  • Ayuda al crecimiento: Será la encargada de controlar los niveles de la hormona del crecimiento. Como saben, será esencial en edad joven, y posteriormente contribuirá esta hormona a la recuperación muscular.
  • Efecto reparador: Será uno de los aminoácidos encargados de crear proteínas para el desgaste de tejido muscular. Por ello ante un gran esfuerzo físico su ingesta como suplemento es más que valorable.
  • Protección ósea: La arginina será una de las encargadas de incentivar la producción de colágeno en nuestro sistema. El colágeno ayudará al crecimiento y fortalecimiento del sistema óseo.
  • Reduce el colesterol: Gracias a ser el encargado de conseguir óxido nítrico (NO) en nuestro cuerpo, ayudará y mucho al control del colesterol malo, el LDL.
  • Beneficios rejuvenecedores: Esto siempre es discutible y hemos de reconocer que no ofrecerá ninguna solución milagrosa, pero sí es destacable que ese aumento de la hormona del crecimiento y el efecto reparador ofrecerá cierto efecto antiaging.

¿Cómo la consumo?

Vistos todos sus beneficios seguro que te preguntarás como se consume y en qué cantidades puede basarse la suplementación. Pues bien, la manera más sencilla de consumir arginina será el capsulado, al mismo tiempo que también se puede ingerir en polvo añadiéndolo a tu batido de después de entrenar.

Vigilando muy bien la cantidad, debes recordar que la cantidad óptima estará entre los 3 y 5 gramos al día. Siendo una cantidad relativamente baja, los especialistas no recomiendan superar esta cantidad ya que puede llevar a efectos secundarios como nauseas, vómitos o molestia muscular. Como para todo, el peso que tengas será fundamental.

El mejor consejo es siempre ir avalado por un nutricionista o un médico que pueda aconsejar conforme a tus niveles de arginina en tu organismo, tanto producidos por el propio cuerpo como ingeridos en tu dieta. Así tendrás completa seguridad.

¿Cuándo la tomo?

Otra de las grandes dudas frente a cualquier suplemento es averiguar el momento para su ingesta. En el caso de la arginina, te recomendamos dividir la dosis en dos momentos del día determinados, reservando algo así como dos gramos y medio para cada dosis. Si hay dos momentos clave para su ingesta, estos pueden ser:

  • Antes del entrenamiento: Fomentará la recuperación posterior al entrenamiento y el crecimiento muscular. Se acelerará el flujo sanguíneo y el cuerpo estará mucho más activado.
  • Antes de ir a la cama: Ayudará y mucho al fin de la fatiga muscular que podamos llevar con el entreno que hayamos realizado. Esto es debido a un aumento de producción de hormona de crecimiento, fundamental por su efecto reparador.

¿A qué perfiles va dirigido?

El consumo de arginina está principalmente asentado en el mundo de la tonificación muscular y el culturismo. Su efecto vasodilatador ayudará y mucho al aumento de masa muscular al ser un aminoácido tremendamente energizante. Por ello, si tu objetivo es comenzar a ganar masa y definición, la arginina sí es tu suplemento. Si por el contrario realizas una actividad deportiva en la que un porcentaje de masa muscular excesivo puede ser contraproducente, evita su práctica.

A su vez, como siempre  es bueno recordar, un suplemento siempre debe tomarse bajo la certeza completa de que va acompañado de una actividad deportiva exigente y una nutrición variada. Si uno de los palos falla, el rendimiento del suplemento será nulo, tendiendo más a contraindicaciones que beneficios. Si tu ejercicio está orientado a la tonificación y tu dieta es cuidada y equilibrada, la arginina en su correcta dosis puede ser un gran aliado.

Efectos secundarios de la arginina

Para cerrar siempre es interesante valorar que grupos de personas no deberían tomar este suplemento, y resaltar la importancia de estar bien asesorados para su consumo. Si hablamos de posibles efectos secundarios, el principal podremos encontrarlo en el páncreas, una vez el aumento de hormona del crecimiento pueda ser desmedido y el órgano no pueda actuar ante él. De ahí la importancia de controlar las medidas.

Consigo, también será relevante destacar, que al igual que con otros suplementos como la creatina, su consumo en largas etapas puede desembocar en que nuestro cuerpo deje de fomentar la creación de arginina por sí solo. Esto sería altamente peligroso ya que una vez dejáramos el suplemento podríamos sufrir un déficit importante. Nuestro consejo ante esto es controlar el consumo y alternar etapas de consumo con otras de descanso. 

Finalmente, para valorar los efectos de este suplemento en demasía, se observarán reacciones como vómitos, dolor abdominal, diarrea o mareos, todos muy asociados a una reacción contraria del organismo. Por ello siempre será capital tener el asesoramiento de un médico en todo momento para medir cantidades y efectos negativos.